/* Añadido en 2017-11-10 para Slider */ /* Fin Añadido en 2017-11-10 para Slider */
“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

lunes, 16 de enero de 2017

El Júcar en invierno


 Buenos días.


 Que el castellano sea la lengua más rica en cuanto a vocabulario es una realidad innegable, es más, se huye de la facilidad que tienen otras lenguas para la construcción de nuevas palabras (sobre todo terminandolas en "ing"). Y esa riqueza no pertenece únicamente a los términos acuñados en España, debemos pensar en todas aquellas palabras que se incorporan continuamente, más y más palabras procedentes de cualquier latitud y que nos permiten ampliar cada día este tesoro que es nuestra lengua castellana.

 Y si un vocabulario es rico por esa variedad, aún lo es más por el uso de palabras antiguas, palabras que lamentablemente caen en desuso y que quedan relegadas a zonas geográficas donde se utilizan por la tradición familiar más que por otros motivos.

 Pues bien, vamos a atrevernos con dos palabras que se pueden escuchar en La Roda y que lamentablemente no están muy en boga en el resto, como son "entelerido" y "apechusques". "Entelerido" es estar sobrecogido de frío, que es lo que nos va a pasar esta semana con la ola de frío polar, y la otra, "apechusques" (no existe la forma en singular) es sinónimos de herramientas.


 Y estos términos además han tenido que ver con la ruta de este fin de semana por el río Júcar, pues he pasado frío y más frío, vamos, que he estado entelerido todo el fin de semana, y además mi rueda me hizo un feo en medio la ruta, menos mal que llevaba buenos apechusques y pude repararla. Y dicho lo dicho, vamos con la ruta.


 Como está haciendo tanto frío decidí que lo mejor era salir un único día, y más en concreto el Domingo, por dos razones básicas: la una por aquello del enteleramiento y la otra por la de un posible catarro que tenía en ciernes el viernes por la noche.


 En fin, que el Domingo también con mucho frío y viento me puse en marcha hacia el río Júcar, para hacer una buena ruta invernal por las riberas de nuestro querido río. He de decir que el agua estaba muy limpia, casi cristalina diría yo, y claro, si pensamos que cuando el río llega aquí ya ha pasado la mitad del curso, unos 250 kilómetros, ¿cómo es posible que otros ríos bajen con tanta suciedad? Que yo sepa aquí también son unas cuantas localidades las que van vertiendo aguas tratadas al río, y en esos 250 kilómetros da para mucho...bueno, ahí queda la duda.


 La idea era hacer algunas sendas ya conocidas desde el puente del Galapagar y por la orilla derecha hasta llegar el puente de El Carrasco. Así que, dicho y hecho, nada más llegar a la ribera empecé a sortear una senda tras otra, y además la temperatura empezó a ser muy agradable pues el viento en esta zona no molesta.


 El camino estaba perfecto, buenas sendas, limpias y algún banco de arena que hacen que el camino sea realmente divertido. Por cierto, en el camino anterior me encontré con un grupo de moteros, me aparté del camino pues venían varios y yo iba sólo, cediendo así el paso del camino pues estaba bastante estrecho; saludos y ellos con el dedo pulgar para arriba, buena señal, que duda cabe.


Como podéis ver los árboles están sin hojas, los tonos grises dominan el paisaje y hasta dentro de un par de meses el paisaje será muy parecido a este...¡da igual! A mi me sigue gustando una barbaridad. Al llegar al puente de El Carrasco crucé el río y pasé a la margen izquierda, donde descubrí una nueva senda (para mí) que parte a unos centenares de metros desde el puente. Se nota que son sendas muy utilizadas por las motos de trial que por allí pululan, pero que en su mayor parte pueden ser hechas en BTT.


 Aquí aparecen algunos terraplenes con unos porcentajes sólo aptos para motos, pero uno siempre puede echar el pie a tierra y sortearlos del mejor modo posible para continuar con la ruta, que dicho sea de paso, me encantó. Finalmente fui a parar a una rambla seca que posee un camino de BTT en todo el centro, una auténtica maravilla.

 Desde aquí me fui por la parte de arriba de la ribera en dirección al siguiente tramo de senda, más allá del Galapagar. Poco a poco fui ganando kilómetros hasta llegar a un punto por donde volví a ganar la depresión del río, y desde la cual me fui derecho hacia una zona de sendas que van picando algo hacia arriba, hasta que vuelven a salir a otra zona de descenso con una de las sendas que más he realizado por allí.


 Y desde aquí decidí que lo mejor era volver de nuevo para La Roda, era una hora más que buena y me iban a salir los kilómetros que esperaba. Así que de nuevo puse rumbo para La Roda, crucé el puente de Quitapellejos y subí hacia las canteras de Fuensanta. Así que tome por allí el canal del trasvase Tajo-Río Segura hasta La Roda, eso sí, todavía los charcos tenían un pequeña lámina de hielo, y eran las doce del mediodía.


 Poco más os puedo contar, simplemente que cubrí unos 42 kilómetros con un buen número de sendas y con ¡mucho frío!

 Aquí os dejo un enlace a todas las fotos y como no, la ruta:




 Un saludo...Edu


Para saber: Trasconejar
 Que existen muchas palabras en desuso no es ninguna novedad, y que tampoco se trata de que hablemos un castellano antiguo ya fuera de lugar también es muy cierto. Creo que debemos intentar utilizar de algún modo esos términos, hablar de ellos, utilizarlos alguna vez; en definitiva, se trata de no perderlos sin remedio, eso es lo importante.
 Tenía yo unos dieciséis años y siempre iba con prisas siempre a todos lados, siempre perdiendo objetos que además desaparecían justo en el momento más oportuno, en el de salir de casa; llaves para cerrar puertas, la calculadora para el examen, gafas de sol, paraguas...toda una colección de cosas que no había manera de encontrar.
 Fue en una de esas cuando mi abuela, lucentina de pro (de las de toda la vida), me dijo aquella pregunta que se me ha quedado grabada: "¿Qué se te ha trasconejado?". Aquella frase me hizo mucha gracia, muchísima gracia, y más con el acento y el gracejo cordobés de mi abuela...De todos modos siempre he pensado que es mejor mirar, por si acaso, y claro, en el diccionario aparecía y mira si estaba bien elegida la palabra, pues dicho de una cosa (-he trasconejado las llaves-), es lo mismo que decir, extravío o pérdida (-he perdido las llaves-). Por cierto, las llaves aparecieron.

4 comentarios :

  1. Si es cierto que nuestra lengua es rica en palabras y sus sinónimos...., cómo nos gusta definir varios conceptos con palabras diferentes, y no digamos de las frases hechas, chascarrillos, coletillas y demás giros para hablar de la misma cosa...., eso en toda España, pero si nos circunscribimos a Castilla-La Mancha..., ja, ja, ja, ¡ACABARAMOS!

    Veo que tú vieja Orbea sigue dando guerra y dándote el servicio que siempre te ha dado, ciclando y rodando por esa ribera del Júcar y esas zonas tan fantásticas de La Roda. ¡Que envidia coño no poder acompañarte¿

    Veo que hiciste una buena ruta con sendas, pistas caminos y demás parabienes que exigen las rutas Globeras.

    Saludos Edu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de esa bicicleta es que sigue llevando su cadena original...ni salta al cambiar ni nada que se le parezca...ja jaj ja. ¡Engañados nos tienen!

      Bueno, bromas aparte la suspensión delantera ya se le ha ido en gran medida, y bueno, pues se nota...pero da igual, la cuestión es que sigo merendando kilómetros con ella y todavía le quedan muchos kilómetros por hacer...ja ja ja

      La ruta fue especial pues hacía tiempo que no me dejaba caer por allí, y entre eso, y las palabras de marras pasé un fin de semana bastante bueno. En fin, que antes o después tendremos que repetir y a ver si nos hacemos por allí unas buenas sendas.

      Bueno amigo, un día más y un día menos. ;-)

      Un abrazo...Edu

      Eliminar
  2. El Rio Jucar tiene mucho juego. Y las rutas desde la roda son muy asequibles y se pueden hacer numerosos senderos por la zona, todavia queda mucho por inspeccionar...

    ResponderEliminar
  3. Ya lo creo que sí, el problema es que no tenemos tiempo para hacerlo todo...ja ja ja.
    A mí me encanta la zona de Fuensanta, Villalgordo, La Roda. Pero es que el resto también, Alcalá, Jorquera, Tolosa, El Barrio y tantos sitios más.
    En fin, seguimos y seguiremos dandonos la paliza.
    Un saludo...Edu

    ResponderEliminar

 
/* Añadido en 2017-11-15 para Slider */ /* Fin de Añadido en 2017-11-15 para Slider */