• Edu

  • Coronado

  • Teo y Pedro Lara R. en Chinchilla

  • Por tierras de El Picazo

  • Josete

  • Palacio de los Gosalvez

  • Nuestra tierra

“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

De Albacete a Tus. Día 2. Elche de la Sierra - Tus


Buenos días.


 Segunda crónica de mi ruta, la que ha transcurrido desde Elche de la Sierra hasta mi meta en Tus. Un auténtico "etapón" serrano de los que no tienes un sólo tramo llano, de los que en unos 85 kilómetros me tuve que merendar unos 2300 metros de desnivel acumulado...pero es que los sitios por los que he pasado merecen la pena el esfuerzo, os lo aseguro: cañones, montañas, ríos, arroyos y puertos interminables...¿puede pedir algo más un ciclista?...ja ja ja


 No es que tengamos una parte masoquista, o a lo mejor sí, vaya usted a saber; pero es que vemos el esfuerzo como algo que nos permite disfrutar sin prisas de todo lo que te rodea..y aunque yo también me apaño con una Mahou y un plato de jamón, no crean...esto es distinto.

Salida de Elche de la Sierra
 El año pasado cometí un error de cálculo, salí demasiado pronto y estuve rodando por un carretera donde no se veía nada, y por mucha luminaria que lleve uno que quieren que les diga, es mejor poder ver y sobre todo, que te vean.

 Así que, a eso de las siete cuando el alba empieza a despuntar me fui derecho a echarme un café con magdalenas por la cabeza y me puse en marcha. Los parroquianos me preguntaron que donde iba, y cuando les dije que hasta Tus me miraron con cara de pena, como si fuera la última vez que fueran a verme...ja ja ja


 En fin, que con el esfuerzo que se me venía por delante y con los consejos que me dieron en el bar de que había "muchas cuestas parriba", me puse en marcha con la ilusión de un colegial con zapatos nuevos. Los primeros kilómetros fueron pan comido porque eran cuesta abajo, lo siguientes no, porque eran cuesta arriba, así es el mundo del ciclismo, fácil de entender.


 En fin, que fui dejando a mi espalda la peña de San Blas y me fui adentrando por aquellos montes con el sol alumbrando todo de color naranja, una preciosidad, ya les digo.

Cruzando el río Segura
 Al cabo de un rato de subidas variopintas, desde difíciles hasta muy difíciles, llegué a un tramo de una rambla donde los carteles te avisan bien claro que no se te ocurra circular por allí en caso de tormenta; es de suponer que todos los montes que hay alrededor vierten sus aguas en aquella rambla, y a tenor de como estaba el lugar os aseguro que es conveniente hacer caso a la señal.


 En fin, que llegué al río Segura justo en el paraje de Almazarán, donde ya el río se ha unido en el pantano de Fuensanta con su afluente, el río Tus, y donde el caudal va subiendo notablemente...a ver, no es que sea el Duero pero tampoco está tan mal para las alturas de año en las que estamos.



 Aquí se abre un poco el cañón del río y se puede ver la aldea de Almazarán o de Los Pradillos (supongo), un auténtico lugar de ensueño donde estoy seguro que sus moradores vivieron muy felices, pero el tiempo no nos es ajeno y al final siempre devuelve todo a su sitio; ya lo podéis ver por las fotos.





Camino de Letur
 Letur se divisa al fondo de otro cañón que se encargó de tallar el arroyo de Letur, valga la redundancia, y que gracias a una pista en su margen izquierdo podemos remontarlo poco a poco, y es que la pista está en muy mal estado y con unos porcentajes en algunos tramos bastante elevados, lo que hace que esté bastante rota con notables cárcavas en su trazado y que hacen ralentizar bastante la marcha.


  A lo que se lo estén imaginando y para los que no lo sepan he de confirmar que sí, que las pasé canutas gracias a mi vértigo protector, ese que me hace retirarme de cualquier terraplén y que además tiene desde hace tiempo la categoría de "vértigo ajeno" -es ver como se arrima alguien al vacío, y que mal lo paso-.


 Este camino "de los Pradillos" discurre por la falda de la Solana del Molino y enfrente tenemos el Puntal del Regalí, curioso y dulce nombre, hacia abajo el estupendo barranco con el arroyo que poco a poco va cediendo hasta llegar a los confines de Letur; ahora nos espera un estupendo puerto de montaña, pero en esta ocasión el pavimento es de cemento con lo cual, la subida aunque sea dura se hace mucho más llevadera.


 Un dato, si vais en lunes a Letur podéis visitar un mercadillo que ponen próximo al casco antiguo, y de paso, además poder comprar una sartén o unas bragas, podéis dar un vuelta por ese casco antiguo donde vais a encontrar una estupenda iglesia de estilo gótico isabelino, un buen puñado de buenas casas serranas y unas vistas al barranco de la Rada realmente bonitas. Este pueblo era (y es) conocido por la gran cantidad de fuentes que posee, y de hecho, está instalado en una enorme toba calcarea...¡no es broma! Y es realmente digno de observar.


Hacia el puente de la Vicaría
 Dada la hora y el esfuerzo que llevaba acumulado decidí que lo mejor era parar a desayunar, nada como un buen tentempié para alegrar el estómago, que el espíritu ya lo llevaba yo muy arriba. Así que terminado el pincho de tortilla me puse otra vez en marcha con una sonrisa en la boca y otra en la barriga, a todo esto, supongo que ya sabréis que en esa zona de nuestro cuerpo también existe una red neuronal, así que aquello del pellizco en la barriga empieza a tener mucha validez, ¡que cosas!

De camuglaje


 El camino que seguí me llevó hacia las aldeas de Las Casas, Las Casicas (¡viva la originalidad!) y Fuente Higuera, pues de ese modo me iría derecho hacia el puente de la Vicaría, una auténtica delicia de puente que te permite cruzar el pantano de Fuensanta. Supongo que a tenor de las fotos podéis comprobar que es completamente cierto además de ser verdad.




Subiendo 15 kilómetros
 Nada más cruzar el pantano comienza el puerto más temible de toda la etapa, nada menos que 15 kilómetros de subida casi sin interrupciones, que te lleva desde los 600 hasta los 1300 metros, ¡ahí es nada! Los peores tramos son el inicial, con rampas del 12%, que luego se repiten en el tramo medio nada más salir de Yeste.


  Aquí el calor ya apretaba así que decidí dejarme acompañar por mis inseparables "Tole Tole" y "Chano Chano", y poco a poco fui ganando kilómetros y más kilómetros gracias a sus buenas maneras y ese toque tan especial que le dan a la ruta.


  Al llegar a Yeste paré para tomar algo fresco y reponer algo de fuerzas en forma de dátiles y frutos secos, pero tampoco sin dejar que pasara mucho tiempo pues llevaba un buen tono en las piernas. Así que me puse rápidamente en marcha de nuevo, recarga de agua y otra vez a afrontar la que creía última ascensión importante del día.

El Ardal
 El monte que corona el pueblo de Yeste es el Ardal, con sus 1427 metros, y la pista que asciende hasta él es la que tomé, de modo que va circulando por la cara norte del monte y en unos kilómetros, se pasa del valle del río Segura al del río Tus, una auténtica preciosidad.





 No hay que llegar hasta la cumbre (aunque ya me he dicho que algún día la tendré que hacer hasta arriba) y próximos ya a ella, se toma un desvío que te llevará hacia el collado de Bochorna. Por aquí andamos siempre por encima de los 1000 metros de altura en pistas de variopintos desniveles, de duros a muy duros (siempre), y adornados con estupendas cárcavas que hacen que uno no pueda recuperar mucho tiempo; de esta guisa yo ya andaba con retraso respecto del tiempo que yo esperaba realizar, y claro está, el calor iba apretando de lo lindo.

Valle del río Tus
 Aún así, el paisaje es tan impresionante a estas alturas que cada vez que la ocasión lo merecía me paraba unos instantes para poder hacer la foto de rigor y de paso, tomar algo de aire fresco a la sombra, todo sea dicho.

  Desde aquí se domina todo el calar del Mundo, el de la Sima, el Ardal y no sé cuantos montes más, incluyendo la sierra de las Cabras, allá en Nerpio.


Dirección al Calar de la Sima
 Intenté buscar un pequeño atajo para poder situarme en la la base del Calar de la Sima en la aldea de Las Mohedas, pero no lo vi nada claro en el GPS, así que decidí ceñirme a la ruta que había trazado, pues eran caminos conocidos y contrastados.

 Pronto gané la carretera que se dirige a Arguellite y unos kilómetros antes se toma el desvío que te lleva hacia la aldea de Los Prados. Aquí la carretera está destrozada, literalmente rota por todos los lados, y está claro que en algún momento de su vida tuvo una capa asfáltica, que lo que es ahora...


 En fin, que una vez llegados al Collado de Pedro Santo nos desviamos de nuevo hacia el norte por un camino (que está en mejor estado que la carretera) y una vez que culminamos la ascensión, nos deja muy cerca de la aldea de Las Mohedas y por ende, de nuestro destino final

Bajando al balneario
 La bajada es espectacular por donde la mires, larga, pronunciada, con buen piso...y la pena es que se acaba muy pronto o eso me pareció a mi, pero a estas alturas un pequeño descanso en las piernas es vital.

 Lo cierto es que la temperatura baja unos cuantos grados y que la cantidad de vegetación que cubre las inmediaciones de la carretera te permiten volver a coger el tono.

 Llegados al río Tus, se toma la carretera principal que te lleva por el camping hasta el Balnerio donde me presenté cerca de las 14:30. La verdad es que el sitio estaba plagado de gente y no me planteé en ningún momento hacer parada alguna, pero lo cierto es que eché un vistazo por si me esperaban allí mis chicas, cosa que no fue así y me toco hacer la última subida con muy pocas ganas.


Última subida
 Y es que no me la esperaba así de dura, y seguramente no lo es, pero los últimos 7 kilómetros en pendiente y con una temperatura que podría llegar a los 34ºC con mucha humedad en el ambiente me pasaron factura, y además en esa zona nuestros móviles no tenían cobertura...


 Claro, que como me dijo un buen amigo mío, -la "última" siempre pasa factura, cerveza, copa o puerto de montaña-...ja ja ja. Así que de nuevo recurrí a "Tole Tole" y "Chano Chano" para ascender muy poco a poco los últimos kilómetros, refrescandome constantemente y aprovechando cualquier atisbo de sombra que por allí aparecía.


 Al final, casi tres cuatros de hora para cubrir esa distancia, pero es que iba realmente con lo justo y el calor era asfixiante; hay que regular y tener paciencia, que todo se acaba.


 En fin, que hasta aquí ha dado de sí la ruta desde Albacete hasta Tus en dos etapas, seguro que la crónica no os ha gustado tanto como a mí la ruta, así que si tenéis oportunidad de hacerla, ¡no la desaprovechéis!

Próximas crónicas
 Me gustaría contaros algunas excursiones y sitios que creo que son realmente bonitos en esta zona, así que en la próxima crónica espero poder los dientes largos de nuevo.



 Para no variar, aquí os dejo el enlace a todas las fotos, y por supuesto, la ruta. En el mapa vais a ver una subida hasta el puntal de Moropeche, se trata de una ruta que hice unos días después y que simplemente os he puesto ahí por si os decidís a completar el trazado.




Un abrazo...Edu

Compartir:

De Albacete a Tus. Día 1. Albacete - Elche de la Sierra



Buenos días.


 Son muchos los destinos serranos que uno puede elegir de mi provincia, y he de reconocer que una de mis debilidades, sin duda alguna, es el río Tus y todas las aldeas que por allí tenemos: la propia Tus, Los Giles, Collado Tornero, Las Mohedas, Moropeche, Rala, Majada Carrasca y tantas otras. El encanto de aquel paraje es especial, por un lado el Calar del Río Mundo dominando todo el cañón en su margen norte, y por otro los picos del monte Ardal, Cerro Malejo, y Calar de la Sima en su margen sur forman un cañón de color verde en sus laderas, azul en el fondo y con el pantano de Fuensanta como meta. Allá en Collado Tornero el terreno se vuelve imposible, se acaban las carreteras y comienza el estrecho del "Infierno", un auténtico barranco de paredes verticales donde todo se precipita por unas paredes de más de 300 metros.


 El parque natural del Calar del Mundo y de la Sima también nos espera allí, singular donde los haya gracias a esa enorme variedad vegetal que existe, concentrando casi un 37% de la especies de la península, con no sé cuántos endemismos y con esos montes tapizados de árboles y más árboles. La red de senderos que han abierto y señalizado es muy interesante y contamos con una gran multitud de casas rurales, un camping recientemente abierto y un balneario bastante “apañado”.

 En fin, que este año mi desafío consistía en ir desde Albacete hasta Tus, pasando por Liétor, Elche de la Sierra, Letur, Yeste y finalmente, llegar a mi destino en las casas rurales Mirador del Mundo. Como ya ocurrió el año pasado, quién más me animó fue mi mujer y mis hijas, y por supuesto, me acompañaron en la ruta al igual que el año pasado. ¡Va por ellas!

Inicio de la ruta
 La ruta la planteé como el año anterior, en dos tacadas, el primer día desde Albacete hasta Elche de la Sierra, y el segundo día, desde Elche hasta Tus; en total 176 kilómetros con una desnivel acumulado de unos 3300 metros. Ya sabéis que no soy un gran deportista, pero estas cosas si se plantean bien están al alcance de muchos.


 Estas rutas siempre me las tomo con una buena dosis de tranquilidad, tantos kilómetros y en solitario hacen que el sentido común tenga que ser tu mejor compañero de ruta, pero en esta ocasión los primeros treinta kilómetros no fui sólo, mi buen amigo Coronado me propuso acompañarme en ese primer trayecto hasta Cañada Molina, ¡y vaya si lo agradecí!


 El itinerario para este primer día fue el mismo del año anterior, es un recorrido fácil y que no te carga las piernas demasiado dejando lo mejor para el día siguiente.

Aguas Nuevas, El Salobral, Los Anguijes, Los Pocicos, Pozohondo, Nava de Arriba, Liétor y finalmente, Elche de la Sierra. Como siempre, no hay nada como un buen madrugón para empezar estas aventuras, así que el pasado 19 de Agosto a las 06:30 de la madrugada, apenas puestas las calles, me puse en marcha, con muchas ganas y también algo de frío, que a esas horas el relente hace de las suyas. Recogí a Coronado a eso de las 06:40, ¡y a la ruta!


 Los primeros kilómetros los tuvimos que hacer con el foco encendido, la noche era cerrada todavía y no despuntó el día hasta la zona del Hundimiento, allá por Los Anguijes. Llegados a este punto nuestro querido Eolo también se unió a nosotros, supongo que no quería perderse un día así.


Primeros montes
 Llegados a este punto, comienzan los primeros montes y las primeras tachuelas que no presentan problema alguno, pues los desniveles por aquí son todavía muy asequibles. En Cañada Molina nos despedimos Coronado y yo, eso sí, tomando algún tentempié que siempre viene bien. Así pues, en Los Pocicos llegué con muy buenas sensaciones y con muchas ganas de continuar con la ruta. Por cierto, en esta aldea se encuentra un horno de pan con mucho predicamento en Albacete, y en honor a la verdad, es que tienen un pan realmente delicioso.



 El siguiente pueblo en la lista era Pozohondo, donde paré a tomar un café pues ya me iba haciendo falta tomar algo que no fuera agua. Este año, a diferencia del anterior no encontré a nadie recogiendo almendra: el año pasado pude ver como en varios bancales de almendros estaban recogiendo las almendras y no tuve más remedio que preguntar, me aseguraron que ese año con tanto calor, "la cosa se había adelantado".


 En fin, que me puse otra vez en marcha con rumbo hacia la Nava de Arriba, donde paré a hacer alguna foto, hasta el momento el día estaba muy cerrado e incluso en algún momento llegué a pensar en que podía caerme algo de lluvia.


Se acaba La Mancha
 A escasos kilómetros de Nava de Arriba existe un desvío que parte hacia el pantano de Talave, y que permite ganar Liétor por una zona donde no hay tráfico alguno...ni pueblos, ni aldeas, ni nada. Aquí existe un paisaje muy interesante, pues después de subir un pequeño repecho, llegamos a la zona donde se acaba La Mancha y empieza la Sierra. El cambio de una ladera a otra es genial, cambia la fisonomía de los montes, del paisaje, de los cultivos...bueno, creo que las imágenes hablan por sí solas.








Aquí durmió Franco
 Y al igual que el año pasado, paré en una pequeña aldea que está en la falda de estos montes, ya abandonada y que tuvo que conocer mejores tiempos, donde según me contaron hace unos años, durmió Franco en una de sus jornadas de caza a lo largo y ancho de Albacete. No penséis que es algo especial, en esta provincia creo que no hay aldea que no se precie de haber dado lecho a Franco en alguna cacería...¡y parece ser que así fue!


 Este camino te lleva derecho hacia la desembocadura del trasvase del túnel Tajo-Segura, pero no creo que desviarme del camino trazado fuera muy buena idea, el viento y el calor empezaban a apretar y aún me quedaban unos cuantos kilómetros hasta Elche de la Sierra, y no sólo eso, hay un pequeño nacimiento de agua en el que llevo toda la vida queriendo parar, ¡y por fin este año ha tocado!

Y en el centro, ¡un dragón!
Liétor
 El siguiente punto de parada y de obligado descanso era Liétor, pueblo de muy buen recuerdo para mí y donde he pasado algunos veranos con mi familia. Además, el pueblo estaba en fiestas (con su respectivo encierro, como buen pueblo serrano que es), y daba gusto pasar por las calles tan llenas de vida.




 Aquí paré a desayunar, que falta me iba haciendo, dando cuenta de una caña bien fría con un plato de magra de con tomate en el bar “El Labrador” donde Antonio y Visi siguen haciendo que tu estancia sea muy grata. Recordaros que el tomate de este pueblo es especial, y sale de la vega del río Mundo que discurre al fondo del barrando al que se asoma el casco del pueblo: vistas realmente increíbles, os lo aseguro.


 La bajada hasta el cauce del río es rápida y en algún momento tienes que tirar de frenos a base de bien, pues los porcentajes son elevados...tanto como los de la subida que te espera cuando al cruzar el río, comienzas a subir la margen contrario. Buen puerto de no muchos kilómetros, pero con importantes desniveles y que discurre por un carretera sencillamente espectacular, en sus vistas y en cuanto a la vegetación que te rodea.


Elche de la Sierra
Cuando terminé el puerto empecé a sentir el calor a base de bien, menos mal que Elche de la Sierra estaba cerca y los kilómetros que me quedaban eran muchos menos. Aquí el paisaje ya está transformado en serrano, y si bien, la carretera discurre por un valle muy extendido, los límites son montes bastante elevados.




Finalmente, alcancé el cruce de la carretera de Ayna con Elche de la Sierra y desde aquí, la carretera te lleva hasta tu destino por un descenso más que notable y realmente cómodo de hacer, además, con el calor que hacía apetecía poner en marcha el aire acondicionado.

En fin, que a las 13:15 estaba en Elche de la Sierra después de 90 kilómetros de recorrido con un acumulado de unos 1000 metros, con muy buenas sensaciones y esperando la etapa del día siguiente, mucho más exigente y donde me esperaba unos cuantos buenos puertos.

El lugar donde íbamos a pasar la noche es el hotel Moreno, un sitio totalmente recomendable y con una buena cocina, os lo aseguro. Y de donde no podéis marchar sin probar (y comprar) su aceite de oliva, elaborado por ellos mismos y que a buen seguro, me vais a agradecer que os haya recomendado. El aceite en cuestión se llama "Origen", todo un descubrimiento, os lo aseguro.

Por la tarde, con las piernas frescas y completamente descansado decidimos que lo mejor era visitar el monumento que hay en Villares dedicado a Amilcar Barca, el general Cartaginés que se supone que murió en este emplazamiento.


89 kilómetros con 1027 metros de acumulado positivo

Aquí os dejo con el enlace a todas las fotos y con el track de la ruta, en breve publicaré la segunda de las crónicas sobre mi segunda etapa hasta Tus.




Un saludo...Edu

Para saber: Elche de la Sierra y Amílcar Barca
 Existen varios investigadores que aseguran que fue Elche de la Sierra (Helike), el lugar donde el general cartaginés, Amílcar Barca (padre de Aníbal), perdió la vida allá en el invierno de 229-228 a.C.









 Parece ser que Amílcar permitió que una considerable parte de su ejercito se retirara a la ciudad de Acra Leuca, de modo que Orissón, comandante de los Oretanos, prestaría su ayuda en el cerco militar; sin embargo, en la realidad, se convirtió en la ayuda de los cercados. De esta guisa, durante la noche, los oretanos prendieron el campamento cartaginés y tanto Amilcar, Aníbal como Asdrubal tuvieron que huir, pero en esa huida Amilcar fue herido por el rey Orissón y parece ser que cayendo a uno de los ríos que por allí discurren, murió. El cadáver nunca fue encontrado y la historia ha sido puesta en duda en más de una ocasión, pero lo cierto es que ya hace muchos siglos, Diodoro Sículo (historiador romano del siglo I a.C.) y Ioannes Tzetzes (historiador Bizantino 1100-1180) aseguraron que fue allí, en Helike, donde perdió la vida.


Para saber: El monumento a Amilcar Barca y la necrópolis donde se asienta
 Si queremos visitar el monumento dedicado a este general, debemos dirigirnos al pequeño pueblo de Villares, a tan sólo un par de kilómetros de Elche de la Sierra. Se trata de una especie de monolito al pie de la peña de San Blas. No es que se trate de una gran escultura, pero creo que es curioso (muy curioso) el poder encontrar semejante monumento dedicado a un general cartaginés; me gusta la idea y me parece más que acertado el dedicar un trocito de nuestro espacio a aquellos que de un modo u otro, han pertenecido a nuestra historia.



 Cuando visitéis el emplazamiento, si sois buenos observadores podréis encontrar unas pequeñas cazoletas excavadas en la piedra, al igual que otras que he encontrado en otros yacimientos funerarios de la época pre-íbera, tal como el cerro del "Pelao" o la zona de los petroglifos del Cenajo. Pues bien, siguiendo la pista resulta que se pueden observar perfectamente al menos dos tumbas excavadas en la piedra, pertenecientes muy probablemente a la época del Hierro. O sea, que además de visitar el monumento podréis ver una pequeña necrópolis allí mismo; supongo que deben existir más tumbas, pero para poder encontrar algo sería necesario más tiempo pues la zona es amplia.
Compartir:

Últimas Crónicas

Los escribas

De derecha a izquierda, Coronado y Edu, dos amigos con inquietudes parecidas

Agenda

Busca en el blog

Crónicas Populares del Mes

Etiquetas

40 rutas (2) abuzaderas (1) acequión (6) acueducto (1) adolfo (6) agramón (1) aguas nuevas (4) alava (2) albacete (28) albatana (1) alcadina (1) Alcadozo (1) alcalá del júcar (2) alcaraz (1) aldea nueva (2) alex (13) algibarro (4) Alin (1) aljibarro (1) almedro (1) almuerzo (1) amelie (2) amilcar barca (1) andar (44) andrés (4) anguijes (6) aníbal (2) aniversario (5) antonio canales (1) apartamento palombina (1) Argamasón (1) argramón (1) arquillo (2) arte rupestre levantino (1) Asturias (1) atardecer (1) azufre (2) Bacariza (1) badil (2) baelo claudia (1) Balazote (4) balsa (1) Bermejo (5) bernedo (1) bilbao (1) bogarra (4) Burrueco (1) cabra montesa (2) cádiz (3) calar de la sima (2) calor (1) camarillas (3) cambrón (2) camping sierra de peñascosa (4) campo militar (1) canaleja (1) Cancarix (3) cansalobos (1) cantera (1) cañada del provencia (1) cañada molina (1) cañahorro (1) cañamera (1) capiruzas (7) carmona (1) cartago nova (4) casa cueva (2) Casas de Guijarro (1) Casas de Haches (1) Casas de Juan Nuñez (4) Casas de Lázaro (1) castillo (5) catalina (1) celorio (1) cementera (2) cenajo (3) cencellada (2) central hidraúlica (1) cerro del helechar (1) cerro lobo (1) cerro pardo (1) cerro vicente (3) cerromar (1) champiñón (1) chinchilla (56) chorros (2) chotacabras (1) Cojonazos (1) complutum (4) Coronado (107) cortes (7) costa verde (1) cristo de la vida (1) crucetillas (2) cuasiermas (1) cuco (10) cuerda de las almenaras (4) cueva (1) cueva ahumada (1) cueva de las bolas (3) cueva del pastor (2) culebra (1) degollada (2) dehesa (1) dehesa de los llanos (1) desván (2) edu (278) eduardo (1) el badil (2) el carmen (1) El Carrasco (4) el concejo (1) El Estadio (2) el jardín (1) El Molinar (1) El pelao (1) el picazo (1) El Sahuco (4) El salobral (4) elche de la sierra (4) Elena (1) emporium (1) Esteban (1) Esther (5) estrecho almadenes (4) estrecho del hocino (1) evaporita (1) fabes (1) fauna (1) ferez (1) feria (2) Finisterre (1) flax (1) flora (1) fogo (1) forte (1) foto (21) Francho (14) fuensanta (13) fuente de la raja (1) fuente del roble (1) Galapagar (4) Galicia (1) gallinero (1) Ganaderia Iniesta (1) gastronomía (1) gato (1) geología (1) gerardo (3) Gosalvez (3) hans (2) híjar (1) historia (2) Horna (1) Hoya Gonzalo (1) Hundimiento (9) ibero (3) iglesia (1) incendio (1) inocente (4) invierno (72) Iván (1) J. Von Eduarden G. (7) javier (1) jesús (4) jorquera (3) José (4) josé luis (4) josete (28) Juan (2) Juan Carlos Lara (8) Juan Huedo (1) Juanan Garcia Lopez (2) Juanan Lopez Garcia (1) JuanCar (3) JuanMa (9) Júcar (45) kiko veneno (1) La felipa (5) La Gineta (6) La Grajuela (1) La Herrera (4) La Roda (29) La Solana (2) lagarto (1) lagos de covadonga (1) lagrimas san lorenzo (1) laguna (5) lagunas de ruidera (1) Larrau (1) las minas (3) letur (2) lietor (2) llanes (1) lluvia (1) lobera (6) Los Alejos (1) los cañetes (2) Los Cármenes (1) los pocicos (1) losilla (1) luis (23) luz del pardal (1) Madrid (1) Madroño (1) magdaleno (4) málaga (1) MAN (1) manchegas (1) Marcial (2) maría cristina (3) María José (9) mariquillas (2) marmota (6) mazacruz (1) menilito (1) Miguel Indurain (1) mina la celia (1) minateda (2) molinar (1) molinicos (1) molino (2) montaña alavesa (1) monte bajo (4) moñeco (1) motilleja (3) mujer (1) mundo (7) Munera (1) museo (1) museo arqueológico nacional (1) musgo (1) navidad (2) necrópolis (2) nerpio (7) niebla (1) nieve (1) nino (79) nocturna (3) Noel (1) nutria (1) ocelado (1) Ochagavía (1) ojos de san jorge (1) ópalo (1) ossa de montiel (1) Otoño (54) paca (1) Paco Lara (36) padrastro (1) padroncillo (1) país vasco (3) palacio (2) pantano (2) pascuy (3) patillas rotas (1) Pedro (1) pedro andrés (1) pedro lara (85) pedro lara r. (47) pedro Sotos (26) peñas de san pedro (1) peñascosa (8) pepe garrigos (1) perseidas (1) petroglifos (3) Pétrola (3) picayo (1) pico del roble (2) picos de europa (1) pino-roble (1) pinturas rupestres (4) pirineos (1) pitón volcánico (2) poblado (1) polvorín (1) Pozo Cañada (9) pozo de balazote (1) Pozo Moro (2) Pozo Rubio (1) Pozoamargo (1) pozohondo (2) Pozuelo (1) presa romana (4) primavera (78) procomunal (6) puente vicaría (1) Puñoenrostro (1) Quitapellejos (2) regreso (1) resina (1) retorno (1) riada (1) ribera de cubas (2) río arquillo (1) rio frio (1) río frío (1) río madera (1) río masegosa (1) río portelano (2) rioja alavesa (1) riópar (11) romano (1) salamanca (1) saltigi (1) san isidro (2) san sebastian (1) santander (1) Santi (2) Santiago (2) Santiago de Compostela (1) santuario (2) sapo (1) sarga (2) semana (1) semana santa (1) seminocturna (1) sendas (8) serpiente (1) sierra (17) sierra de la cabrera (9) soplao (1) strava (1) Taberna de Machado (1) taibilla (2) talave (1) tamajosas (1) teo (72) Tinajeros (4) Tolosa (1) tus (5) vacaciones (1) vadillos (1) valdeganga (5) Vega Sierra (1) vegallera (2) vejer de la frontera (1) verano (81) vía romana (7) vía verde (1) vicente (2) víctor (3) victoria (1) video (4) vídeo (1) Villa de ves (1) villalgordo del júcar (7) villares (1) villaverde de guadalimar (2) viña (1) virgen de los llanos (1) vitoria (1) vizcable (1) vizcainos (4) volcan (2) yellow (1) yesares (3) yeste (3) Zamora (1)

Crónicas más visitadas

Páginas vistas en total