“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

lunes, 11 de abril de 2016

La ruta de evaporita y la cueva del Pastor


 Buenos días.

 La cueva del Pastor tiene dos singularidades que la hacen especial, en primer lugar el hecho de estar completamente apartada de todo, tan escondida que no se puede ver a simple vista, y por otro, que esté justo en la parte más alta del monte, en la cima. La visita a esta cueva es obligada si es que decides hacer la ruta de la evaporita. Nosotros hemos realizado esta ruta unas cuantas veces, supongo que hay gente que le gusta más que a otra, pero vaya, a nosotros nos encanta.

 Y ya va siendo hora de que digamos el por qué del nombre de esta ruta, pues procede de una foto que vimos en su momento en Google Earth para prepararla, y en la cantera donde se dan estas rocas la persona que las fotografió aseguró que son de esa clasificación. Suponemos que es cierta la información y como no, os contaremos al final de la crónica como se hacen estas rocas.



 La ruta iba a ser larga y algo exigente pues el terreno del parque eólico es bastante escarpado, de monte bajo pero con pendientes cortas de mucho porcentaje, así que decidimos que había que madrugar por un lado, y por otro que quizá hoy no habría almuerzo (como no siempre nos comemos los filetes con cuchara, no vayáis a pensar...ja ja ja). Así lo hicimos, a las ocho de la mañana y con puntualidad manchega nos dimos cita Pedro y Paco Lara, Nino, Pedro Lara (de patilllas rotas) y claro está, este que suscribe.




 La salida hacia el parque eólico la hicimos por la Bacariza pues es el camino más rápido para plantarse allí lo antes posible. En total son 23 kilómetros que te van dejando las piernas a tono para cuando llegas allí; una pena que esté tan retirado de Albacete, siempre lo decimos.


 Estos kilómetros fueron tranquilos, de charla y de muchas risas, como siempre. Algo de barro, eso sí, merced a tanto riego que tenemos por la zona pero tampoco como para tener que cambiar de camino.



 En el Hundimiento, allá en Los Anguijes, paramos para ver el sumidero del túnel pues el trasvase llevaba agua y siempre es un espectáculo el ver esta caída de agua. De paso, pudimos ver a una pareja de gansos en el canal y a buen seguro que la hembra estaba empollando. Ahí os dejo la foto para que vosotros mismos juzguéis.


 Desde aquí comienza la subida a la sierra pasando por su cara este y en sentido norte-sur. En esa ladera existe un camino que a veces se confunde y es fácil tomar una desviación; si lo sigues te lleva hasta la cantera de manera directa. Desde aquí podréis contemplar las casas y los campos de la Cañada del Salobral o Molina.



 La llegada a la cantera tiene una subida final de un porcentaje elevado pero de no más de 500 metros. La parada se hace obligatoria pues se aprovecha para tomar alguna barrita y además, buscar las piedras evaporíticas...ja ja ja. En esta ocasión nos salió de la cantera un buho, que pienso que debería ser Real Ibérico por el tamaño de las alas, colores y esa forma de volar; una pena que no me diera tiempo a sacar la cámara.



 Desde aquí se toma otra subida que te lleva hacia La Solana, de nuevo bastante rota y con suficiente porcentaje para hacerte llegar arriba con buenas pulsaciones. Aquí Paco y Pedro Lara se despidieron de nosotros pues decidieron que ellos si que iban a almorzar y ciertamente, La Solana está muy cerca del punto donde nos encontrábamos.



 Así que nos quedamos Pedro Lara (de Patillas), Nino y yo para realizar el tramo correspondiente a la cara oeste de la sierra, esta vez en sentido sur-norte y la visita final de la cueva. Aquí tomamos la primera de las sendas que nos esperaba; trazados nuevos que hace años no existían y que estamos obligados a ir descubriendo pues hacen que la ruta sea realmente bonita y diferente a las que habíamos realizado hasta ahora.



 Continuamos por el monte bajo por caminos rotos que alternan con algunos trazados algo mejores y que nos llevaban hacia la rambla de Las Canales, donde pudimos encontrar una nueva senda que está en pleno estado "naciente" y donde nosotros colaboramos ayer quitando unas cuantas piedras del trazado. Se notan por allí los surcos de bicicletas, dentro de unos meses tendremos que probar de nuevo.


 Nos quedaba la última subida hasta la cuerda de la sierra, donde están todos los molinos de viento y claro está, la cueva del Pastor. Esta última subida es algo más tendida, pero lo cierto es que tiene unos cuantos kilómetros hasta que se planta arriba.



 La cueva del Pastor parece que fue un refugio para muchas personas que en su momento no tenían más remedio que esconderse durante la guerra civil. Tiene una única sala a la que se accede por una puerta que está rodeada por dos paredes de piedra y adobe. El aroma dentro de la cueva es intenso y es que es utilizada todavía para dar cobijo al ganado. Merece la pena la visita por lo inesperado del descubrimiento. Poco a poco se va convirtiendo en un clásico para este grupo.





 Desde aquí ya sólo quedaba un pequeño obstáculo, y se trata de la bajada de la sierra por la pista que da a la rambla que pasa por el Corral de las Grajas; una bajada muy rota y con un porcentaje que te hace ir continuamente fuera del sillín y con el cuerpo reclinado para poder hacer una bajada tranquila.



 Para la vuelta tomamos el mismo camino, ¡y con el viento de cara! Como no, Eolo no quería perderse semejante evento, para variar. La velocidad oscilaba en tre 27 y 30 km/h, y eso que llevábamos las piernas algo cargadas después de los kilómetros que llevábamos.



 Y ahora sí, nos fuimos a tomar nuestra cerveza rehidratante, la de los campeones, pues nos la habíamos ganado después de la ruta exigente que nos habíamos metido entre pecho y espalda. En esta ocasión nos fuimos a La taberna de Machado, un bar nuevo que han abierto en la calle Antonio Machado, 68.




 Yo estuve en este bar el sábado para comer con la familia, y si lo que te va es comer de platos al centro, con buen género y buen precio este puede ser tu sitio. Lo han abierto hace un par de meses que eso es importante saberlo, y he de deciros que me gustó mucho la berenjena con miel de caña y sobre todo, el revuelto Machado, y claro está, un bar no de es Albacete si no tiene buenos caracoles, y este los tiene. Bien de precio y buena calidad, pues eso, que iremos más veces, seguro que sí.


 En el mapa os pongo todos los sitios donde solemos ir dependiendo de la entrada que hagamos a la ciudad.



 En cuanto a los datos de la ruta deciros que al final nos salieron unos 75 km. a una media de 17,8 km/h, con un acumulado de 600 metros.



 Os dejos el track y claro está, las fotos en este enlace.

Saludos...Edu


Para saber: Evaporitas
 En primer lugar vaya por delante que no tenemos mucha idea de rocas evaporíticas, os recomiendo la lectura de este documento para poder saber más y mejor, pero al menos si que os podemos dar un par de pinceladas para que sepáis algo sobre ellas.


 Estas son rocas que se han formado por evaporación de aguas salinas, donde por un lado tenemos una solución saturada de sales minerales y por otro un proceso de evaporación muy acusado; es precisamente la evaporación de esta solución la que produce los depósitos minerales y esas formas tan caprichosas.

 Podríamos hablar de entornos marinos por un lado y entornos continentales por otro, cada uno producirá un tipo de material.


  No sé si alguna vez habéis probado a realizar el experimento en casa con vuestros hijos, existen multitud de juegos que te proporcionan algún tipo de sal que una vez disuelta en el agua en la cantidad suficiente y necesaria, al evaporarse crea una estructura realmente bonita si metes alguna cartulina con una forma caprichosa; el líquido asciendo por capilaridad y acaba evaporándose por las puntas...muy bonito para poder practicar con los peques de la casa.

4 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa zona la hemos ciclado tú y yo unas cuantas veces, cogíamos el coche incluso algunas tardes para que nos diera tiempo a darle a aquellos caminos.

      Precisamente lo comenté con Nino y Pedro, quien sabe, a lo mejor algún día deberíamos repetir lo del coche entre semana...todo se andará (y se hablará)

      Bueno, pues nada, espero que encuentres el sitio de la taberna, a nosotros nos pareció bastante bien ;-)

      A ver si nos vemos el miércoles, que yo este finde y el que viene no voy a estar por acá.

      Saludos...Edu

      Eliminar
  2. Junto con la Ruta del Cojonazos, Las Minas, Pétrola, La Marmota y alguna otra que seguro se me olvida, la visita a Las Capiruzas es para mí una de las rutas Top Ten y me da una envidia a medio camino entre sana e insana, por el hecho de no haber podido acompañaros. Me gusta la zona, sus zonas escarpadas, su monte bajo y aunque parezca mentira, los rompe piernas del Cordel de los Molinos, amén de la cueva del pastor y la evaporita.

    Siento de verdad, no haber podido acompañaros, pero las cosas vienen como vienen.

    Este Miércoles, lo voy a tener complicado pues salgo de viaje y dudo mucho que pueda estar a las cinco en Albacete, así que otro Miércoles que me pierdo...., al final, va a parecer que hemos tenido un altercado, ja, ja, ja.

    Edu, perfecta crónica de una zona muy especial y perfecta la manera de encarrilar a los Patillas para su disfrute. Así, tiene que ser todo muy fácil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Coro, se te están acumulando las rutas, ¡hombre! Bueno, la obligación va por delante de la devoción, ya lo sabes.
      Aprovecháremos este miércoles para hacer una rutaca de las buenas y seguir dándote envidia...ja ja ja
      Repetiremos las Capiruzas más bien pronto, te lo aseguro.
      Salud amigo y cuidare.
      Saludos... Edu

      Eliminar