/* Añadido en 2017-11-10 para Slider */ /* Fin Añadido en 2017-11-10 para Slider */
“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Los colores del Otoño y el río Júcar


 

 Buenos días.



 Parece que estas semanas estamos dedicando más de una ruta a nuestro querido río Júcar, y es que además de proporcionarnos un marco incomparable para poder hacer rutas y más rutas, las colinas y los cañones de nuestro río en Otoño se vuelven rojizos y amarillentos, así que sería imperdonable el no dirigir nuestras bicicletas a este lugar.


 Es curioso que en el estudio del curso de un río siempre se suele utilizar la división entre curso alto, medio y bajo. Este río no tiene curso medio, directamente pasaría del alto al bajo y lo más parecido a un curso medio serían los campos de Villagordo, Fuensanta y La Roda, pero esta zona finaliza unos pocos kilómetros más adelante, donde el río se vuelve a encajonar poco a poco y crea una serie de cañones y meandros espectaculares: desde Valdeganga hasta la bien entrada la provincia de Valencia el río es una suerte de paredes verticales que en algunos casos llegan a superar los 150 metros de desnivel.


 Merece la pena el que conozcamos nuestro patrimonio y que no dejemos pasar por alto pueblos como la Ribera de Cubas, Jorquera, Alcalá del Júcar, Tolosa, El Barrio del Santuario. En todos ellos encontraremos algo distinto y que hace que merezca la pena una buena visita. Si tuviera que elegir una sitio singular sería, sin duda alguna, el Santuario del Cristo de La Vida, en El Barrio de Casas de Ves; os dejo el enlace de la crónica que hicimos con motivo de la última visita a esas paredes que se asoman al río.


 Así que este largo puente me he dedicado a recorrer las márgenes del río Júcar para darme un buen atracón de sendas y de paisajes. La Roda, Fuensanta, El Carrasco y Villargordo han sido los pueblos y aldeas que he recorrido.


 He divido el trazado en dos días, el primero de ellos hacia la zona de El Carrasco, donde las sendas se suceden una tras otra discurriendo gran parte de las mismas al lado del río. La primera mañana fue fría, con mucha niebla, y se notaba muchísima humedad lo que hacía difícil el poder entrar en calor.


 Lamentablemente el gps no grabó la ruta correctamente, así que deciros simplemente que se trata de hacer las sendas que desde el puente de Quitapellejos hasta cerca de la vía del Ave van surgiendo una tras otra: fáciles, de trazada limpia y donde muy pocas veces (o ninguna) se tiene que echar el pie a tierra.






 El segundo día fue especial porque pude descubrir una nueva senda. La verdad es que llevaba algo más de prisa y tan sólo quería hacer alguna que otra senda de la zona del Galapagar hacia Villagordo del Júcar, pero tuve la suerte de poder encontrar una nueva senda en medio de un pinar y que además se puede conectar fácilmente con otra senda que quedaba algo aislada.

 Os dejo una foto de una seta espectacular de aquel sitio, y que algún gracioso le dio por arrancar: la verdad es que no lo entiendo, a ver, que problema tenía esa seta para que venga un imbécil y la arranque, espero que alguna vez nos demos cuenta de que hay que tener más respeto por lo que nos rodea.

 Por cierto, llegando a Villalgordo no tuve más remedio que parar para hacer unas fotos a un árbol tan singular como este, un caqui, con todos sus frutos allí esperando a que alguien se los coma...ja ja ja

 Y además os quiero poner unas fotos de un grafiti publicitario que está en plena fase de creación y que, al menos a mí, no me ha dejado indiferente. Como podéis ver representa varias fases de creación de queso. Lo he podido ver en La Roda y creo que es bastante interesante desde el punto de vista de la realización, así que ahí os dejo las fotos.

 Poco más os puedo contar, simplemente que os dejéis caer por este río, que es de todos y que tiene unos parajes que realmente lo hacen aconsejable para ir a conocerlo.



Ruta 1: Esta ruta es muy parecida a la que realicé el primer día, aunque sea de 2013, vale igualmente en cuanto al trazado. La diferencia es que la salida se plantea desde Fuensanta.




Ruta 2: En este caso salimos desde La Roda.


 Un saludo...Edu

Para saber: Río Júcar
  498 kilómetros de curso, no es ni el río más caudaloso, ni el más largo, y no sé cuantas cosas más que otros ríos tienen y este no, pero que quieren que les diga. ¡Es precioso! 

  Nace en la provincia de Cuenca, allá en los montes Universales, donde unos metros más al Este o al Oeste supone verter las aguas al Mediteráneo (como es este el caso) o verterlas al Atlántico (como fue el caso de este mismo río hace unos millones de años).

  Sin duda alguna el afluente más importante es el río Cabriel, cuyas aguas se cuentan entre las más puras y limpias de este país desde que el río nace hasta que se encuentra con el Júcar.

  Tiene su nacimiento a nada menos que 1.700 metros, en los Ojos de Valdeminguete allá en el monte de San Felipe y desemboca en Cullera. 

  Los romanos lo conocían como Sucro, Xuquer en valencia y Júcar en español. Es un río tranquilo..hasta que deja de serlo. En el año 1982 tras una gota fría en el mes de septiembre, el río se desbordó de su curso unos kilómetros más adelante de Jorquera, y la crecida no paró hasta llegar, incluso, a reventar la presa de Tous.

2 comentarios :

  1. Esta ruta por el Júcar, esta vez te ha despertado la vena gastronómica...., viña, setas, caquis..., bueno, bueno.

    Las pintadas en los muros de las casas, son espectaculares, siempre que a sus dueños no les molesten. Cuanto artista urbano está desperdiciado hoy en día.

    Las dos rutas, son geniales y, por supuesto, que nuestro querido Júcar, en la parte que nos regala con sus aguas, merece una..., no, miles de visitas para disfrutar de su cauce y sus riveras.

    Un saludo Edu. Vamos hablando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que las pintadas son para una fábrica de quesos, pues la fachada es de un nuevo muro que han puesto en un solar. En cualquier caso, el que lo haya hecho es un artista, ¡vaya que sí!

      La verdad es que cuanto más voy por allí, más me gusta el senderear por aquella zona. Si quitas el tramo que hay hasta llegar al río, de unos 7 kilómetros, el resto es un sube y baja entre árboles, no demasiado complicado y además, el viento nunca sopla como para molestar cuando estás allí dentro. Lo dicho, todo un gustazo.

      BUeno amigo, el domingo espero que me prepares una buena por la margen del río.


      Un abrazo...Edu

      Eliminar

 
/* Añadido en 2017-11-15 para Slider */ /* Fin de Añadido en 2017-11-15 para Slider */