“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

martes, 6 de junio de 2017

Ruta rara, rara..., tiempo extraño..., ¡que llueve que no llueve!

¡Hola amigos! Pues sí, la ruta de ayer Domingo, se puede definir como "Ruta rara con tiempo extraño". Rara porque no sabíamos para dónde ciclar dado que el tiempo y las nubes, sobre todo, no nos daban mucha idea de lo que podía pasar a lo largo de la mañana.

Todas las previsiones del día anterior, todas las páginas del tiempo consultadas, apuntaban a que a partir de las 12h.00' del pasado Domingo, llovería...., y bastante por cierto. El viento era otro factor importante, por lo que la ruta a Valdeganga, que hace dos meses trato de hacer, no se pudo realizar..., tan sólo nos quedaba alguna ruta que estuviese dentro del cuadrante del SE, es decir, hacia Chinchilla, Pozocañada, Pétrola, El Hundimiento...., en fin por esa zona.


Con estas consignas, quedamos a las 07h.45' en la puerta de El Corte Inglés, Los Lara Broteher's, El Sire y yo mismo. Ya el tiempo nos indicaba que algo pasaría, nubes muy negras y desplome de temperaturas, ¿porqué hacerlo fácil si podemos complicar las cosas? Desde luego..., hay veces que se alían los elementos y contra ellos nada podemos hacer.


Poco a poco fueron llegando los famosos "mosqueperros" (va por ti Pedro), ja, ja, ja,, primero Paco Lara, con el que ya comentaba lo mal que pintaba el día, luego Pedro Lara y luego Edu.




En este instante, empezó a llover...., estábamos indecisos.... ¿qué hacer? Irnos a casa o buscar un pasillo con claros para no mojarnos. Por unanimidad, decidimos que ya que estábamos vestidos para la ocasión, saldríamos hacia El Hundimiento, ya que hacia esta zona, parece que se veían resquicios de luz o al menos, de poca lluvia.


Salimos hacia el antiguo barrio de Edu, haciendo sendas urbanas hasta entroncar con el Camino de la Baqueriza, dónde por supuesto nos esperaba "Margarita", que se levantó para saludarnos, pero no se acercó. Supongo que a estas horas de la mañana es mejor seguir durmiendo.

Cuando abandonamos el camino de tierra para tomar la pista asfaltada, nos volvió a llover y tras un breve espacio de tiempo debajo de un árbol reanudamos la marcha hasta Aguas Nuevas y de aquí a El Salobral, para enseñar a los Lara Broteher's una balsa a medio camino entre El Salobral y El Hundimiento, en la cual también había toboganes para pasar un rato de risas con la bici, pero al llegar a esta zona, la tierra, tremendamente arcillosa, se nos empezó a pegar a las ruedas, haciendo que ciclar fuese complicado por la acumulación de barro, así que hicimos unas fotos y decidimos que el día no estaba para muchas alegrías, pero sí estaba para un buen almuerzo.











Llegamos a una hora prudente a Aguas Nuevas, a el Bar San Isidro y aquí hicimos un alto para almorzar. Os dejo unas fotos, que hablan más que mil palabras.



Parecía que el día se iba aclarando, así que en previsión de que aún pudiera llover, marchamos hacia Albacete con la intención de lavar las bicis en el Polígono Campollano. Las cuatro estaban de barro hasta arriba, así que ....... ¡Leña al mono! Lavamos las bicis, limpiamos las botas y sus suelas del barro y alguno culo que otro que se puso coqueto, ja, ja, ja, ja, también le enchufamos la manguera a presión, ja, ja, ja, ja....., si es que me lo ponen huevo, ja, ja, ja.

De camino a casa, paramos en La Oficina, donde para celebrar lo raro, pero raro del día, nos tomamos un cubo de botellines con sus tapas.

¡Por cierto! Por 12€, tenemos un cubo de 10 botellines y dos tapas que lo cierto es que no son pequeñas, aunque hay que decir que La Estudiantina del Depósito del Sol, creo que por ahora en precio, botellines y tapas..., se lleva el número uno o al menos eso creo....., en cualquier caso, las cervezas estaban fresquitas que era lo que necesitábamos.

 Por lo demás, lo que he dicho al principio, la ruta fue muy rara..., más que nada por la incertidumbre del tiempo y, aunque intentamos adivinar y buscarle las vueltas a la lluvia, para que nos nos cayese ninguna gota, no fue posible. Tampoco nos empapamos, pero el desconcierto de las nubes y el viento y la trayectoria caprichosa que tomaba, no nos dejó hacer una ruta en condiciones, aunque...., bueno, kilómetros, lo que son kilómetros, salieron alguno que otro.








 De la ruta, deciros que fue rara porque el tiempo y la lluvia nos iban marcando el camino, pero está claro que con días así, por mucho ánimo que le eches al pedal, lo sensato es no salir o salir evitanto en la medida de lo posible el agua y el barro, cosa que casi conseguimos.

Os dejo los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.51'08"
Distancia recorrida, 54'890 kms.
Velocidad Media, 19'1 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 35 kms/hora.

2 comentarios :

  1. Todos los kilómetros cuentan, ya lo sabes, amigo. De modo que, aunque el día fuera raro, y nos tuviéramos que poner el chubasquero varias veces, pues que lo pasamos muy bien y tampoco salió una ruta tan corta.
    Las fotos son muy graciosas, la verdad es que lo pasamos como siempre, ¡estupendamente! ¿Y qué decir del bocadillo en el Rte. San Isidro?
    Como siempre, cogimos algo de barro, para variar...si llueve, porque llueve, si riegan, porque riegan...la cuestión es que me pongo más pringado de barro en verano que el resto del año.
    EN fin, que nos vemos el sábado.
    Un abrazo...Edu

    ResponderEliminar
  2. Pues..., la cuestión del barro amigo Edu, es algo que ya me empieza a cansar, más que nada, porque al final, todo ese barrillo y las piedrecillas va a machacar la bici.

    De todos modos, como bien dices la ruta estuvo pero que muy bien. Un saludo.

    ResponderEliminar