/* Añadido en 2017-11-10 para Slider */ /* Fin Añadido en 2017-11-10 para Slider */
“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

viernes, 11 de diciembre de 2015

Chinchilla, simplemente Chinchilla.

¡Hola amigos! La ruta de ayer transcurrió por tierras de Chinchilla, que da mucho juego para todo, más aún cuando vas tasado de tiempo como fue mi caso ayer.

El Martes pasado le comenté a Pedro Lara que iba a salir el Jueves, pero que por motivos personales, no lo podría hacer hasta bien pasadas las nueve de la mañana y que la ruta sería algo sencilla y corta. Pedro me dijo que no había problema, él saldría con Ronald más temprano para investigar y hacer sus sendas y que a eso de las once menos cuarto nos podríamos ver en la Churrería de la Plaza de Chinchilla y la vuelta ya la hacíamos todos juntos. Pues...., ¡Ni 500 palabras más! como suele decir Marcial.

Sobre las 09h.20' salí de casa con dirección hacia Chinchilla para hacer una ruta clásica, tranquila y sencilla. La temperatura se movía en torno a los 8º C, pero el aire..., cuando salí a campo abierto no era tan agradable y curiosamente, se me hacía muy cansado darle a los pedales. Es cierto que ir a Chinchilla, implica ciclar siempre cuesta arriba y con el aire en contra, pero creo recordar que en otras ocasiones he hecho esta misma ruta y no me ha costado tanto. ¡Será que los 50 años pasan factura!

Me encaré como siempre por el camino que sale de la valla en la Rotonda para la carretera de la Lonja hasta llegar a la finca, desde la cual o bien, subes a las canteras o más adelante, giras a la derecha y coges las culebras.



Tras dejar la finca atrás he iniciado la subida hacia las canteras. El camino estaba sumamente roto, con reguerones y cárcavas, con grandes banco de arena que en algunos tramos hacía que se tuviese que estremar la precaución para no hincar la rueda delantera con posible caída incluida.

Tras éste tramo de arena, venía otro con muchas piedras sueltas, pero que al menos daba la posibilidad de ciclar sin más peligro que el de que te pudiera derrapar alguna rueda y por fin, he alcanzado la cantera.



Tras subir a la cantera, no sabía muy bien si bajar por La Culebrilla o la Senda de la Oveja, o si por el contrario me iría a las pistas que salen un poco más adelante y de ahí dejarme caer hacia los dos puentes.

Pues nada, La Culebrilla a todo trapo, hasta el momento en me he tapado con una piedra del tamaños de un melón y después de ésta, varias más. Los labradores de ambos terrenos a los lados de la culebrilla, nos han dejado a los ciclistas regalos en forma de piedras. Esto supone bajar con cuidado porque la senda es estrecha y la piedra ocupa todo el ancho de la misma y, o bien, te sales al sembrado, o bien bordeas las piedras con cuidado y despacio para no pegarte el tortazo del día.

Tras dejar la Culebrilla, me he dirigido hacia los dos puentes y he subido a Chinchilla por su ladera. Me he dirigido hacia el repetidor y os aseguro que hoy me ha costado sangre, sudor y lágrimas llegar hasta arriba. Ya os he comentado antes que hoy la ruta sin ser nada del otro Jueves, me ha costado lo que no está escrito. Me he sentido en todo momento muy cansado y como si las piernas me pesasen unos cuanto quintales., sin embargo subir...., he subido. Cuando he bajado me he dirigido hacia la senda de la valsa, de aquí a la explanada de las gallinas tomando la senda que sale a su izquierda para ir al pueblo y subir a la plaza, pues ya casi eran las once menos cuarto y era hora de que quedada con Pedro Lara y Ronald.

Lo cierto es que mientras hacía una foto a la torre de la Iglesia los he visto llegar a la Churrería para el almuerzo, bien merecido.





Después de los saludos de rigor hemos metido las bicis dentro, en una especia de almacén que hay en la Churrería y nos hemos dispuesto a meternos entre pecho y espalda, medio bocata, vino y casera, Belmonte y chupitejos. Por cierto, Pedro Lara ha tenido el detalle de invitarnos pues ayer cumplía 49 añazos. ¿Quién lo diría? y nadie le puede echar la pata encima de la bici, vamos que no podemos con él...., ja, ja, ja,. Desde aquí te deseo FELIZ CUMPLEAÑOS y ¿Cómo no? espero que cumplas muchos más y los demás podamos verlos.




Por lo demás, buena compañía de regreso a Albacete, que dada la hora que era, Pedro Lara nos ha guiado por asfalto hacia Albacete y aprovechando que el aire nos daba de espaldas, hemos visto casi velocidades de 50 kms/hora.

Paso a poneros los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.54'20"
Distancia Recorrida, 46 Kms.
Velocidad Media, 16 kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 51'43 kms/hora
Pendiente con un - 19% de mínimo y un 13% de máximo
Elevación con una ganancia de 444 metros, con 724 metros de mínimo y 976 metros de máxima
Calorías quemadas, 604 ja, ja, ja.


3 comentarios :

  1. Bueno, otra más a la saca y además... Chinchilla siempre tiene un algo especial. Es posible que todavía tuvieras cansancio del martes, que fue durilla.
    Que se os dé estupendamente la cata, y no digo nada de mañana... ;-)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, otra más a la saca y además... Chinchilla siempre tiene un algo especial. Es posible que todavía tuvieras cansancio del martes, que fue durilla.
    Que se os dé estupendamente la cata, y no digo nada de mañana... ;-)

    ResponderEliminar
  3. ¡Buenas Tardes Edu! Puede ser..., simplemente que de vez en cuando haya que dar algo de descanso al cuerpo y no forzar más de lo necesario. Ya sabes que nuestro cuerpo es muy sabio y de alguna manera nos avisa cuando algo no va bien.

    La cata se ha dado estupendamente, con visita por la bodega, cata en la propia bodega, almuerzo y compra de vino. Todo ha salido estupendamente.

    Mañana nos vemos en El Pincho. Un saludo.

    ResponderEliminar

 
/* Añadido en 2017-11-15 para Slider */ /* Fin de Añadido en 2017-11-15 para Slider */