/* Añadido en 2017-11-10 para Slider */ /* Fin Añadido en 2017-11-10 para Slider */
“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

domingo, 15 de noviembre de 2015

"Ciclistas en la Niebla" o "Soltándole a las piernas"

El primer título de la crónica no ha sido idea mía, sino de Juanma, debido a la intensa niebla de la mañana, y el segundo título, ha sido idea de Pascuy, y es que..., hoy la idea era "soltar piernas después de la ruta de ayer" y no "soltándole a las piernas" como ha ocurrido hoy, pero pasemos a la crónica y os aclaro los dos títulos tan llenos de contenido.

La ruta de ayer, la que nos pegamos por la zona de Valdeganga y de cuya crónica ya ha quedado testimonio en el relato anterior a éste, nos dejó un poco tocados en las piernas, al menos a un servidor, así que nos conjuramos para el día de hoy en hacer una Chinchillada tranquila y sin tonterías...., ¡qué lejos de la realidad! y es que no lo podemos remediar.... SEMOS GLOBEROS....., lo demás es mera coincidencia con una realidad que no se ajusta a nuestra de darle al pedal, no tenemos remedio.

Pues bien, a las 09h.00' nos hemos dado cita en la puerta de El Corte Inglés, My Berme, Pascuy, Juanma, Adolfo y un servidor, presto al verbo con pluma y sin tinta, pero que da fé a través de estos engendros misteriosos que nos brinda la informática.

Deciros que hoy, después de mucho tiempo se unía a la escuadra Adolfo, que según él se encontraba bajo de forma, pero que honestamente, se ha portado como un campeón y eso que la ruta de hoy a Chinchilla, ha sido de todo menos tranquila y de soltar piernas, todo lo contrario, las hemos calentado y de lo lingo, pues bien, Adolfo a base de pundonor y engañifas ha finalizado la ruta y con nota y, mira que le hemos metido subidas y subidas a base de engaños, ja, ja, ja.

La ruta además ha sido un elenco de cordialidad en el sentido que la hemos dividido en tres partes, la planificada por mí, Parte Primera, la planificada por My Berme, Parte Segunda y la guinda del pastel, la planificada por Pascuy, Parte Tercer y traca final. Y eso a pesar de que la temperatura estaba por debajo de los 10ºC y que hoy nuevamente la niebla ha sido nuestra amiga inseparable hasta muy entrada la mañana, de ahí el primer título de la crónica.


La mía era tranquila, rodadora, muy abierta, con carga de kilómetros y bastante subidas. Hemos salido por la vía del tren, por debajo del puente, para llegar rápidamente a el agujero por debajo de la carretera que nos lleva a la Senda del Arenero o de la Cantera, con terrenos muy apelmazados y en muy buen estado para un agarre perfecto de los neumáticos. En la subida del arenero, Pascuy y My Berme se han despistado para hacer una senda  y los demás hemos seguido.



Para ir todos juntos, Juanma, Adolfo y yo hemos seguido hasta el inicio de la Senda del Agua, dónde está el cortijo abandonado y allí les hemos esperado..., de paso, meadita feliz y respiro para el cuerpo, que ya habíamos subido un poco.
 





Aquí hemos charlado un poco del desarrollo de esta primera parte. Les he comentado de ir hacia la Sierra Procomunal, pero hacia la zona la Rambla de la Balsa del Agua y la subida de Matamulas, sin embargo está última subida no la hemos haríamos, pero sí tomaríamos una senda que nos llevaría a una subida algo durilla de unos 200 metros con giros y curvas y el terreno muy destartalado, haríamos un giro por otra senda rodeando el valle del río seco para salir a una pista que nos llevaría al Cuco de Don Quijote y al monumento chinchillano a la Perdiz Roja Autóctona, bajar rápidamente a la vía de servicio a la altura de Forte y de ahí almorzar ya, justo con unos 35 kilómetros en el cuerpo bien hechos y con subidas exigentes.






Como ya he dicho antes, todos comentábamos la ruta a seguir y por dónde transcurriría la siguiente pedalada, punto éste en que mis compañeros me han dejado que yo decidiese este primer tramo. Por otro lado, Adolfo me comentaba que iba quemando carbonilla y echando demonios y venablos fuera del cuerpo y que lo que necesitaba es una salida entre semana para ponerse a tono y llegar a los fines de semana en buen estado para afrontar cualquier tipo de ruta, pero que por desgracia los compromisos laborales y familiares se lo impedían.

Juanma, por otro lado con sus molestias de espalda se estaba merendando la ruta, apenas sin darse cuenta y con una forma física muy, pero que muy buena.

Pascuy ...., bueno de Pascuy, mejor ni hablo, ja, ja, ja, hoy se ha vuelto a traer su bici de ciclo cross y otra vez no ha demostrado que con ella puede hacer lo que le de realmente la gana, sendas, caminos, pistas, toboganes, en fin...., lo que le de la gana.

My Berme, como siempre, aportando ese plus de humor disparatado y desenfadado que no deja indiferente a nadie y más fuerte que el vinagre, pues se ha pasado parte la ruta adelantándonos, bajando, subiendo, en fin..., que la perla sube a 20 y baja a 40 y le da lo mismo, él pone su velocidad y se ha acabado la historia.

En eso, todos nos hemos quedado perplejos al ver sobre el muro derruido del cortijo abandonado, una especia que ya en alguna ocasión había oído habla de ella, una especia de arácnido de cuatro patas autóctono de esta zona y que al parecer sólo sale en los días de niebla y frío y que debido a su gran tamaño no suele dejarse ver, salvo cuando ve a incautos ciclistas, a los que le encanta asustar y acojonar con un colores vivos y llamativos, señas de su identidad y de su peligrosidad. ¡Sí! Se trata de una especia que ya en los cuadernos de campo del fallecido Félix Rodríguez de la Fuente, se mencionaba su existencia, se trata del afamado y temido arácnido "ARACNIDUS BERMEJUS VENENOSUS". Os dejo la única foto que nos ha sido posible sacar y que espero que la ciencia tenga a bien reclamarme para un mejor estudio de este espécimen, curioso y variopinto donde los haya.


 


Pues bien, después de este encuentro fugar y no menos temido, hemos seguido la ruta que ya he comentado antes, aún con el miedo en el cuerpo y la fortuna de no haber sido atacado por semejante arácnido. En nuestro cuerpo sólo cabía la alegría de llegar sanos y salvos a la hora del almuerzo, almuerzo que hoy y por decisión popular ha sido en la Churrería, en la plaza de Chinchilla, dónde nos han atendido muy bien. Nos hemos sentado en un extremo del establecimiento y allí hemos dado buena cuenta de unas cañas, frasca de vino rosado y casera, medios bocadillos, carajillos quemados de ron y dos rondas de chupitejos, una de ellas por cuenta de la Churrería, y..., todo por 5 € por cabeza. Destacar de este sitio, lo bien que nos han atendido y sobre todo la tranquilidad que hemos tenido a la hora del almuerzo. Os dejo unas instantáneas de estos momentos.

 

 
 



 

 
 
La primera parte de la ruta, la mía, había concluido hasta el punto de avituallamiento. Nada más tenía que decir a mis compañeros que me han dejado dirigirles en esta primera parte, a mí, que siempre voy detrás con la excusa de que nadie se me quede rezagado.
 
La segunda parte de la ruta, la ha capitaneado My Berme que nos ha dirigido por las escaleras del túnel de los cañones hasta bajar a la estatua del Nazareno y de ahí, nos ha hecho subir por unas pendientes en las que todo el hierro era necesario, platos pequeños y piñones grandes y aún así a mí me han faltado desarrollos hasta el punto de que en la primera subida, se me ha empatillado la bici y me he quedado atrancado. A esta subida le seguía otra muy chula, muy estrecha, con un cortado a nuestra izquierda que daba vértigo, y que nos llevaría a la senda de la raíz, que cada uno ha bajado como ha podido o ha querido. La Senda de la Raíz, tenía su aquél sino pasabas por el sitio adecuando, pues la raíz que hace honor al nombre de la senda, es una raíz bastante inclinada, gruesa y alta...., vamos....., para soltarte una hostia como un general.
Hemos subido por la Senda que nos lleva a la explanada de las Gallinas para dirigirnos hacia la Senda del Agua, y aquí ha empezado la tercera parte de la ruta, orquestada por Pascuy. Hemos tomado la pista que sale a la izquierda de las gallinas y a escasos 200 metros, Pascuy ha tomado una senda que atraviesa una pinada, con todos los alicientes que puede tener una senda, giros, curvas, saltos toboganes, bajadas, pedregales, todo lo que se le puede pedir a una senda y además, limpia...., una senda muy limpia de las que da gusto disfrutar. No me preguntéis como se llama o si tiene nombre, pero si os puedo decir que después de casi un kilómetro, hemos dado con la Senda del Agua nuevamente y ya aquí nos hemos disparado alcanzando velocidades muy altas, tanto es así que otra vez estábamos en el Cortijo donde hemos visto el "ARACNIDUS BERMEJUS VENENOSUS", sin embargo ya no estaba, imagino que se habrá zampado a algún ciclista y estaría reposando su almuerzo.
 
Nuevamente nos hemos dirigido hacia la Senda de la Cantera o del Arenero, paso por debajo de la carretera, naves de cebolla, caminos y pistas, donde nos hemos desatado literalmente hablando y las velocidades superaban los 33 kms/hora, vaya que de ahí viene la segunda parte del título de la crónica, "Soltándole a las piernas" y no soltando piernas y es que en este grupo no sabemos ir de otra manera, ya lo he dicho antes SEMOS GLOBEROS.
 
Con la satisfacción de la ruta cumplida, en la que yo me atrevería a decir que ha sido un rutón, hemos llegado a Albacete. Pascuy se ha ido para casa, tenía algo de prisa y el resto, My Berme, Juanma, Adolfo y yo nos hemos ido a La Abuela Pepa a tomarnos una merecida jarra de cerveza, la cervecita de los campeones.
 
 

 Poco más puedo decir de un fin de semana intenso de ciclismo con dos rutas clásicas para nosotros, pero con tremendas variaciones que han hecho las delicias de propios y extraños. Rutas con carga de kilómetros y en alguna ocasión, exigentes en las subidas, pero ahí están, hechas y en nuestro haberes.

De los compañeros poco puedo decir que no se haya comentado ya...., sobran los cometarios, pero hoy si destacaría a Adolfo, al cual le habíamos prometido una ruta tranquila y que desde luego, ha sido de todo menos tranquila...., aún así ha podido con ella a pesar de llevar bastante tiempo en dique seco. Gracias a todos y salud para las próximas rutas que han de venir y vendrán.

Os dejo los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.35'00"
Distancia recorrida, 57'890 Kms.
Velocidad Media, 17'10 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 41'123 Kms/hora
Pendiente con un -36% de mínimo y un 26% de máximo
Elevación con una ganancia de 782 metros, con 722 metros de mínimo y 974 metros de máximo
Calorías quemadas, 902 ja, ja, ja.

7 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Si, ya hacía tiempo que Adolfo se hacía el remolón. Yo creo que vino a la ruta porque le aseguramos que íbamos a ir tranquilos..., no sabía lo que le esperaba, ja, ja, ja.

      La senda del agua está chula, qué te voy a contar, pero la variación que nos mostró Pascuy la hizo si cabe mucho más interesante. Como ya he dicho, es una senda tremendamente interesante y que da mucho juego.

      Un saludo Antonio.

      Eliminar
  2. Pues que muy buena crónica, todavía me río del ARACNIDUS BERMEJUS VENENOSUS, que por lo que veo sigue destilando tan buen humor como siempre...jaj j aj a

    Vaya ruta y vaya grupo más bueno el del fin de semana; no hago más que pasar envidia...pero bueno, que dentro de poco quiero aparecer en las crónica de nuevo y vestido de romano, ¡como mandan los cánones!

    Poco más que añadir a y simplemente decirte que ¡os vayáis preparando! ja jaj j aj

    Saludos....Edu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ARACNIDUS BERMEJUS VENENOSUS, junto al GALLUS PASCUALIBUS de cresta roja, que vimos en la Evaporita, son de las especias más variopintas que se ven en nuestras rutas y hay que documentar su existencia.

      La ruta, yo la consideraría de rutón, por todo, kilómetros, sendas, subidas..., en fin...., a mi me gustó y te la mostraré cuando te recuperes. TE VAS A CAGAR.

      Un saludo Edu.

      Eliminar
  3. Buena ruta, ya se nota por las mañanas que ya viene el invierno, vaya niebla parece Londres, pero ya dice el dicho, mañanitas de niebla tarde de paseo, estupendo avituallamiento y económico, y para una ruta tan buena, no puede faltar la cervecita de los campeones, salud y pedales.

    ResponderEliminar
  4. Llevamos una par de fines de semana con niebla, espesa, baja y pegajosa, pero que te da ese plus de vivir la bici y la aventura.

    La ruta por Chinchilla, qué deciros, no se acaban sus sendas y sus pistas y caminos, y si a eso le añades un buen avituallamiento, mejor que mejor.

    Saludos desde El Llano.

    ResponderEliminar

 
/* Añadido en 2017-11-15 para Slider */ /* Fin de Añadido en 2017-11-15 para Slider */