• Edu

  • Coronado

  • Teo y Pedro Lara R. en Chinchilla

  • Por tierras de El Picazo

  • Josete

  • Palacio de los Gosalvez

  • Nuestra tierra

“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

Albacete - Nerpio. Etapa 1. De Albacete a Elche de la Sierra.



Buenos días.


Son muchos los destinos serranos que uno puede elegir de mi provincia, y he de reconocer que por proximidad siempre he ido eligiendo los más próximos a Albacete: Ayna, Los Vizcainos, Casas de Haches, Batán del Puerto, Bogarra, Paterna del Madera, Liétor, Peñascosa, Alcaraz, Vianos, Riópar, Villaverde de Guadalimar...y tantos otros, pero con Nerpio tenía una cuenta pendiente, siempre encontraba algo más cercano y que tenía que visitar, y este año, por fin, he empezado a saldar esa deuda con una tierra maravillosa y especial.


La aventura consistía en pasar unos días en aquellas tierras, conocer de primera mano sus paisajes y sus lugares y como no, ir desde Albacete hasta Nerpio en bicicleta. 164 kilómetros, que no dudo que se pueden hacer en un día, pero con una BTT y dado que no soy un gran deportista, he creído que lo mejor era dividir la ruta en dos etapas, la primera de ellas desde Albacete hasta Elche de la Sierra, y la segunda, desde Elche de la Sierra hasta Nerpio.


Leyendo un artículo sobre las pinturas rupestres de la Solana de las Covachas, en Nerpio, encontré lo que puede ser un lema para esta tierra tan especial, "remoto y eterno"(1), así que, me tomo la libertad de usarlo y completarlo, "Nerpio, remoto y eterno".

Así pues, sea esta la primera de las crónicas de un viaje que da comienzo en la Mancha, y termina en la cima de la provincia de Albacete, a escasos kilómetros de la Sierra de las Cabras, con sus casi 2.100 metros de altura, en Nerpio.


Ya sabéis que estas rutas siempre me las tomo con una buena dosis de tranquilidad, tantos kilómetros y en solitario hacen que el sentido común tenga que ser tu mejor compañero de ruta, y en este caso, me dijo que no se podían utilizar pistas o caminos que fueran conocidos por mí, así pues, elegí un itinerario que si bien en los primeros kilómetros transcurrieron por caminos, en su mayor parte transitaran por carreteras vecinales de escaso tráfico.


La ruta elegida para este primer día pasó por Aguas Nuevas, El Salobral, Los Anguijes, Los Pocicos, Pozohondo, Nava de Arriba, Liétor y finalmente, Elche de la Sierra. Como siempre, no hay nada como un buen madrugón para empezar estas aventuras, así que el pasado 23 de Agosto a las 06:30 de la madrugada, apenas puestas las calles, me puse en marcha, con muchas ganas y también algo de frío, que a esas horas el relente hace de las suyas.


Los primeros kilómetros los tuve que hacer con el foco encendido, la noche era cerrada todavía y no despuntó el día hasta la zona del Hundimiento, allá por Los Anguijes. Llegados a este punto me alegré de que ver que no iba a hacer el camino yo sólo, nuestro querido Eolo se unió y empezó a soplarme en la cara como viene siendo costumbre últimamente, así es él.

Y llegados a este punto, he de deciros que las campeonas reales de esta ruta han sido mis chicas, mi mujer y mis hijas que me han acompañado en varias partes del camino, haciendo de coche escoba. No sólo eso, he de decir que además quienes realmente me animaron a hacer esta ruta y en dos días, fueron ellas, ¡gracias chicas, menudo regalo!



Llegados a este punto, comienzan los primeros montes y las primeras tachuelas que no presentan problema alguno, pues los desniveles por aquí son todavía muy asequibles, así pues, en Los Pocicos llegué con muy buenas sensaciones y con muchas ganas de continuar con la ruta. Por cierto, en esta aldea se encuentra un horno de pan con mucho predicamento en Albacete, y en honor a la verdad, es que tienen un pan realmente delicioso.


El siguiente pueblo en la lista era Pozohondo, donde paré a tomar un café pues ya me iba haciendo falta tomar algo que no fuera agua. Deciros que de camino hacia este pueblo pude ver como en varios bancales de almendros estaban recogiendo las almendras; no tuve más remedio que preguntar y me aseguraron que este año, con tanto calor, "la cosa se había adelantado".


En fin, que me puse otra vez en marcha con rumbo hacia la Nava de Arriba, donde pude saludar a varios paisanos que me lanzaron sus gritos de apoyo (así da gusto) y donde pude comprobar, escasos metros después, que algunas furgonetas de reparto piensan que la velocidad máxima permitida en cualquier vía es de 120 km/h, y no es así, cada vía tiene la suya propia, y respetar los límites de las mismas, ¡es una buena cosa! Eso sí, dejaron el metro y medio, no todo va a ser malo.



A escasos kilómetros de Nava de Arriba existe un desvío que parte hacia el pantano de Talave, y que permite ganar Liétor por una zona donde no hay tráfico alguno...ni pueblos, ni aldeas, ni nada. Aquí existe un paisaje muy interesante, pues después de subir un pequeño repecho, llegamos a la zona donde se acaba La Mancha y empieza la Sierra. El cambio de una ladera a otra es genial, cambia la fisonomía de los montes, del paisaje, de los cultivos...bueno, creo que las imágenes hablan por sí solas.

El último valle manchego

Empieza toda la sierra
Y me he pasado de largo una pequeña aldea que está en la falda de estos montes, ya abandonada y que tuvo que conocer mejores tiempos, donde, según me contaron hace unos años, durmió Franco en una de sus jornadas de caza a la largo y ancho de Albacete. No penséis que es algo especial, en esta provincia creo que no hay aldea que no se precie de haber dado lecho a Franco en una cacería...¡y parece ser que así fue!





Este camino te lleva derecho hacia la desembocadura del trasvase del túnel Tajo-Segura, pero no creo que desviarme del camino trazado fuera muy buena idea, el viento y el calor empezaban a apretar y aún me quedaban unos cuantos kilómetros hasta Elche de la Sierra.




El siguiente punto de parada y de obligado descanso era Liétor, pueblo de muy buen recuerdo para mí y donde he pasado algunos veranos con mi familia. Además, el pueblo estaba en fiestas (con su respectivo encierro, como buen pueblo serrano que es), y daba gusto pasar por las calles tan llenas de vida.




Aquí paré a desayunar, que falta me iba haciendo, dando cuenta de una gran tostada con su café con leche, aceite y tomate, como no, de Liétor. El tomate de este pueblo es especial, y sale de la vega del río Mundo que discurre al fondo del barrando al que se asoma el casco del pueblo, y que da unas vistas realmente increíbles.



La bajada hasta el cauce del río es rápida y en algún momento tienes que tirar de frenos a base de bien, pues los porcentajes son elevados...tanto como los de la subida que te espera cuando al cruzar el río, comienzas a subir la margen contrario. Buen puerto de no muchos kilómetros, pero con importantes desniveles y que discurre por un carretera sencillamente espectacular, en sus vistas y en cuanto a la vegetación que te rodea.

Cuando terminé el puerto empecé a sentir el calor a base de bien, menos mal que Elche de la Sierra estaba cerca y los kilómetros que me quedaban eran muchos menos. Aquí el paisaje ya está transformado en serrano, y si bien, la carretera discurre por un valle muy extendido, los límites son montes bastante elevados.






Finalmente, alcancé el cruce de la carretera de Ayna con Elche de la Sierra y desde aquí, la carretera te lleva hasta tu destino por un descenso más que notable y cómodo realmente de hacer, además, con el calor que hacía apetecía poner en marcha el aire acondicionado...en fin, que a las 12:30 estaba en Elche de la Sierra y tan sólo cinco minutos después llegaban al hotel, punto de encuentro, el resto mi familia, después de 84 kilómetros es lo que nosotros llamamos -puntualidad manchega-.


Y sí, ahora sí, señoras y señores, me tomé esa cerveza fría y espumosa que allí me estaba esperando y que os puedo asegurar, me supo a gloria.


El lugar donde íbamos a pasar la noche es el hotel Moreno, un sitio totalmente recomendable y con una buena cocina, os lo aseguro. Y de donde no podéis marchar sin probar (y comprar) su aceite de oliva, elaborado por ellos mismos y que a buen seguro, me vais a agradecer que os haya recomendado. El aceite en cuestión se llama "Origen" y a mí, particularmente, me gustó especialmente el ecológico, bajo el nombre "Nature".


Contrariamente a lo que se pueda pensar, por la tarde estaba bastante fresco y con las piernas nada cargadas, merced a que fui tranquilo todo el día, y fundamentalmente, a la siesta que me metí entre pecho y espalda, porque, he de reconocer, que lo peor no fue el esfuerzo, fue el madrugón...ese y el que me esperaba al día siguiente.




Así que por la tarde tocaba visita por el pueblo, uno de los importantes de esta zona y que tiene mucho que contarnos, no hay nada como darse un paseo por sus calles para entender que es un pueblo singular y que ha tenido tiempos en los que fue uno de los grandes de esta provincia.


 Llama la atención en que por sus calles existen numerosos edificios de varias alturas, contrariamente a lo que se piensa de un pueblo serranos, pero no sólo eso, sino que también son muchas las grandes casas que tuvieron que albergar a familias de "rancio abolengo".


En ese paseo que dimos también pudimos comprobar que la gente allí, gusta de salir y de pasear, de utilizar los parques públicos y las plazas. Es evidente que no puede pasar desapercibida la iglesia mayor del pueblo, de unas dimensiones realmente grandes y que describe la silueta del pueblo en la lejanía. Al fondo de todo esto la peña de San Blas dominando todo el entorno serrano, otro monte de los que uno no debe perderse y visitar en algún momento.


¿Qué más os puedo contar? Pues quiero daros una pincelada final, sencilla, de trazo no muy grueso y que tienen que ver con la comida...no dejéis de comeros un tomate de aquellas huertas...hacía mucho tiempo que no comía semejante manjar.



89 kilómetros con 1027 metros de acumulado positivo

 En breve publicaré la segunda de las crónicas de la ruta, que os aseguro que os va a gustar pues el paisaje es sencillamente, espectacular. Y de paso, también publicaremos algo sobre el castillo de Taibilla, Solana de las Cobachas, el cerro del Macalón y la ruta del Zarzalar.

Un saludo...Edu

Para saber: Elche de la Sierra y Amílcar Barca
 Existen varios investigadores que aseguran que fue Elche de la Sierra (Helike), el lugar donde el general cartaginés, Amílcar Barca (padre de Aníbal), perdió la vida allá en el invierno de 229-228 a.C.
 Parece ser que Amílcar permitió que una considerable parte de su ejercito se retirara a la ciudad de Acra Leuca, de modo que Orissón, comandante de los Oretanos, prestaría su ayuda en el cerco militar; sin embargo, en la realidad, se convirtió en la ayuda de los cercados. De esta guisa, durante la noche, los oretanos prendieron el campamento cartaginés y tanto Amilcar, Aníbal como Asdrubal tuvieron que huir, pero en esa huida Amilcar fue herido por el rey Orissón y parece ser que cayendo a uno de los ríos que por allí discurren, murió. El cadáver nunca fue encontrado y la historia ha sido puesta en duda en más de una ocasión, pero lo cierto es que ya hace muchos siglos, Diodoro Sículo (historiador romano del siglo I a.C.) y por Ioannes Tzetzes (historiador Bizantino 1100-1180) aseguraron que fue allí, en Elche de la Sierra, donde perdió la vida.


(1)Cito textutalmente:
Las dificultades encontradas en aquellos pa rajes hará comentar a García Guinea las deficientes comunicaciones por carretera, y su reflexión le lleva a decir, en un inevitable y cautivado tono poético:"Hay una soledad impresionante y un abandono de paisaje que hace a todo aquello remoto y eterno ".
Compartir:

¡Chinchilla..., por los siglos de los siglos...., amén!

¡Buenas Noches amigos! Chinchilla siempre está ahí, no se va, siempre nos espera..., por si alguno de nosotros quiere hacer una buena o mala ruta, una ruta larga o una pequeña, una ruta con sendas o sin ellas, una ruta pistera o con asfalto, una ruta por campo o por población..., siempre está ahí por los siglos de los siglos..., ja, ja, ja, y lo que nos queda por visitarla.

Dado que el Martes, el viento a la vuelta me vapuleó de lo lindo, hoy no quería cometer el mismo error y visto que el viento venía del S y más tarde del SE, lo más lógico era ir de ruta para la zona de Chinchilla, Pozoñada y toda aquèlla zona.

El pronóstico del tiempo es que soplaría a la ida no más de 20 kms/hora, pues no amigos, últimamente las páginas del tiempo se equivocan y mucho, el viento hoy era superior y las rachas tremendas. Os dejo un video que he tomado ya al final de la "Rambla de la Arena", llegando ya a la cantera.



La ruta de hoy era bastante tranquila, no quería llegar a casa muy tarde. He salido sobre las 19h.45' hacia la zona del Campus y luego por detrás de la Lonja para tomar el Cordel de Chinchilla hasta la Rambla de la Arena y  hasta la cantera.

He decidido hacer las mismas sendas que hicimos el Jueves pasado, Las Culebras y empalmar con los Escalones, que luego los he hecho de subida y de aquí he tomado otra senda que me ha llevado todo el rato por monte bajo hasta la parte alta de esta Sierra de la Cabrera.

Por aquí he estado un rato tomado caminos y sendas que me han llevado hasta la vía de servicio, ya en la segunda cantera, dónde he caído en la cuenta de que ya estaba anocheciendo y se imponía la sensatez y la cordura, así que vuelta para Albacete.


 


La vuelta como os podéis imaginar ha sido de infarto, a todo lo que daban los pedales.

Os dejo los datos técnicos de la ruta;

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.10'00"
Distancia recorrida, 41 kms
Velocidad Media, 18 kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 40 kms/hora


Compartir:

Albacete, La Gineta y vuelta (uffff, como están los caminos)

¡Buenos Días! Ayer a las 20h.00' y viendo que la temperatura había bajado a 32º, aunque la sensación térmica era de 30º, me decidí a salir con la bici. Había visto que a la vuelta el aire me daría de frente, pero de 15 a 20 kms/hora, con rachas hasta 25 kms/hora...., ¡vaya...., asumible! ¡Ay, pobre de mí, ay infelice....!

Me fui por la zona trasera de Imaginalia para salir al puente que nos comunica con el Polígono Campollano y ya desde aquí, tomar los caminos que normalmente tomamos para ir a La Gineta. Creo que, sinceramente........, ayer me equivoque de ruta y no ya por el viento en contra a la vuelta, sino por como estaban los caminos hasta La Gineta, los mismos caminos que hemos hecho millones de veces.

 

Blancos, polvorientos, llenos de chinarros y zahorra negra, que impedían ciclar con comodidad y que además provocaban continuos derrapes de la rueda delantera, con el consiguiente peligro de darte un porrazo contra el suelo. Ésto..., en algunos tramos, en otros, los que más, el suelo era una manta de piedras del tamaño de un albaricoque, movidas y removidas por el paso de ganado. Imaginaros...., todo el rato dando botes con la bici y, así...., hasta el puente por el que subimos y desde el cual ya vemos La Gineta.


 
Pero a parte de ésto y a pesar de que el viento en teoría, me ayudaría a la vuelta, lo cierto  es que me fue haciendo remolinos y bucles constantemente, por lo que al final de la ruta, tanto a la ida como a la vuelta, tuve el viento de cara en todo momento. Lo gordo fue cuando ya me volvía de La Gineta para Albacete....., me parecía que viento soplaba más de lo normal, mucho más de lo que había visto a las 19h.00' en las diferentes páginas del viento. Pues no me equivocaba, miré por Internet la fuerza del viento y ....¡hete aquí, que había subido de 15 a 20 a 25 y 30 Kms/hora de media y de rachas de 25 kms/hora a rachas de hasta 45 kms/hora! ¡Vamos....., a penar y sufrir. Aún así llegue a la Zorrilla a las 22h.00' desde donde llamé a Pedro Lara (el nuestro), con el que había quedado para tomar unas cervezas.

Sobre las 22h.25' nos dimos cita en El Badil, porque salía tarde de trabajar. Como es costumbre en nosotros, nos tomamos unas cervezas y a las 23h.00' cada mochuelo a su olivo.

Os dejo los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.33'15"
Distancia recorrida, 47 kms
Velocidad Media, 18 kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 32'5 Kms/hora
Compartir:

Nerpio: El Castillo de Taibilla


 Buenos días.


 Siguiendo con la serie de crónicas dedicada a Nerpio, hoy nos toca hacer una excursión apta para todos los públicos, más que recomendable y que a buen seguro nos dejará un estupendo sabor de boca. En esta ocasión visitaremos, nada menos que el Castillo de Taibilla, a unos kilómetros de Nerpio y a escasos metros de Pedro Andrés, ya rozando con la provincia de Granada.



 Los castillos siempre tienen un encanto especial y desde muy niños hemos creído que vivir en uno debería ser de lo más divertido, si añadimos armaduras, espadas, torres, muros, puentes con arquitecturas a veces casi imposibles...en fin, que mi parte de niño todavía sigue pensando que debería irme a vivir a uno.


 Y si tenemos que destacar algo de este castillo, sin duda alguna es su excepcional torre del Homenaje, visible desde cualquier punto y a la vez vigilante de todo el horizonte, nada menos que una construcción de cinco pisos, supera fácilmente los veinte metros de altura y similar a alguna otras cercanas ya en las provincias de Murcia y Granada.


 Para llegar al castillo desde Nerpio hay que tomar la carretera AB-702 en dirección Granada y al llegar a la intersección con la AB-46, tomamos ésta en dirección a Pedro Andrés. La carretera circula por un impresionante barranco excavado por el río Taibilla y en unos 10 kilómetros aproximadamente llegaremos a nuestro destino.



 La torre la podréis divisar unos cuantos kilómetros antes y cuando os situéis en la Casa de la Tercia, una casa del siglo XV -XVI con buenos sillares de piedra, podéis tomar un pequeño camino que sube por el lateral de la misma. Os llevará a una zona de parking y desde donde ascenderemos al recinto, que queda a unos pocos metros por encima de nuestras cabezas.



 La subida es muy sencilla y apta para todos los públicos, eso sí, no está adaptada. Al comienzo hay un corral de corderos (seguramente de la raza segureña) que tenemos que atravesar, no olvides cerrar la puerta una vez que atraviesas el corral. Ahora la subida zigzaguea un par de veces hasta llevarnos a la puerta principal por la que comienza nuestra visita.


 Está claro que nada más llegar nos quedamos extasiados con la torre del Homenaje, pero bien pronto empezaremos a andar por la pequeña meseta rodeada por unos no menos espectaculares paredones de piedra que caen hasta el río Taibilla, precipicios imposibles de conquistar y que hicieron que el castillo tuviera sólo lienzos de muralla en los lados accesibles del monte.


 Si nos quedamos un rato contemplando el cañón del río podremos divisar aves tales como águilas y buitres. Es una zona privilegiada para ello, y de todos modos, os aseguro que simplemente la vista tan impresionante que allí tenemos ya merece la pena como para que le dediquemos unos minutos.




 La visita continúa con los restos de lienzo de muralla y con las pocas construcciones que aún quedan en pie, pero que sin embargo no aportan mucho más a la visita, pues lo que realmente llamará nuestra atención será la torre del Homenaje y el cañón del río.


 La visita al interior de la torre, hoy por hoy parece que es imposible, y es una pena porque realmente apetece subir hasta lo más alto de la torre. Allá por 1494 hay una visita que queda registrada y que os reproduzco más abajo, pues merece la pena ver los tratamientos de la época y como se describe todo el recinto.



 Pues poco más os puedo contar, espero que os haya gustado esta visita virtual y que la próxima la hagáis vosotros "in situ". Os dejo con el mapa de las localizaciones y como no, con todas las fotos en este enlace.



 En la próxima crónica nos iremos a escasos kilómetros de Pedro Andrés, en concreto a visitar las pinturas rupestres de la Solana de las Covachas.

 Un abrazo...Edu


Para saber: Un poco de historia del Castillo 
(reproducción literal de la señal informativa que allí tenéis)


Situado en una vía de comunicación natural entre Murcia y la Alta Andalucía, el castillo de Taibilla se emplaza en lo alto de un espolón rocoso sobre el cauce del río homónimo. Situación desde la que domina una pequeña vega intramontana, cuya explotación agrícola permitió el establecimiento del poblado de Taybaliyya. Núcleo de población ya citado en el siglo XI por el geógrado Al-Udri como uno de los diecisiete iqlm o destistritos rurales en los que se dividía la cora de Tudmir, Taybaliyya fue un centro de percepción de impuestos al tiempo que lugar de ordenación del territorio con una población diseminada por la extensa comarca montañosa.

Su posición geográfica en el extremo occidental del antiguo reino musulmán de Murcia le confirió, desde su conquista en 1242 hasta la conquista castellana de Huéscar (1488) y Baza (1489), el carácter de frontera entre Castilla y el reino nazarí de Granada. Por este motivo y para asegurar su defensa ante el peligro granadino, el señorío de Segura y su amplio territorio (villas de Moratalla, Huescar, Socovos, Yeste, Nerpio, Taibilla y otras muchas aldeas y núcleos menores) fue donado en 1243 por el rey Fernando III de Castilla a la Orden de Santiago; constituyéndose en 1245 la Encomienda Mayor de Segura, al tiempo que ésta fue dividida en las encomiendas de Moratalla, Yeste, Taibilla, etcétera, como unidades de administración política, social y económica.


Taibilla se estructura en torno a dos realidades físicas y jurídicas, diferenciadas pero complementarias. Por un lado, el recinto fortificado edificado en lo alto del cerro por la Orden de Santiago a partir de 1245(1), en el que se distinguen tres partes de muralla con una serie de torres, aljibes y una gran puerta de acceso en recodo, construido mediante la técnica del tapial en alzados, y el uso de la mampostería en zócalos y bóvedas; la gran torre del homenaje, que preside el conjunto fortificado, y un recinto amurallado interior, adosado a la torre, denominado como cortijo en las fuentes documentales.

Asociada a la fortificación, se conservan los restos de la antigua alquería andalusí de Taybaliyya (ss. XI-XIII) y de la puebla mudejar Tayviella (ss. XIII-XVI). Espacios edificados en la ladera occidental del cerro, en torno al camino de acceso a la fortaleza y al amparo de la misma,


A pesar de los sucesivos intentos de repoblación cristiana, los nuevos pobladores fueron acudiendo en número escaso y el aumento demográfico fue débil a lo largo de los siglos XIII y XIV. La aparición de sucesivas oleadas de peste desde mediados del siglo XIV ocasionaron en el término de Taibilla una irreversible desaparición,  de las instituciones concejiles y eclesiásticas y, finalmente, su anexión a la encomienda de Yeste, a principios del siglo XV. Tras el alejamiento de la frontera nazaría, y del peligro granadino (1488-1489), se inició una rápida colonización agrícola del territorio y la repoblación del actual núcleo de Nerpio. Proceso que conllevó la paulatina despoblación de la puebla de Taibilla y el abandono del castillo a principios del siglo XVI.

(1) Me gustaría indicar que en la obra "Castillos y torres de Albacete" de José Luis Simón García, se indica que parte de los lienzos amurallados ya fueron levantados por los primeros pobladores del enclave, y no exclusivamente a la Orden de Santiago como aparece en el cartel explicativo:
"A esta población podríamos atribuir algunos elementos defensivos de la fortaleza, en especial por sus características formales y por las técnicas constructivas empleadas. Quizás de momentos islámicos podamos relacionar la torre-puerta en codo, muy características de los sistemas de defensa cuyo origen se encuentra en el Magreb, los aljibes situados a escasa distancia, y quizás la base de los muros de la muralla exterior."


Para saber: Visita en 1494 de Diego de Aguilera y Juan García Román al castillo

“En Tayvilla, lugar de la encomienda de Yeste, en XXIII dias de octubre año susodicho de mili e quatrocientos e XC IIII años, en presencia de mi el notario público e de los testigos yuso escritos, los dichos visituadadores comencaron a visituadar e visituadaron la fortaleza de Tayvilla e las cosas que en ella estavan, e los reparos e cosas que en ella avia necesarias, las quales son las siguientes:


En llegando a la dicha fortaleza salió el alcayde a la puerta della al qual fueron presentados los poderes e comisión de sus altezas e le requirieron en todo e por todo según en ello se contiene, el qual dicho alcayde Martín González de Roa los tomó en sus manos e los besó e puso sobre su cabeca e dixo que los obedécela e obedeció como a cartas e mandamientos de sus reyes e señores naturales, e que en quanto al conplimiento dellos quera presto de los conplir, e luego rogó e pidió a los dichos visituadadores entrasen e se apoderasen de la dicha fortaleza, los quales entraron e se apoderaron della e les entregó las llaves, e luego los dichos visituadadores dixeron al dicho alcayde e a los suyos
que se saliesen de la dicha fortaleza, los quales se salieron, e vsaron della come de fortaleza de que estavan apoderados. 

E luego ycontinente llamaron al dicho alcayde e lo metieron dentro de la dicha fortaleza e le preguntaron por quien avia tenido aquella fortaleza e dixo que por el rey e reyna nuestros señores e por don Rodrigo Manrrique, su señor, comendador de la dicha villa de Yeste e Tayvilla, e los dichos visituadadores le dixeron que fiziese pleito omenaje della, el qual dixo que le plazia e lo fizo luego en forma en menos del dicho mosén Diego de Aguilera, visituadador susodicho, según el dicho don Rodrigo lo tenía fecho, e luego comencaron a visituadar las cosas siguientes:

Primeramente visituadaron la puerta de la dicha fortaleza, la qual tenía sus puertas e su yerradura, y entrando en ella está el patio de la dicha fortaleza, todo en quadra e frontera de la dicha puerta. Casi en cabo del dicho patio, está vna hermita la qual visituadaron, en que fallaron vn altar con ciertas ymagenes de santos, entre los quales estava la ymagen de Nra. Señora la Virgen María, e cubierto el dicho altar con vn paño de lienco, y en el suelo della delante el dicho altar en medio de la dicha ermita esta vn algibe viejo de tienpo antiguo, el qual tenían lleno de paja, mandaron los dichos visituadadores que luego se tirase de allí la paja e toviesen linpia la dicha hermita e onrrada como era razón e como católicos lo devian tener.

E luego miraron los adarues questaban airrededor del dicho patio, en que fallaron en entrando por la dicha puerta, a la mano derecha encima de la dicha puerta cabo la torre el omenaje, esta vn pedaco de adarue de cal y canto bueno con su pretil, e almenas, e su andamio, e junto con ésto como dicho es vn torrejón de calicanto con sus almenas, e junto con el dicho torrejón adelante otro pedaco de calicanto con sus almenas, e pretil, e los andamies gastados e deshechos que an menester repararse, e asi buelue por quadra en que en el comience ay vn pedaco de cal y canto e dallí adelante va el paño con almenas e sin andamio ninguno, a los simientes deste paño de tapias por de dentro muy socavados y todo de tapia con sus almenas e sin andamies y va hasta que da buelta al otro paño en quel postero que buelue a la torre el omenaje, las dos tapias de las dos partes del están
comidas e gastadas e an menester el reparo de calicanto porque encima deltas está el pretyl, e almenas e si non se aforrasen caerse a todo lo que está encima armado, e vieron los dichos visituadadores que asi para aquello como para otras cosas que son menester reparar que era menester cincuenta tapias de cal y canto.


E luego subieron los dichos visituadadores a la torre del omenaje, la qual tiene de alto xxv tapias fasta vna guirnalda de madera, la qual dicha torre tiene vna puerta questa cinco tapias en alto e suben por vna escalera de madera, y es toda macica hasta alli, y en la puerta principal tiene vnas buenas puertas fuertes con vnos pedacos de cuero que parece aver estado encorada, y en entrando ella esta vna mazmorra, e a la mano derecha vna escalera de cal y canto que sube hasta el segundo suelo de la dicha torre, y en este primero suelo donde esta la mazmorra esta atajado, y en el atajo esta vn algibe el qual vieron los dichos visituadadores bien reparado e cataron el agua e era buena, e junto con el esta otro apartamiento de casa de bastimento questava lleno d trigo e otras cosas con dos tinajas. 


E luego, subieron al dicho segundo suelo en el qual fallaron dos arcos de argamasa, abraçado el vno con el otro con vn pilar de argamasa que sube desdel suelo primero questa mágico a la dicha torre, el qual suelo segundo avia menester reparo de vn suelo porque los maderos estavan descubiertos, mandaron que lo repare el dicho don Rodrigo.

Aún quedan Atlantes en la puertas
E luego, subieron otra escalera de madera a otro suelo tercero, questá armado sobre los dichos arcos de suso nonbrados en el qual fa'laron vna buena chimenea e falláronla descubierta toda la madera de; dicho suelo, e mandaron que lo solase.

E luego, subieron por otra escalera de madera al postrimero suelo ques en lo alto de la dicha torre debaxo de la cubierta della, el qual falla ron bien_solado e reparado e fallaron ciertas canales de madera puestas por donde venia el agua del texado de la dicha torre por cubierto e baxaua al dicho algibe, el qual con la chimenea avia fecho el dicho don Rodrigo.

E luego, vieron los dichos visituadadores al derredor de la dicha torre vna guirnalda de madera armada sobre canes de madera cerrada por todas partes e cubierta de texa con sus saeteras e troneras, la qual toma los tres costados e buelue en cada esquina vn poco de manera que por entre sus partes toma el traves, y encima de la puerta esta vna garita de madera buena con sus saeteras, y en la dicha guirnalda esta vna necesaria. 

E visituadada la dicha torre, preguntaron los dichos visituadadores si avia algunas armas, o pertrechos, o bastímeritos que fuesen de la dicha orden; el dicho alcayde dixo que no avia sino giertos pedasos de coracas viejas y otras piecas de armas desguarnecidas, las quales vieron los dichos visituadadores e fallaron vna guamigion de brazos, e vna ballesta quebrada de palo. E porque en la visituadación pasada haze mención que avia dos pares de coracas viejas e tres armaduras de cabecas mandaron los dichos visituadadores, pues que agora non parecía todo aquello nin se dava razón dello, quel dicho don Rodrigo renovase las dichas coracas e armaduras porquestoviese alli todo por la horden, dixeron que non avia bastimentos de la borden sino los que el dicho don Rodrigo tenia suyos puestos en la dicha torre.

E luego, los dichos visituadadores salieron fuera de la dicha fortaleza e, en saliendo de la puerta a la mano yzquierda, fallaron vn edificio entrada de puerta antigua en questá vna boueda de calicanto, e della sale vn adame que de la paríe de arriba esta como antepecho de pretil e almenas e de la parte de baxo sta vn muro alto e toma vn paño de la dicha fortaleza a manera de barrera donde esta vn pedaco caydo, e luego comienca otro adarue con vn pedaco de torrejon hasta encima de las peñas altas questan hazia el rio, a esta todo cercado de peñas airredor vna muela parí anpararse ganados e otras cosas.


E luego, tomaron los dichos visituadadores al patio de la dicha fortaleza e preguntaron si sabían que allí avia ávido algún encasamiento o en que tienpo se oviese caydo, e dello non fallaron ninguna razón, e vieron quera muncho menester hazerse alli vna cozina, pajar con vna cavalleriza, e mandaron quel dicho don Rodrigo fiziese fazer detras de la dicha ermita, entre ella y el adarve vn aposentamiento en que oviese a la vna parte vna cozina para gente e a la otra parte vn pajar y enmedio la dicha cavalleriza con dos pesebreras pues que ay espacio para se hazer, p que comencase desde el adarue donde es menester el reparo de cal yt canto en las tapias questar comidas fasta el otro paño questa frontero del a la mano derecha de la dicha hermita, lo qual se comience a fazer desde San Juan primero que viene del año de noventa e çinco e si ser podiera antes, lo qual todo tenga fecho e acabado dentro de dos años primeros siguientes, e dezimos e mandamos lo haga en el dicho tienpo en virtud de obediencia e medio año de penitencia a vos el dicho don Rodrigo como comendador desta dicha encomienda de la villa de Yeste e Tayvilla."


Compartir:

Últimas Crónicas

Los escribas

De derecha a izquierda, Coronado y Edu, dos amigos con inquietudes parecidas

Agenda

Busca en el blog

Crónicas Populares del Mes

Etiquetas

40 rutas (2) abuzaderas (1) acequión (6) acueducto (1) adolfo (6) agramón (1) aguas nuevas (4) alava (2) albacete (28) albatana (1) alcadina (1) Alcadozo (1) alcalá del júcar (2) alcaraz (1) aldea nueva (2) alex (13) algibarro (4) Alin (1) aljibarro (1) almedro (1) almuerzo (1) amelie (2) amilcar barca (1) andar (44) andrés (4) anguijes (6) aníbal (2) aniversario (5) antonio canales (1) apartamento palombina (1) Argamasón (1) argramón (1) arquillo (2) arte rupestre levantino (1) Asturias (1) atardecer (1) azufre (2) Bacariza (1) badil (2) baelo claudia (1) Balazote (4) balsa (1) Bermejo (5) bernedo (1) bilbao (1) bogarra (4) Burrueco (1) cabra montesa (2) cádiz (3) calar de la sima (2) calor (1) camarillas (3) cambrón (2) camping sierra de peñascosa (4) campo militar (1) canaleja (1) Cancarix (3) cansalobos (1) cantera (1) cañada del provencia (1) cañada molina (1) cañahorro (1) cañamera (1) capiruzas (7) carmona (1) cartago nova (4) casa cueva (2) Casas de Guijarro (1) Casas de Haches (1) Casas de Juan Nuñez (4) Casas de Lázaro (1) castillo (5) catalina (1) celorio (1) cementera (2) cenajo (3) cencellada (2) central hidraúlica (1) cerro del helechar (1) cerro lobo (1) cerro pardo (1) cerro vicente (3) cerromar (1) champiñón (1) chinchilla (56) chorros (2) chotacabras (1) Cojonazos (1) complutum (4) Coronado (107) cortes (7) costa verde (1) cristo de la vida (1) crucetillas (2) cuasiermas (1) cuco (10) cuerda de las almenaras (4) cueva (1) cueva ahumada (1) cueva de las bolas (3) cueva del pastor (2) culebra (1) degollada (2) dehesa (1) dehesa de los llanos (1) desván (2) edu (278) eduardo (1) el badil (2) el carmen (1) El Carrasco (4) el concejo (1) El Estadio (2) el jardín (1) El Molinar (1) El pelao (1) el picazo (1) El Sahuco (4) El salobral (4) elche de la sierra (4) Elena (1) emporium (1) Esteban (1) Esther (5) estrecho almadenes (4) estrecho del hocino (1) evaporita (1) fabes (1) fauna (1) ferez (1) feria (2) Finisterre (1) flax (1) flora (1) fogo (1) forte (1) foto (21) Francho (14) fuensanta (13) fuente de la raja (1) fuente del roble (1) Galapagar (4) Galicia (1) gallinero (1) Ganaderia Iniesta (1) gastronomía (1) gato (1) geología (1) gerardo (3) Gosalvez (3) hans (2) híjar (1) historia (2) Horna (1) Hoya Gonzalo (1) Hundimiento (9) ibero (3) iglesia (1) incendio (1) inocente (4) invierno (72) Iván (1) J. Von Eduarden G. (7) javier (1) jesús (4) jorquera (3) José (4) josé luis (4) josete (28) Juan (2) Juan Carlos Lara (8) Juan Huedo (1) Juanan Garcia Lopez (2) Juanan Lopez Garcia (1) JuanCar (3) JuanMa (9) Júcar (45) kiko veneno (1) La felipa (5) La Gineta (6) La Grajuela (1) La Herrera (4) La Roda (29) La Solana (2) lagarto (1) lagos de covadonga (1) lagrimas san lorenzo (1) laguna (5) lagunas de ruidera (1) Larrau (1) las minas (3) letur (2) lietor (2) llanes (1) lluvia (1) lobera (6) Los Alejos (1) los cañetes (2) Los Cármenes (1) los pocicos (1) losilla (1) luis (23) luz del pardal (1) Madrid (1) Madroño (1) magdaleno (4) málaga (1) MAN (1) manchegas (1) Marcial (2) maría cristina (3) María José (9) mariquillas (2) marmota (6) mazacruz (1) menilito (1) Miguel Indurain (1) mina la celia (1) minateda (2) molinar (1) molinicos (1) molino (2) montaña alavesa (1) monte bajo (4) moñeco (1) motilleja (3) mujer (1) mundo (7) Munera (1) museo (1) museo arqueológico nacional (1) musgo (1) navidad (2) necrópolis (2) nerpio (7) niebla (1) nieve (1) nino (79) nocturna (3) Noel (1) nutria (1) ocelado (1) Ochagavía (1) ojos de san jorge (1) ópalo (1) ossa de montiel (1) Otoño (54) paca (1) Paco Lara (36) padrastro (1) padroncillo (1) país vasco (3) palacio (2) pantano (2) pascuy (3) patillas rotas (1) Pedro (1) pedro andrés (1) pedro lara (85) pedro lara r. (47) pedro Sotos (26) peñas de san pedro (1) peñascosa (8) pepe garrigos (1) perseidas (1) petroglifos (3) Pétrola (3) picayo (1) pico del roble (2) picos de europa (1) pino-roble (1) pinturas rupestres (4) pirineos (1) pitón volcánico (2) poblado (1) polvorín (1) Pozo Cañada (9) pozo de balazote (1) Pozo Moro (2) Pozo Rubio (1) Pozoamargo (1) pozohondo (2) Pozuelo (1) presa romana (4) primavera (78) procomunal (6) puente vicaría (1) Puñoenrostro (1) Quitapellejos (2) regreso (1) resina (1) retorno (1) riada (1) ribera de cubas (2) río arquillo (1) rio frio (1) río frío (1) río madera (1) río masegosa (1) río portelano (2) rioja alavesa (1) riópar (11) romano (1) salamanca (1) saltigi (1) san isidro (2) san sebastian (1) santander (1) Santi (2) Santiago (2) Santiago de Compostela (1) santuario (2) sapo (1) sarga (2) semana (1) semana santa (1) seminocturna (1) sendas (8) serpiente (1) sierra (17) sierra de la cabrera (9) soplao (1) strava (1) Taberna de Machado (1) taibilla (2) talave (1) tamajosas (1) teo (72) Tinajeros (4) Tolosa (1) tus (5) vacaciones (1) vadillos (1) valdeganga (5) Vega Sierra (1) vegallera (2) vejer de la frontera (1) verano (81) vía romana (7) vía verde (1) vicente (2) víctor (3) victoria (1) video (4) vídeo (1) Villa de ves (1) villalgordo del júcar (7) villares (1) villaverde de guadalimar (2) viña (1) virgen de los llanos (1) vitoria (1) vizcable (1) vizcainos (4) volcan (2) yellow (1) yesares (3) yeste (3) Zamora (1)

Crónicas más visitadas

Páginas vistas en total