“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

domingo, 19 de febrero de 2017

Campo de Golf (mañana taurina pasada por barro)

La ruta de hoy no ha sido ni larga, ni complicada, ni técnica, ni con un trazado difícil..., pero si ha sido una de las ruta más divertidas y con más barro, en la que los ciclistas emplazados hoy, han sacado lo mejor de sí y sobre todo su mejor ingenio, su mejor sentido del humor...., en fin, ya os digo que es complicada narrar los hechos con palabras, por esa razón, más adelante y más abajo ilustraré esta crónica con fotos, mogollón de fotos.

Parque con una noria muy al lado del Pozo que hemos visitado

No sabíamos si salir hoy o no, por eso Edu y yo, ayer día 18-02-2017, ya nos metimos nuestra ración de kilómetros (la crónica la hará Edu en días posteriores), pero sin embargo, había ganas de darle al pedal...., el problema era la posibilidad de lluvia, pero a pesar de esa remota posibilidad de lluvia, nos hemos dado cita en el Pincho de la Feria, cuatro valientes ciclistas y ¿por qué no?...., cuatro valientes descerebrados que les gusta la bici y los almuerzos, je, je, je.

Recinto del Pozo, justo detrás del muro tirado y detrás del árbol

A los 08h.30' nos hemos visto las caras los Lara Brother's (Pedro y Paco), Edu y un servidor de "vuesas mercedes". La ruta era incierta por la posibilidad de lluvia...., ¿Valdeganga...., Motilleja......? ¿y si llueve? ¿Dónde nos metemos para no mojarnos y ponernos de barro hasta arriba? Pues nada...., hacia la zona de Aguas Nuevas era la idea, pero hemos terminado por la Vía Verde, yendo a visitar un pozo que está cerca de la estación de bombeo para ver si el susodicho pozo tenía o no agua.

 
 
Pozo cerca de la Estación de Bombeo

Madriguera de algún conejo, por cierto que parecían madrigueras de cocodrilos



Después de para a ver el pozo y su falta de agua, hemos visto que los caminos no estaban muy embarrados y "a priori" y a primera vista, parecían ciclables..., ¡Ayyyy, ignorante de mi, ayyyyy infelize! Poco faltaba para darnos cuenta de la tremenda realidad...., lo que nos esperaba, el barro, barruzo por doquier.......


 

Como he dicho antes hemos ciclado por caminos que aunque, con algún charco, se podía darle al pedal...., vadeabas el charco y listo, sin problemas, sin barros, sin nada. Así, hemos llegado a la carretera que hay cerca de la Finca Casa del Monte y hemos tomado su lado Este, siguiendo la carretera y la valla, hasta encontrar un camino por el que nos hemos desviado y que casi, sin darnos cuenta nos ha metido en el Campo de Golf, que se construyó cerca de esta inca y que nunca se llegó a estrenar y que nosotros ya le hemos puesto nombre, "Campo de Golf de Casa del Monte", ¡Olé!

Y es aquí, en este punto de la ruta, en este campo de golf, donde ha comenzado nuestra mañana taurina. El ingenio de los asistentes no tiene parangón y al igual que al campo no se le pueden poner puertas, a estos ciclistas no se les puede privar de sus minutos de gloria, de su ratos de imaginación y de sus espectáculos......, ¿Cómo diría yo...? ¡Sí, ya se cuál es la expresión...., "espectáculos cómico-taurinos-ciclísticos". Con poco nos hemos montado una corrida en toda regla, ja, ja, ja, con morlaco o morlaquito (el astado en esta ocasión era Paco Lara), picador (Edu, el niño de los aires, ja, ja, ja) y banderillero (Pedro Lara, el niño de las rutas, ja, ja, ja). Os dejo unas fotos de lo que ha sido una mañana de gloria "cuasi taurina", pero eso sí, mañana en la que los abdominales dolían de la risa, de tanta risa.

Banderillero enfrentado a Picador.

Picador huyendo de banderillero, ¡no se ponían de acuerdo!

Picador, que ya ha visto al morlaquito

Picador que se la ha jurado al banderillero y al morlaquito

Picador y banderillero que van a por el astado. Pobre animal.

Picador se queda atrás, pero banderillero está a punto de ponerle un par al morlaquito

Morlaquito cabreado va a empitonar al banderillero

Morlaquito hace un quiebro al banderillero y éste casi se clava las banderillas en los pelendengues
En fin, amigos, no ha salido nadie en hombros y os puedo decir que el "molaquito" no ha sufrido daño alguno. Uffffffffffff, que jartá a reír.

Después de ésta épica corrida de toros, hemos dejado el Campo de Golf, para seguir con la ruta. La idea era tomar el camino original y atravesar la carretera de Jaén hasta llegar a Aguas Nuevas y almorzar en San Isidro.

 
Ja, ja, ja, ja, esa era la idea, pues al poco de tomar el camino, nos hemos metido en un tramo de unos 500 metros en los cuales, el terreno se hacía muy, pero que muy pastoso, tanto es así que la bici se iba embozando y cogiendo tal cantidad de barro que se hacía difícil ciclar y darle a la cadena, hasta el punto que de esos 500 metros, al menos los últimos 150 los hemos hecho a pie. Era imposible seguir montado en la bici y mucho menos pedalear, a riesgo de romper cadena, desviador y vaya usted a saber qué más cosas.


 

Como hemos podido, hemos llegado a una zona asfaltada cercana a la carretera de Jaén y allí hemos quitado lo que hemos podido de barro.
 


Os puedo asegurar y no es broma que ha habido un momento en que las bicis las arrastrábamos porque las ruedas ya no daban vueltas y levantarlas era prácticamente imposible.


 Después de mucho esfuerzo, así han quedado...., fijaos que cantidad de barro aún tenían. Ésta era mi pobre "Rosario", pero el resto de las monturas de Pedro, Paco y Edu iban igual peor.


Deciros sólo que para evitar que el barro se secase y nos ocasionase un estropicio en las partes mecánicas de las bicis, hemos pillado todos los charcos que veíamos para que el barro se humedeciese y se fuese cayendo, hasta llegar al lavadero más próximo, dónde hoy hemos gastado entre 2 y 2 Euros por persona y bici. Contaros que en el lavadero has sucedido alguna anécdota que otra que no la hemos podido inmortalizar ni en foto ni en video, pero habría sido gracioso ver a Pedro Lara o a mi, detrás de la pistola a presión zigzagueando por el lavadero como una culebra sin poder la atrapar. Para morirse.

 Del lavadero y a paso firme o rueda presta hemos decidido darnos un homenaje gastronómico con viandas y caldos propios del lugar.

Teníamos pensado parar en La Jaula, pero visto que íbamos perdido de barro hasta la orejas, primero teníamos que limpiarnos las botas y de alguna manera limpiarnos el barro de los cascos, gafas, ropa, pañuelos y demás enseres que éstos cilcistas hoy han puestos de barro hasta arriba.

Visto lo visto, ¿Dónde nos iban a tratar mejor que en El BADIL? Pues allí que nos hemos ido, presto y con más hambre que un galgo que no caza liebre en dos semanas.

Lo primero ha sido meter la bicis en el trastero y pasar dentro para el almuerzo.

Por cierto que nos ha
pasado una cosa graciosa, y es que al ir mojados, le hemos pedido a Toñi, la propietaria de El Badil unos periódicos para ponerlos en las sillas y no dejarlas perdidas de agua y barro...., ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, pues al levantarnos de las sillas, la tinta de los periódicos por la acción del agua y la presión del pompis se ha imprimido en las sillas y en una de ellas se podía leer ".... ha muerto el Obispo de Cuenca..." con foto y todo.

Menos mal que como podéis observar el almuerzo ha estado a la altura de los contertulios, que sino  nos da algo, después de tantas penurias por esos caminos de Dios.

Por lo demás deciros, que la ruta de hoy ha sido de todo menos aburrida, se ha hecho muy poco, pero es que el día tampoco daba para más. A pesar de los pesares, de la llovizna en los primeros kilómetros, de la corrida taurina, de los demás parabienes o paramales, con los que hemos lidiado, la volvería a repetir....., además, hemos descubierto por la zona del Campo de Golf, infinidad de caminos de monte bajo que habrá que repetir.

Gracias chicos por esos momentazos y esas risas. Todavía me río cuando me acuerdo de lo acontecido, ja, ja, ja, ja, ja.

Os pongo los datos técnicos del rutón:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.11'00"
Distancia recorrida, 39'789 kms.
Velocidad Media, 17'1 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 24 kms/hora.


2 comentarios :

  1. Rutón, rutón...¡menudos momentos de gloria que hemos tenido a lo largo del día!
    Es que verdaderamente ha sido un día súper divertido, con anécdotas para dar y tomar y sobre todo, con muy buen humor.
    Y es que, no todo va a ser hacer kilómetros, y sobre todo con la cantidad de barro que pillamos en su momento, una pena, porque ahí fue donde se acabó en parte la ruta. Aunque claro, ¡no hay mal que por bien no venga!
    Me gusto mucho la zona del campo de Golf y la cantidad de caminos que aparecen por allí de monte bajo, esa la tenemos que repetir antes o después, eso sí, sin tanto barro. ;-)
    Muy buena crónica, he seguido riendo al ver la parte más taurina; vaya fotos más graciosas.
    De Obispo de Cuenca no digo nada. ;-) ;-)
    Bueno, creo que este miércoles no nos vemos.Cuídate y a ver si logramos desayunar juntos esta semana.
    Un abrazo...Edu

    ResponderEliminar
  2. Si que pasamos una muy buena mañana de bici y risas, sobre todo de risas. Lástima lo del barro, porque nos cortó toda la ruta y la posibilidad de haber hecho unos cuantos kilómetros más.

    Lo cierto y ésto que nos sirva de escarmiento, es que cuando llueve el día anterior, lo mejor es no arriesgarse, porque en toda ruta, tires por dónde tires, siempre hay un tramo en el que te vas a poner perdido.

    La zona del campo de golf, yo soy partidario de investigarla un fin de semana sin prisa para ver los caminos y si se preveé que no hay sitios cerca para almorzar, no pasa nada, barritas y punto.

    Y te digo algo para esta semana. Un saludo.

    ResponderEliminar