/* Añadido en 2017-11-10 para Slider */ /* Fin Añadido en 2017-11-10 para Slider */
“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

sábado, 24 de octubre de 2015

Toda la verdad sobre la "Luz del Pardal"



Buenos días tengan vuesas mercedes. Dado el espíritu divulgativo y colaborativo de esta humilde organización, y ante todo siguiendo el afán de superación que nos hemos marcado como meta, le hemos pedido al insigne profesor Joshep Von Eduarden, que desde el Instituto Biotecnológico de Fraunhofer-Gesellschaft, subsección MIT  Munich (allá en Alemania), colabore con su firma en este blog dada su especial afición a la bicicleta y a la investigación en particular.

 Es esta, pues, la primera publicación internacional de la que ya podemos presumir, sin duda alguna, así pues, sin más, aquí os dejo con su impresionante artículo sobre la Luz del Pardal, que a buen seguro  os debe deleitar.


Proffesor J. Von Eduarden G.  
Instituten Biatermhallem-Achtum da Fraunhofer-Gesellschaft, ihcmand delen MIT Munich,
En primer lugar quiero agradecer a “40 Rutas” la oportunidad que nos brinda de poder realizar una divulgación científica en esta “red social” que a tantas personas ha unido.

INTRODUCCIÓN
 Investigación realizada sobre el caso de la “luz del pardal” en el paraje de Los Navarretes, entre los pueblos de Casas de Lázaro y San Pedro, provincia de Albacete. Se tratará de determinar el origen de unas luces de súbita aparición en el paraje mencionado y que tienen lugar en las fechas cercanas al fin del mes de octubre.
Estas misteriosas luces ya han sido descritas en algunos manuscritos de más de un siglo de antigüedad. Incluso son conocidos ciertos incidentes de los cuerpos de seguridad del estado con estas misteriosas luces.

Inquietantes marcas en las piedras

 ABSTRACT
Research on the case of the "light of pardal" in the area of Los Navarretes, between the villages of Casas de Lázaro and San Pedro, province of Albacete. It will try to determine the origin of a sudden emergence lights in the place described and which take place on dates close to the end of October.
These mysterious lights have already been described in some manuscripts of more than a century old. Some are even known incidents of state security bodies with these mysterious lights.

CUADERNO DE VIAJE
  Nuestro equipo de investigación es uno de los equipos más reputados en este tipo de trabajos en toda Europa, así que, tras la petición realizada por mi buen amigo, Don Eduardo J. – 40 rutas- para que estudiáramos el extraño caso de las luces del pardal, no pudimos dar más que un rotundo “sí”.

 Como siempre desplazamos a la zona nuestro impresionante equipo humano y material, el cual me he encargado personalmente de dirigir y coordinar.
 Para los profanos en el tema os diremos que las Luces del Pardal son un fenómeno que se viene repitiendo desde hace más de un siglo en un lugar cercano a las vecinas poblaciones de Casas de Lázaro y San Pedro, y donde todos los que han podido ver el suceso, han jurado y perjurado que los perseguían unas luces a un metro de altura del suelo, de color anaranjado y con movimientos que parecen pertenecer a entes inteligentes, no existiendo movimientos erráticos y con trayectorias perfectamente definidas.

 Además, parece que el fenómeno siempre se da a finales del mes de octubre, fechas en las que nosotros desembarcamos con nuestro equipo en la zona del suceso.

 Nuestra misión ha sido descubrir si son ciertas las afirmaciones, investigarlas si es necesario y como no, dar una explicación para todos ustedes. Como ya saben, transcribiremos directamente las notas del cuaderno de campo pues siempre da un sentido especial al entendimiento del estudio.

------Inicio de la transcripción------

DÍA 1: Llegamos desde Alemania
 Aquí estamos en su país, España  (tan querido por mí y por todo el equipo de investigación); llegamos desde Alemania hasta nuestro objetivo, cargados de ilusión y de un becario, quien, llegados a nuestro punto base establece un perímetro de seguridad con una valla electrificada, por evidentes motivos de seguridad. El pobre becario, siempre incansable, se encarga del tema y aunque ya es la tercera vez que se nos electrocuta, termina su trabajo sin más sobresaltos. 

 Lo esperamos en el avituallamiento que hemos podido encontrar en el pueblo, más en concreto en el bar de la plaza: bocata, cerveza/s, carajillo y chupitos por seis euros, ¡qué país más apetecible! Repetimos varias rondas de chupitos brindando por la oportunidad que nos han dado y por España, así hasta que llega el becario tras haber finalizado el establecimiento del perímetro de seguridad.

 Sin más novedades volvemos al campamento después de las cañas, pues entre tanto chupito se nos pasó la hora y tuvimos que comer allí. Siesta. Son las siete, ducha para coger el tono y seguimos trabajando en el asunto que nos trae acá, aunque debemos cambiar nuestro objetivo por otro más concreto, y es que tenemos que regresar  al bar para terminar la partida de “truque” que habíamos dejado a medias con los simpáticos lugareños, dada la importancia en establecer lazos de amistad con la población nativa.

 Hora de la cena, más chupitos y cubatas que ya va siendo hora. De vuelta al campamento perdemos al segundo suboficial, que se nos cae por el terraplén aunque merced a la cantidad de bebidas espirituosas ingeridas parece que no ha debido hacerse demasiado daño.

 No nos damos cuenta hasta el día siguiente.

finca la quejola
Un cartel de la zona


DÍA 2: Primeros contactos
 Una voz ultratúmbica nos despierta y en la lengua nativa podemos adivinar que se refieren a nosotros con las siguientes expresiones: “cabrones, hijos de puta, sacadme de aquí”. 
 Evidentemente nos levantamos sobresaltados hasta descubrir que es el segundo suboficial el que desde el terraplén nos incoa a sacarlo de allí. De algún modo ha sido capaz de aprender ciertos vocablos de la lengua del lugar que le permiten una mejor comunicación.

 Prestos el becario y el primer suboficial desprenden una cuerda por la pared que nos separa, por la cual el segundo suboficial comienza a subir; vuelve a caer por el talud al menos tres veces, suerte que el fondo está lleno de ortigas que amortiguan la caída. Finalmente es capaz de escalar la cuesta no sin antes volver a acordarse de nuestras madres, familiares cercanos e incluso algunos de nuestros muertos.
 Sorteados los primeros imprevistos de la mañana comenzamos a investigar la suerte de las luces que debemos identificar, y gran parte del día la pasamos en estado de observación pasiva, sin movernos demasiado pues todavía nos dura la resaca del día anterior, con un ligero dolor de cabeza que hace imposible el poder hacer otra cosa.

Campos lineales

 A las 23:06 aparece una luz anaranjada por el camino que  pasa a unos 534,36 m de nuestro campo base y a 1,567 m del plano horizontal. 

 Es el momento que estábamos esperando, tanto el primer suboficial como el segundo suboficial, el becario y yo  mismo (comandando la misión), tomamos la senda que va dejando la luz pasante, si bien, es improbable que demos con su rastro pues damos de nuevo con el terraplén por donde cayó el segundo suboficial el día anterior, y por el cual, cae en esta ocasión el primer suboficial, dando no sólo con las ortigas, sino que también con unas zarzas que por allí pululaban.

 De nuevo podemos oír las voces ultratúmbicas que nos susurran un incomparable “hijos de puta, hijos de puta”.

¿Queda algo dentro de los muros?

DÍA 3: INVESTIGANDO
 Dados los  antecedentes, decidimos revisar el perímetro de seguridad del campamento hasta encontrar que en el trazado realizado por el becario al desplegar la valla de seguridad, existía un paso directo hacia el terraplén. Visto lo cual, y esta vez recordando únicamente a la madre y a algunos muertos del becario, decidimos postergar nuestras investigaciones hasta reparar la brecha en el perímetro de seguridad. 
 Llegadas las 23:00 y dadas las circunstancias particulares del primer y segundo suboficial, procedemos a la vigilancia del camino, que de nuevo a las 23:06 aparece la luz anaranjada a 1,54 m de altura del suelo y a 534,36 m de distancia de nuestro campo base. Esta es la nuestra. El primer suboficial anima al becario a seguir la luz, a lo cual el susodicho  reniega.

Casas abandonadas

  Increíblemente, el segundo oficial da ánimos al mismo a base de un “que te tengo que reventar la cabeza como no vayas”, aireando la muleta que le hemos proporcionado, a lo cual responde el becario con un gracejo sin par y comienza la persecución de la furibunda luz. 

DÍA 4: RUTA NOCTURNA Y EL AGUILA NEGRA
 Como era muy tarde para seguir a ningún sitio al becario nos quedamos de nuevo dormidos. Despertamos de buena mañana, tanto que a eso de las doce nos dirigimos a dar cuenta de nuestro merecido almuerzo y de paso, preguntar por si alguien ha visto a nuestro becario, a lo cual nadie es capaz de responder, excepto el panadero del pueblo de al lado, que merced a la ingesta de alcohol que hicimos con él hace un par de días, parece que ha entablado una especial amistad tras pagar nosotros varias de las rondas que allí tomamos. En su relato podemos entender que a primera hora de la madrugada, “vi a un ñaco pasando mu cerca de mí, tanto que casi me hostio con la dkv al verlo”.

 Nos parece un buen presagio y seguimos el camino que nos indican y que probablemente nuestro querido becario ha podido seguir, no sin antes dar cuenta de los chupitejos y cubatejas del almuerzo que a bien tienen a servirnos, y que tenemos que seguir tomando para no romper los importantes lazos de amistad ya creados.
 Continuamos con la búsqueda del becario. La pista que nos dieron no podemos corroborarla en estos momentos pues es hora de dormir dada nuestra ligera indisposición tras las copas del bar; decidimos con buen criterio que es momento de seguir adaptándonos a este encantador país con sus encantadoras tradiciones, como la siesta, y es que como dicen ustede, “donde fueres, haz lo que vieres”. De nuevo nos volvimos a perder de camino al punto base al no estar nuestro querido becario.

Inquietantes apariciones

 Llegada la noche, parece que por fin nos ponemos en marcha siguiendo la luz que a las 23:06 aparece a 534,36 m del suelo y a 1,54 m de nuestro punto base.  Dejamos una distancia prudencial para poder seguirla sin que se percate de nuestra audaz maniobra. 
 Tras 40 kilómetros de persecución la luz se detiene en lo que parece puede ser su nave nodriza, dada la cantidad de luces de colores que allí se dan cita, unas verdes, otras rojas y alguna que otra azul. Se trata de un discreto apartado en la carretera N-322 en el punto kilométrico 276, y que posee un perfecto camuflaje bajo el letrero “El Aguila Negra”, pero que a nosotros no nos la dan, que a buen seguro nos tiene que deparar nuevas aventuras.

 Con gran sigilo nos acercamos a lo que parece ser un vórtice de concentración, a lo que nuestro afán de investigación no puede sustraerse. Lamentablemente el segundo suboficial vuelve a caerse por otro terraplén, a lo que el primer suboficial, con gran alarde de profesionalidad responde con un “que tonto estás, pijo”.
 Nos disponemos a descubrir el misterio de las luces no sin antes señalar nuestra posición al segundo suboficial, por si es capaz de salir del terraplén por sus medios; el resto del equipo está en plena investigación.


Puesto de vigilancia

  Así pues tras varias horas de arduo trabajo, aquí nos hayamos, de vuelta en nuestro punto base con el becario de nuevo entre nosotros, sin el segundo suboficial, y con un buen sabor en la boca por el trabajo bien hecho.
  Por cierto, el lugar no se trataba de un vórtice según asegura el becario (que fue quien realmente estuvo allí investigando, que los demás ni pasamos) así que nuestro gozo en un pozo. Nos asevera que se debía tratar de otro tipo de punto de encuentro pero que tampoco quiere entrar en más detalles, ¡estos becarios!


Momentos estelares en  el bar de la plaza



---- Fin de la transcripción -----


 Espero que hayan disfrutado de  nuestra labor y por supuesto que seguiremos colaborando con este estupenda web siempre que sea su deseo.

Saludos para todos y como decimos en Alemania, 
“sie morcilla geben
 Mit den besten Wünschen, Auf Wiedersehen. “
J. Von Eduarden G.


Queda prohibida la reproducción del contenido de esta crónica sin permiso expreso por parte de "40 rutas".


5 comentarios :

  1. Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja.......................................¡Coño, que me desternillo y la quijá inferior...., hasta me duele! Tremendo derroche de imaginación en un desdoble de personalidad más propio de "Una mente maravillosa" que de un estudioso alemán, al cual y por supuesto, desde aquí agradezco el intenso trabajo realizado por él mismo y por ese equipo de descerebrados, el becario y los suboficiales, que tanto ahínco y empeño pusieron en desvelar las susodichas luces del Pardal.

    Verbo alegre, gracejo desenfadado, torrente de frases emparentadas con palabras a la altura de una locura lingüística que a la vez que cómica nos procuran a los mortales..., mortalmente terrestres un sinfín de carcajadas y unos veinte minutos de lectura más a la altura de ciencia ficción cómica que relato espeluznante.

    Si todavía no te has dado cuenta de lo que te estoy diciendo, te lo diré en manchego antiguo y a la antigua usanza: "SI SEÑIOR, CON DOS COJONES...., ASÍ ME LEO EL QUIJOE CINCO VECES SEGUIDAS"

    Un saludo para ti, Edu, y otro muy grande para el profesor Joshep Von Eduarden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, ja. Desde luego que este es el mejor artículo que ha parido el ínclito J. Con Eduarden.
      Ya le he pedido otro artículo para el próximo 28 de diciembre, al que ya me ha dicho que sí.
      Ahora solo nos falta la ruta por aquellos lares.
      Je je je, bueno amigo, que te veo dentro de poco, seguro que sí.
      Saludos... Edu

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera sale ahora de noche solo y por esos caminos, que a la mínima te vas al terraplén.
      Bueno, lo que importa es que este señor ha vuelto a colaborar con nosotros, y eso es lo importante... Ja ja ja
      Que se dé muy bien la semana.
      Saludos... Edu

      Eliminar
    2. Cualquiera sale ahora de noche solo y por esos caminos, que a la mínima te vas al terraplén.
      Bueno, lo que importa es que este señor ha vuelto a colaborar con nosotros, y eso es lo importante... Ja ja ja
      Que se dé muy bien la semana.
      Saludos... Edu

      Eliminar

 
/* Añadido en 2017-11-15 para Slider */ /* Fin de Añadido en 2017-11-15 para Slider */