“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

lunes, 1 de febrero de 2016

Preparando la ruta: Las Minas



Buenos días.

 Hace bastante tiempo que no hacemos un "preparando la ruta" pero en esta ocasión merece la pena el hacer un ejercicio de estudio y montaje de lo que a buen seguro se trata de una de las rutas que va a marcar el año ciclista de 40 rutas, y muy probablemente anime a quien lea estas líneas a visitar toda esta impresionante zona del sureste de la provincia de Albacete.


 El valor ecológico es bastante alto, aunque tenemos que lamentar el incendio que tuvo lugar en 2012 y que asoló gran parte de la sierra de los Donceles; nada menos que 5.500 hectáreas de monte bajo, de monte mediterráneo, con algunas áreas de alto valor ecológico y que se han perdido irremediablemente.



 En primer lugar tenemos que situar en el mapa este lugar, al sureste de la provincia de Albacete, en los campos de Hellín y lindando con la provincia de Murcia, donde se unen el río Mundo y el río Segura, con el pantano de Camarillas situado algo más al norte, cerrando la entrada del estrecho de los Almadenes. En el mapa anexo puedes encontrar una serie de puntos de todo el sureste de Albacete que estamos visitando y que merece la pena tener en cuenta.


 Debemos tener en cuenta de que estamos hablando de la cordillera subbética y que en unos kilómetros al noroeste, en plena meseta, nos vamos a encontrar con los llanos de la Mancha. Por supuesto, tenemos que destacar los ríos Mundo, Segura, y Taibilla, así como algún que otro arrollo y unas cuantas ramblas como por ejemplo la de Tobarra, siempre con caudal intermitente.



 En la orografía hay que destacar el pitón volcánico de Cancarix algo más al norte, el fenómeno volcánico más importante de la península y que por suerte para todos, no posee actividad alguna en la actualidad. Y tampoco podemos olvidarnos del cerro del Monagrillo, ya en la provincia de Murcia, otro fenómeno volcánico pero de mucho menor tamaño, pero que nos indica la extraordinaria actividad que existió en toda esta comarca cuando la placa sureste se unió a la meseta y dio lugar a la cordillera Bética.


  El hecho es que esta zona estaba sumergida en el mar y fue ascendiendo poco a poco hasta dar lugar a estos campos, y que sirven para explicar el origen del azufre que se encuentra en la zona y que tanta importancia ha tenido en la historia no sólo local, sino que de este país, pues el mineral de azufre que se ha obtenido en esta explotación minera, el Coto de Hellín, ha sido desde el siglo XV uno de los más reputados a nivel mundial, por no decir el que más, dando toneladas y toneladas que se han visto repartidas por todo el mundo.


 No se tiene claro desde cuando se realizó la primera extracción de mineral de azufre, pues la primera referencia aparece en un manuscrito árabe del siglo XII, sin embargo se tiene constancia de que ya los romanos lo utilizaban e incluso existe algún autor que se aventura a proponer que los propios fenicios llegaron a introducirse en la península, precisamente por todo este corredor, y cabría la posibilidad de que unos de los productos de mercadeo fuera el azufre nativo, que en esa zona se daba a simple vista.

Si aumentas la foto podrás comprobar la cantidad de cuevas vivienda que hay en la ladera de los montes

 Sin embargo no es hasta el siglo XVI cuando podemos empezar a coleccionar fechas y datos que empiezan a ser realmente trascendentes:


- 2 de julio de 1562: Alonso de Monreal y Juan Sánchez de Buendía logran primera la concesión para la explotación. Aquí deberíamos fijar el nacimiento de Las Minas como poblado.

- 1589: Felipe II, consciente la importancia de tener una provisión de azufre de calidad para la mejora del armamento del que era el mejor ejercito del mundo, compra por 20.000 ducados las minas, de modo que el Cuerpo de Artillería pueda obtener todo el producto que le sea necesario.


- Hasta el siglo XIX la titularidad sigue siendo de la corona. Administrado por el Ministerio del Ejercito.
 - El coto llega a poseer 135 kilómetros cuadrados
 - 1868: Federico de Botella y de Hornos, ingeniero de minas, eleva un informe al Ministerio de Fomento donde se explican las graves deficiencias de la explotación, a saber, métodos de extracción completamente obsoletos, excesivo movimiento de tierras por continuar como explotación a cielo abierto, problemas con el exceso de escombros, ninguna operación automatizada, contando únicamente con mineros y animales para la extracción, hornos de escasa capacidad, técnicas de molido del material manuales, dada la proximidad de los ríos gran cantidad de mosquitos capaces de infectar a la población, con lo cual el período de trabajo en las minas se reducía a tan sólo ocho meses. Para que nos hagamos una idea, si 100 kgr. de azufre hellinero valían 128,42 reales, tan sólo nos costarían 24 reales esos mismos 100 kgr. si se trataba de azufre siciliano.
Los estratos de los sedimentos entre los cuales se puede ver como asoman filas de yesos, calizas y azufres.
  En el informe también se señalaba que debía realizar una notable mejora de las condiciones de salubridad en las viviendas cueva de los mineros. Y es este punto, el de las viviendas cueva, algo realmente interesante y que merece la pena el que una vez que lleguemos a la zona hagamos una visita a estas viviendas, pues lejos de suponer que se trata de una pequeña cantidad, podemos encontrar que la mayoría de los mineros que por allí vivían lo hacían en cuevas; calles y calles de cuevas robadas a las entrañas de las montañas.


  - 1870: Se privatiza la explotación dada la inoperante dirección de la explotación. Son varios los que se hacen con el Coto minero, con mayor o menor fortuna, pues es necesaria la renovación de todas las instalaciones.
-  1901: Cierre de la producción de las minas
- 1901-1917: Durante este período, tras el cierre de la mina, se logra sin embargo la época más próspera de la mina, dada las necesidades de azufre con la primera guerra mundial. Se unen las minas por ferrocarril con el trazado Madrid-Cartagena, lo que permite transportar muchísimo más material, se crea un central hidroeléctrica para poder hacer funcionar una serie de bombas de achique de las minas así como el electrificado de todo el recinto, se mejoran los hornos y los procesos de tratamiento.
- 1961: Cierre definitivo de las minas



RUTA "PREPARANDO" LA RUTA
 Y claro, con estos mimbres la ruta que tenemos que hacer por allí va a ser más que especial, pues a la visita al coto minero, tenemos que unir la visita al espectacular Estrecho de Los Almadenes, al embalse de Camarillas, a los restos de un poblado íbero y como no, a unas cuantas pistas forestales que por allí tenemos.


 Así que, conscientes de que los caminos sólo se conocen bien cuando se hacen, el gran Coronado y éste que suscribe nos fuimos el pasado Domingo, 31 de enero de 2016, con la intención de realizar una parte del recorrido, ¡y vaya que si lo hicimos!


 Realmente no pudimos recorrer toda la ruta, pues llegamos con la hora justa y queríamos volver pronto a Albacete, así que nos dedicamos a lo más cercano, o sea el Coto Minero y el Estrecho de Los Almadenes.


 Llegados a la aldea de Las Minas nos pusimos rápidamente a dar pedales, aunque no era muy temprano, todavía hacía algo de frío pero que rápidamente se nos pasó, pues los primeros kilómetros se realizan por un suelo bastante pesado y que pica para arriba a base de bien.


 Llegamos rápidamente a uno de los puntos más altos desde el cual la vista panorámica se hace realmente bonita y desde aquí tomamos una serie de pista que poseían una serie de toboganes con pendientes de más de un 20%, pero que se podían hacer si sabías aprovechar la inercia. En resumen, todo el recorrido es fácil, pero la parte técnica juega aquí un papel fundamental, pues el saber cambiar en el momento justo, aprovechar los toboganes y escoger el trazado bueno son fundamentales en toda esta zona.


 Terminada la zona de los toboganes se vuelve a bajar hacia la explotación minera, y nosotros decidimos visitar el extremo del coto minero para ver el río Segura, Salmerón, el pequeño volcán que queda enfrente, las viviendas cueva y como no, una boca de la mina, ¡que vértigo! Menos mal que está perfectamente vallado.


 Finalizada esta vuelta sobre el coto nos fuimos derechos hacia el río Mundo para ver el estrecho de los Almadenes, pasando por el antiguo túnel del tren, que posee en su punto central una especie de chimenea por donde entra la luz del día, toda una joya.


 La visita a los Almadenes la tienes que realizar bajado de la bicicleta, pues en su tramo final existen una serie de escaleras que hacen imposible el poder rodar por alli, aunque de todos modos son unos pocos metros y merece la pena el ir andando para poder apreciar el paraje.


 Aún nos quedaba algo más por hacer, subir hacia el pantano y tomar una especia de senda que lleva de nuevo hacia el Coto Minero. Dada la hora que era decidimos acortar la ruta y marchar hacia la senda, de nuevo fácil en cuanto a su rodada, pero sumamente técnica pues los porcentajes en algún momento pasaban del 20%...Pues a meter todo el hierro y a darte ánimos, que gracias a llevar un compañero así pudimos hacer los dos semejantes subidas.


 He de deciros que a estas alturas la sonrisa ya no se borró de la cara, pues aunque la ruta había sido corta y ya estaba hecha, pasamos una mañana realmente buena y el circuito merece ser hecho unas cuantas veces. Poco a poco lo iremos mejorando y desde luego recomendando.

 Y claro está, como buena misión de reconocimiento, paramos en el bar de Las Minas, donde nos tomamos una buena cerveza (la mía 0,0, hecho destacable, pero es que hay que conducir) y una oreja en salsa realmente buena. Ya aprovechamos para hablar con ellos y preguntarles como andaba el tema de comer allí, y desde luego que tiene muy buena pinta. Así que, para el día 28 ya tenemos sitio donde comer. Nos gustó el local y por lo que pudimos ver la gente parecía bastante amable, ¡saludos para la gente Las Minas, vaya que sí!


 Finalmente, quiero advertiros  que casi todos los accesos al coto minero cuentan con una cadena en la entrada con la que los vehículos no pueden acceder a él. 

 No os perdáis las 140 fotos que hemos realizado,  en este enlace os pongo todas.


 Y aquí está, como no, la ruta que hemos realizado, tan sólo 20 km., y no os pongo los datos de velocidad y tiempo pues realmente, ayer, nos teníamos que haber puesto un salacot en vez de casco, dado que fuimos a investigar, y de paso, pasar una muy, pero que muy, buena mañana.


9 comentarios :

  1. Impresionante crónica, muy muy interesante y las fotografías chulisimas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo JuanMa, espero que el próximo día 28 puedas unirte a la ruta que tenemos planteada, y si no, ya sabes que no va a ser precisamente la última que hagamos por la zona.

      Pues nada, a ver si nos vemos en unos días y compartimos ruta, ¡y almuerzo! ;-)

      Saludos...Edu

      Eliminar
  2. ¡¡IMPRESIONANTE!! la crónica es de las mejores, sino la mejor, de todas las que se han publicado en 40 Rutas. Crónica muy trabajada en cuanto a la información histórica, minera, de población, orográfica y demás calificativos relacionados con la zona y lo que ésta ha cambiado a través de los años, desde el siglo XVI, que se dice pronto.

    Muy bien relatado todo lo acontecido, incluso los flecos de la Primera Guerra Mundial y como la historia ha influido en las minas, sus hornos y la industrialización de la zona.

    En lo tocante a la parte más lúdica, diré que junto con la del Cojonazos y las rutas por la costa, ésta está entre las TOP TEN de mis rutas.¡¡Impresionante!! La zona da mucho para ver, lástima que esté a tantos kilómetros, pero ahí está.

    Sus caminos, pistas, sendas y demás parabienes de los 20 y pocos kilómetros que hicimos, puedo asegurar, que están vírgenes, porque no había rodadas de ciclistas. Ruta muy técnica, donde, como ha dicho Edu, hay que jugar con los cambios constantemente, sobre todo en los pequeños repechos donde...., benditos sean mis tres platos, ja, ja, ja. A molinete, me lo he subido todo, y eso que había rampas con un desnivel superior al 20%..., ¡ah! y alguna que otra bajada de vértigo. Terreno muy pastoso, suelto, blando y con mucha piedra, que obligaba a extremar las precauciones y no tocar el freno trasero más de lo necesario.

    He pasado un día fenomenal, disfrutando de cada pedalada, pues al ser un día de investigación y mucha foto, se para bastante y lo cierto es que el cansancio apenas si se acusa, también es cierto es que han sido muy pocos kilómetros, ja, ja, ja, bueno, la del 28 serán al menos, 15 o 20 kilómetros más.

    Los lugares por los que hemos ciclado, son todos de 10 incluidas las puñeteras rampas que tanto me gustan.

    Buen día en compañía del Sire y buen aperitivo en el bar de Las Minas, donde creo que podremos comer el día 28, ya sabéis, papas, huevos, chorizos, morcillas, en fin, menús refinados.

    Edu, apúntate una por la crónica y las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno chico, es que con la ruta y los parajes que hicimos ayer es normal que salgan las crónicas así ;-)

      He de decirte que en la primera cuesta abajo me quedé clavado, pero cuando te vi dejarte caer me animé bastante, de hecho ya no tuve problemas en toda la ruta; vamos, que yo no voy por allí si no te llevo a mi lado...ja ja j ja ja

      Supongo que la ruta, cuando la hagamos completa y podamos hacer todo el recorrido se nos va a quedar espectacular, pues si con el tramos que hicimos ya nos ha gustado de este modo.

      En fin chico, que luego te paso el trazado definitivo, que a buen seguro incluirá una visita a Salmerón.

      Saludos...Edu

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    3. Bueno, bueno, amigo Yellow, para el 28 no te creas que me queda mucho que contar...me voy a enrollar demasiado y tampoco es bueno. ja jj aj a

      La ruta fue muy corta, cortísima, pero es que no hubo más remedio que investigar los caminos que el 28 vamos a realizar. Hay una parte que ni siquiera rodamos, pero es de pistas por los montes aquellos, con lo cual no creo que haya problema alguna, y más todavía sin posibilidad de caza por la zona.

      Te va a gustar muuuuuuchooooo, hay todo tipo de recorridos, desde cuestas imposibles, a otras técnicas, suelos pesados, otros duros, otros pedregosos. Menuda colección la que allí tenemos.

      Bueno, ya casi tengo el recorrido trazado que luego colgaré para que le podáis echar un vistazo.

      Pues nada chico, a ver si nos vemos este fin de semana.

      Saludos...Edu

      Eliminar
  3. Estupenda crónica y reportaje, de un sitio estupendo y que será una buena ruta oficial el dia que la hagáis, este sitio es muy interesante, siempre es bueno hacer una pequeña prospección del terreno, para luego ir mas a lo seguro, hace tiempo lo tuvimos nosotros en mente, para hacer por ahí una ruta, pero no lleguemos a llevarla a cabo, esperamos esta ruta, que a bien seguro creara mucha espectacion, el lugar y entornos lo merecen, un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigos Ginetas, si alguna vez queréis hacer una ruta por allí a ver si pudiéramos coincidir, y de todos modos, espero que os sirva de algo el material y las rutas que estoy recopilando de la zona. La verdad, es una zona muy especial en la que se pueden encontrar rutas muy interesantes.

      El próximo día 28 tenemos una cita con aquellos caminos otra vez, y ya de paso, nos quedaremos a comer por allí...je je je je. También es importante, y es que, para la próxima me he reservado un especial culinario, pues según los expertos el arroz de aquella zona (Calasparra- Salmerón-Las Minas) es uno de los mejores de este país (y eso ya es mucho decir). En fin, ya os diremos como está la paella que pidamos.

      Saludos...Edu

      Eliminar
    2. Amigos Ginetas, si alguna vez queréis hacer una ruta por allí a ver si pudiéramos coincidir, y de todos modos, espero que os sirva de algo el material y las rutas que estoy recopilando de la zona. La verdad, es una zona muy especial en la que se pueden encontrar rutas muy interesantes.

      El próximo día 28 tenemos una cita con aquellos caminos otra vez, y ya de paso, nos quedaremos a comer por allí...je je je je. También es importante, y es que, para la próxima me he reservado un especial culinario, pues según los expertos el arroz de aquella zona (Calasparra- Salmerón-Las Minas) es uno de los mejores de este país (y eso ya es mucho decir). En fin, ya os diremos como está la paella que pidamos.

      Saludos...Edu

      Eliminar