“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

sábado, 13 de febrero de 2016

Contra viento y marea, por caminos y monte bajo

El día hoy, todo hay que decirlo..., no estaba para salir a practicar el deporte de la bici. Bien es sabido que estamos en Alerta Amarilla, rozando casi la Alerta Naranja por rachas de viento. A ésto, además, se le une las altas posibilidades de lluvia y algo de frío, ¡vaya, que el día pintaba para no salir! Pues ¿que hemos hecho algunos globeros...? Pues salir, como deber ser....

A las 08h.00' nos hemos dado cita en el inicio de la Rotonda donde empieza el Canal de María Cristina, Pedro Lara, Edu y un servidor de Uds., incondicionales y ávidos lectores de este nuestro blog, 40 Rutas, que por cierto, poco a poco nos vamos acercando a este número, 40.



Después de esperar un poco por si aparecía algún compañero, hemos decidido salir con dirección Oeste, justo buscando el viento, que hoy soplaba entre 38 y 42 Kms/hora con rachas que podían llegar hasta los 55 kms/hora, como luego a lo largo de la ruta hemos podido comprobar.

La ruta ya la teníamos decidida, en previsión del viento (para luego venir con él de espaldas y ayudándonos) y sobre todo, en previsión de la lluvia, propuse a Pedro y a Edu, que hiciesen un tratado por la zona de los Ojos de San Jorge, Casa del Monte y pinadas y monte bajo. Con éstas premisas, hemos salido por la vía verde del Canal de María Cristina buscando caminos y haciéndole cara a nuestro querido e inestimable Eolo.


El ritmo que hemos puesto, ha sido más que sensato a sabiendas de que con estas rachas, lo inteligente eran encontrar unos desarrollos adecuados y una buena cadencia. Pronto hemos llegado al Paraje de los Ojos de San Jorge donde se encuentra la Central Eléctrica abandonada y un poco más adelante, lo que en su día debió de ser un gran pozo de agua, rodeado por muretes de piedra.




Mientras Edu y Pedro hablaban sobre el pozo, yo me he vuelto unos cuantos metros atrás, no muchos para ver un pequeño monumento a la noria de agua que está en la vía verde y que aunque siempre lo he visto y vil veces habré pasado a su lado, nunca me he parado para verlo con detenimiento...., pues hoy era el día de hacer unas fotos y saber como antes se sacaba el agua de lagunas, balsas y demás sitios en cuya profundidad se pudiese acumular agua que se aprovecharía para regar los campos y dar de beber al ganado.





Después de un descanso, mínimo hemos seguido deambulando por los caminos de esta zona y sobre todo, luchando contra el viento que nos daba de frente y aunque, en algunas ocasiones hacíamos un giro y nos daba racheado, al final terminábamos poniéndonos, otra vez de frente.

Los kilómetros pasaban y entre Pedro y Edu, iba surgiendo la ruta, unas veces por allí, otras veces por aquí, pero con buen humos y buenas sensaciones.

En este punto hemos recibido rachas, creo yo, muy por encima de los 60 kms/hora, en algunas ocasiones, que han puesto en peligro la verticalidad de estos ciclistas.

Hemos avanzado por más caminos y pistas, pero siempre vigilados por nuestro incansable Eolo.

En alguna ocasión, la caída de tímidas gotas de agua nos hacía presagiar que la ruta la teníamos que abortar, porque...., una cosa es salir con viento y con frío...., y otra muy diferente, es salir con lluvia y volver a casa como una sopa. Así que, con esta premisa hemos seguido aún unos metros más mirando al cielo y rezando para que no nos lloviese. Júpiter por ahora, se estaba portando.



Hemos seguido unas pistas hasta llegar a un camino que en teoría, rodearía la Finca de Casa del Monte, rodeada por una valla pequeña, pero que nos permitiría seguir por ese camino, aunque el camino estaba impracticable, debido a la acumulación de matojos rodadores tan famosos en estas tierras albaceteñas, ródanos, creo que es el nombre de los bichos en cuestión.

Después de hacer alguna filigrana que otra por los caminos, nos hemos metido por un camino en medio de una pinada con monte bajo, ese monte bajo que tanto nos gusta, y esas pequeñas pinadas que nos dan un plus en este tipo de rutas.







Aparte de viento y la lluvia, que de vez en cuando hacía acto de presencia, el día estaba estupendo con una temperatura que no bajaba de los 7º C, perfecta para darle a la bici. Hemos seguido hasta llegar a una pequeña construcción que nos ha llamado la atención porque tenía todas las pintas de ser un canal de desagüe o riego para las tierras, pero no veíamos por donde podía venir el agua ni la continuidad del tubo por que la misma tenía que discurrir. Os dejo las fotos, por si alguno sabe darnos una explicación sobre tan curiosa construcción.







Sin embargo, no dejábamos de mirar al cielo, y es que se estaba poniendo oscuro por momentos, parece que podría llovernos, y sino, mirad, mirad


Visto lo visto y que se echaba la hora encima, pues habíamos quedado en Albacete, a eso de las 11h.00' para almorzar con algún compañero, decidimos ir haciendo un giro para llegar a Albacete, pero eso sí, pasando por una especia de cuco o construcción extraña, en la que su mayor aliciente, es que la puerta es la puerta de un ascensor, sí, sí, la puerta de un ascensor y, es que en Castilla-La Mancha, no se tira nada, todo es utilizable.







El tiempo se echaba y el cielo se volvía cada vez más gris, así que la decisión estaba tomada, nos marchábamos para Albacete a toda pastilla y además con el viento a favor...., pues os podéis imaginar, volando por encima de los 30 kms/hora o más. A todo esto, ya nos empezaba a caer agua, agua que se va a convertir en lluvia a la entrada de Albacete.


Algo mojados, hemos llegado a las 11h.00' y con puntualidad manchega a almorzar, un merecido almuerzo, por cierto, después de la paliza que nos ha dado el viento hoy. El sitio elegido en Albacete para darle gusto al estómago ha sido "LA NUEVA ORZA", en la que tantas veces hemos desayunado...., y sin bici.



Aquí hoy..., y no es por daros envidia a los que estáis leyendo estas líneas y viendo estas fotografía, hemos almorzado muy, pero que muy bien, como no podía ser de otra manera, muy bien atendidos por su propietario, PASCUAL, al que desde aquí le doy las gracias por aguantarme tanto tiempo y por alimentar nuestro cansados cuerpos hasta arrancarnos una sonrisa.


Pues sí, amigos, hemos empezado con un tomate pelado con su aceite, vinagre y ajito picado, ajo de mataero, plataco como para alegrar el día a un muerto, cañitas, vino y casera, Belmontes y carajillos. En fin, un placer para los sentidos, todo hay que decirlo, y todo en un muy buen ambiente donde no han faltado las bromas y las risas y por cierto, la frase del día, y no diré quién ni porque la ha dicho ha sido "después de que me he tragado todo lo tuyo.....", ya os digo que no penséis mal, pero en el momento que lo ha dicho y en el contexto que se ha dicho la frasecita, nos ha hecho a todos los presentes agarrarnos las tripas de la risas que nos ha producido la dichosa frase.





En fin, un buen día de bici, en el que ha imperado la sensatez ante la inminencia de la lluvia y el azote del viento. Saludos a todos los compañeros y nos vemos por los caminos.

Os dejo el enlace de la ruta para que veáis por donde hemos deambulado:

https://drive.google.com/file/d/0B44YsAdCIcKmU3pFOEEzMDZySUE/view?usp=sharing

Y os dejo los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.50'13"
Distancia recorrida, 50 kms
Velocidad Media, 17'6 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 41'6 kms/hora
Pendiente, -20% de mínimo y 16% de máximo
Calorias quemadas, 781, ja, ja, ja,

5 comentarios :

  1. Esta mas que visto que estais mas fuertes que el vinagre
    Y que no hay dolor
    Y que no hay nada mejor que la compañia de unos buenos amigos compartiendo mesa y mantel despues de una buena ruta
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si estamos fuertes o no, pero lo que si es cierto, es que en días como hoy, hay que salir mentalizado de lo que te vas a encontrar y sobre todo, poner unos buenos desarrollos, buscando la cadencia adecuada de cada uno. Aparte de esto, el viento nos ha vapuleado e incluso maltratado, pero le hemos ganado la partida.

      El almuerzo ha merecido la pena, pues hemos llegado a Albacete con 45 kms y sin nada que echarnos al estómago.

      Anímate y vente un día. Seguros que nos das sopas con onda.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Esta mas que visto que estais mas fuertes que el vinagre
    Y que no hay dolor
    Y que no hay nada mejor que la compañia de unos buenos amigos compartiendo mesa y mantel despues de una buena ruta
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. Amigo Coronado, que buena ruta la de hoy, lo que nos hemos reído y además, los buenos kilómetros que nos han salido, se me han puesto las piernas como las de un dinosaurio, mañana volverán a su estado normal...je je je

    Muy buena crónica, con ese punto que siempre le das, y por cierto, algunas fotos muy graciosas, la de Pedro encima del puente que parece que te va a dar una colleja, ¡memorable!

    Bueno amigo, cuidate y nos vemos el miércoles seguramente.

    Saludos...Edu

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto es que la ruta ha estado fenomenal, aunque nada técnica, si tenía su aquél, porque salir contra el aire de cara y máxime con lo que soplaba, tiene mérito y, además a sabiendas de que nos podía caer agua, como más tarde ocurrió.

    Lo pasé genial, pero el aire..., o te mentalizas de que ahí está o acaba contigo, menos mal que ayer en la ruta íbamos tres que siempre nos animamos entre nosotros, sino dan ganas de colgar la toalla.

    Un saludo Edu.

    ResponderEliminar