“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

jueves, 21 de septiembre de 2017

Rutas en miércoles: Volvemos por nuestros fueros


 Buenos días.


 Ya se va notando la vuelta a la normalidad: se acabó la feria, empieza el cole, las actividades extraescolares están aquí y como no, ¡nuestras rutas en miércoles!


 Y ayer nos juntamos nada menos que siete: Teo, Nino, Pedro Lara R., Luis, Josete, Coronado y éste que suscribe, que ya teníamos ganas de ir haciendo estas rutas que tan bien nos sientan, porque no sólo es la ruta, ¡ojo! Es esa tarde tan grata que pasamos, buenos compañeros encima de la burra y para terminar, una cerveza, que ya sabéis lo que pensamos, "también forma parte de la ruta", ¡vaya que sí!


 En fin, que ayer con puntualidad manchega nos vimos en el Puente de Madera para hacer una estupenda ruta hacia la zona de los Yesares. En esta ocasión se incorporaron Teo, después de todo el verano de "picos pardos" y Josete, con quien hacía muuuuuucho tiempo que no compartíamos ruta, y por fin ayer, volvimos a vernos para compartir este miércoles, y todos los que vengan por delante, que serán muchos.

 La salida la hicimos por el carril bici hacia Tinajeros, con buen paso pero sin forzar la marcha nos pusimos rápidamente en el "tajo", y al cabo de unos kilómetros de Tinajeros tomamos un desvío que te lleva hacia la zona de los Yesares, por una pinada que no esta nada mal, aunque parece que debió conocer tiempos mejores.


 Al llegar al camino que baja hacia el río por la antigua mina de yeso descubrimos que el suelo no es que esté mal, está peor...suelto, lleno de piedras y donde no puedes dejar ni un momento de mirar al camino por que lo más fácil es irte al suelo.

 Al llegar a la altura de Las Mariquillas decidimos que aún quedaba tiempo para algo más, así que nos fuimos hacia Valdeganga por la carretera que allí pasa, hasta llegar a la altura de un camino que te lleva derecho hacia el río Júcar, en concreto a la zona de la vía ciclista que por allí hicieron.

  Desde aquí nos fuimos en dirección Quasiermas, pero nada más pasar la carretera de Mahora, al cabo de un par de kilómetros, tomamos la que sería la última tachuela de la tarde, una pequeña subida pero con un desnivel superior al 15%, un caramelo final que no se hizo de rogar pues rápidamente lo subimos.

 La vuelta a Albacete a buen ritmo nos duró un pis pas, de modo que en tres horas cubrimos la ruta de unos 60 kilómetros que ayer nos merendamos, que para ser miércoles no está nada mal. A estas alturas, seguro que más de uno se estará preguntando que donde tomamos la cerveza, y es este caso, al entrar por la zona del cementerio, tenemos dos sitios, La Oficina y Los Corzos...ayer tocó Los Corzos.




Un abrazo...Edu

martes, 19 de septiembre de 2017

Nerpio: Solana de las Covachas



 Buenos días.


 Vamos con la segunda excursión que podemos hacer (más bien, debemos) si visitamos Nerpio. En esta ocasión nos vamos a colar en una ventana temporal que nos permitirá mirar hacia atrás casi 6000 años, visitaremos nada menos que el conjunto de pinturas rupestres de Solana de las Covachas.


 La excursión es muy sencilla y más que apropiada para los más peques, no tiene casi dificultades de acceso pero no está adaptada. Se trata de una visita guiada en la que nuestra guía nos explicará, abrigo por abrigo, que estamos viendo y como debemos interpretarlo. He de deciros que se trata de una gran ayuda, pero en este caso, sinceramente, se trata de una persona entregada a sus pinturas y a su trabajo, y hace que la visita sea más que interesante; gracias Elena por hacernos tan grata la visita.


 Bueno, antes de entrar en materia os recuerdo que debéis poneros en contacto con la oficina de información y turismo que está en la plaza mayor del pueblo y en la os tendréis que apuntar para poder realizar la visita. Esta visita se realiza los domingos y se sale sobre las nueve y media para llegar sobre las diez de la mañana al conjunto. Como hay que dejar datos y realizar un pago de 3 euros (agosto 2017) por persona, nos tocará ir un poco antes para que no haya retrasos, pero con el calor que cae en esos días casi que se agradece. No te olvides la mochila, algo de comer para los más peques y sobre todo agua, el nombre de "Solana de las Covachas" no está puesto de casualidad.  Los teléfonos y direcciones web los puedes encontrar en este enlace.


 Situemos en el mapa el lugar exacto de las pinturas: a unos dos kilómetros al sur de Pedro Andrés existe un pequeño arroyo donde está la fuente del río Taibilla, formando una pequeño cañón en el cual, en su ladera este, podemos encontrar una serie de abrigos horadados en la roca caliza, en ellos, completamente protegidos por un valla exterior y una reja en cada uno de los abrigos, se encuentra uno de los grupos pictóricos de arte rupestre levantino más representativo de la provincia (detrás, claro está, del abrigo grande de Minateda).


 Para llegar a ellos no lo haremos desde Pedro Andrés, pues ese camino es sólo apto para vehículos preparados, sino que al salir de Nerpio nos dirigiremos hacia Chorretites, un minúsculo núcleo de población donde finaliza la carretera (por decir algo) y comienza una pista de tierra. La excursión la lleva el vehículo de nuestra guía, y en ningún momento se trata de un trazado peligroso, ni mucho menos.

 En unos tres kilómetros llegamos a la zona de parking donde dejaremos nuestros coches y en unos minutos llegaremos al recinto por una pequeña senda no muy complicada; eso sí, nunca deja de ser una senda con piedras...ja ja ja


 Pues nada, ya estamos dentro y ahora es el momento de que nuestra guía, Elena, saque toda su maestría y nos cuente lo que estamos viendo. La visita está planteada de una manera muy amena, en la que los más peques (y los que no lo somos tanto) participamos en ella, y gracias a unos calcos en blanco y negro, podemos identificar en las distintas paredes todos los elementos que Elena nos va enseñando: cabras, ciervos, escenas de caza, rituales de caza, mujeres y muchos más elementos van apareciendo ante nuestros ojos, de modo que poco a poco nos vamos familiarizando con el estilo hasta que nosotros mismos somos capaces de ir descubriendo más y más detalles.


 Para que os hagáis una idea, esto sería un calco, y la foto, lo que realmente estamos viendo. Se puede apreciar como no es nada sencillo el "educar" nuestra manera de ver las pinturas si en primer lugar, no somos capaces de buscar algo concreto.





 Son muchos los trabajos, artículos y tesis las que se han realizado sobre estas pinturas, pues no en vano, poseen algunas características que lo hacen especial; además de la cantidad y calidad de pinturas, encontramos también escenas de arte representativo y esquemático; esto significa que esta zona tuvo que ser usada por nuestros antepasados durante mucho tiempo, pues el arte esquemático responde a unos patrones en la pintura mucho más avanzados que el representativo.

 Si queréis leer un muy buen artículo de las pinturas rupestres en la provincia de Albacete, podéis empezar por el artículo de D. Juan Francisco Jordán Montés, "El arte rupestre en la provincia de Albacete", en el vais a encontrar referencia a las pinturas de: Cueva del Niño en Ayna, Abrigo Grande de Minateda, Cueva de la Vieja en Alpera, Solana de las Covachas en Nerpio, río Arquillo, Alcaraz, Socovos, Hellín, Letur, Venta de Ticiano...Y no son las únicas, de hecho, siguen encontrándose nuevos yacimientos por toda nuestra querida sierra.


 Es tal la importancia del arte rupestre levantino que la UNESCO las declaró como Patrimonio de la Humanidad en 1998, y está formado por el conjunto de pinturas del mediterráneo español. Dentro de Castilla-La Mancha, la provincia de Albacete aporta nada menos que más de un 70% del volumen de las mismas...alguien debería ir pensando en que podría ser una buena inversión el hacer posible la visita a casi todas ellas, siempre que sea posible, y crear un circuito de un turismo realmente cultural y especializado...sinceramente, eso sería un buen impulso en nuestra provincia.


 Pues hasta aquí todo en cuanto a Solana de las Covachas. Como siempre, aquí tenéis el plano de situación y un enlace a todas las fotos.

 En la próxima crónica hablaremos del Cerro del Macalón, una impresionante subida con premio final.

 Un saludo...Edu


domingo, 17 de septiembre de 2017

Albacete, Miralcampo, La Pinada, Bajada de Los Yesares y Motilleja

Ayer..., la intención era haber hecho parte de esta ruta, como una express para no cansar piernas, pero el catarrazo que arrastro de esta semana (de hecho, en la salida de los Miércoles con los compañeros, no puede asistir) y el cansancio acumulado de madrugar para ir a trabajar, hicieron que no saliese con la bici, y eso..., que había quedado con Pedro Lara (el nuestro) para desayunar en El Badil a las 10h.15'...., bueno ....., salir no salí con la bici, pero a la cita del almuerzo..., si que acudí.... ¡como es de ley!

Durante el almuerzo le dije a Pedro Lara mi intención de hacer la ruta que os he puesto más arriba, pero que todo estaba en función de como evolucionaba con el catarro. Pedro por su parte, me comentó que él no lo tenía muy claro, porque tenía comida familiar de las que se alargan hasta la cena o ¿quién sabe si más? No había nada claro por tanto.

Por la tarde, los Patillas Rotas, pusieron una ruta hacia el Polvorín de Chinchilla, yendo por Aldea Nueva, que me pareció muy atractiva, por la tirada de kilómetro y porque esa zona me gusta para ciclar, pero claro, todo estaba supeditado a mi catarro y la congestión que tenía.

Sea como fuere, nada tenia claro...., hasta que esta mañana me he despertado sobre las 07h.00' con bastante buen estado. Parece que no tenía tanta congestión nasal y físicamente no me encontraba muy mal, aunque a lo largo de la ruta han aparecido las mucosidades y la falta de respirar por la nariz que me ha penalizado mucho y me ha hecho parar en innumerables ocasiones, las mismas que he utilizado para hacer fotos a "casco porro". En definitiva, que me he quedado con las ganas de irme con los Patillas Rotas, pero dado que me he despertado antes de la cuenta (ellos habían quedado a las 08h.45') y que luego, físicamente...., no estaba muy allá...., casi mejor haber hecho la ruta de hoy.



El caso, es que a las 08h.00' ya estaba vestido para la ocasión y encima de "Rosario" dispuesto a pedalear, eso sí...., a mi ritmo, sin prisas y haciendo las paradas que mi maltrecho cuerpo me exigiese, que han sido muchas por cierto. La mañana estaba fresca, no más de 11º C a estas horas y el sol, estaba saliendo, vamos que no habían puesto las calles todavía.

Rápidamente, he llegado al primer puente y aquí, mi primera parada no por cansancio, sino porque nunca ante me había parado para hacer unas fotos del puente y de la red de vías que pasa por debajo de él, así que ....., toma tanda de fotos.




Una vez bajado este puente, he hecho la "Senda de Pedro Lara", que por cierto, estaba llena de cristales y botellas rotas y, además, llena de hierbajos que no dejaban ver muy bien el camino, pero bueno, me ha llevado hasta el segundo puente, el que atraviesa la autovía y nos lleva al cementerio.


Como veis, la mañana estaba despertando y con este despertar, me he encaminado hacia el Cementerio y de aquí, poco a poco he ido ganando kilómetros..., y a medida que ganaba kilómetros, iba dejando un rastro cual ejército, gran ejército de babosas... ¡Qué barbaridad, lo que he hechado!

He seguido atravesando caminos hasta llegar al Cordel de Pozo Rubio, que también lo he atravesado y de aquí, siguiendo un camino, muy empedrado, he avistado ya la Finca de Miralcampo...., ¡ya tenía una parte del recorrido hecho!



Tras dejar Miralcampo a mis espaldas, el paso siguiente era La Pinada de los Yesares, una zona verde de pinos y demás árboles, arbustos, retamas, hierbas y hierbajos, monte bajo, piedra granítica y demás orografía que nunca ha decepcionado a este grupo de ciclistas cuando lo hemos atravesado.




Terminada La Pinada he salido propiamente a Los Yesares y desde aquí, la idea era continuar recto, sin tomar el camino senda que nos lleva al Aula de la Naturaleza o las sendas del Riachuelo..., no..., en esta ocasión, la idea era hacer la bajada de Los Yesares, pero antes tenía que atravesar un tramo de riego, que en esta ocasión y todo hay que decirlo, estaba perfectamente puesto..., me refiero a las placas de metal que se ponen detrás de los riegos para que éstos no pongan los caminos perdidos de charcos y barruzo. Os dejo unas fotos que dan fe de lo que digo.



Parece una tontería, pero tanta parada para hacer fotos, me ha dado mucha vidilla para expulsar líquidos casi sólidos y tomar un poco de aliento para poder seguir y de esta manera, hacer la Bajada de los Yesares con seguridad y confianza y eso, que hoy....., estaba especialmente rota....., mucha piedra del tamaño de una pelota ping pong y mucha cárcava y reguerón. En fin, que al final he bajado despacio hasta llegar a la carretera que va a Valdeganga. Aquí giro a la izquierda, para buscar la senda, pequeña senda, pero tremendamente divertida que nos mete en Las Mariquillas en las que y, como no, he parado para hacer una foto al río y al área de descanso, donde nuevamente me ha venido de maravilla hacer una "kit kat".



He vuelto por mis pasos para subir hasta la carretera y desde aquí dejarme caer hasta el puente viejo, desde el cual tantas y tantas veces hemos visto pasar nuestro querido Río Júcar.

Lo he atravesado con saltito incluido a la mitad del puente y he girado a la derecha para tomar la mini senda que nos lleva por debajo del puente, giro a la derecha y camino hacia arriba hasta llegar a una bifurcación, en la que en esta ocasión, en lugar de tomar el camino de la izquierda, he tomado el de la derecha con salida a unos 3 kilómetros, a una pista principal que nos llevaría al carreterín por el que llegaría unos kilómetros después a Motilleja.




Siempre que venimos a Motilleja, nos limitamos a almorzar, antes en La Trilla y ahora, en Casa Bigotes, pero ya sabéis que yo al ir solo, nunca almuerzo, así que hoy me he dedicado a dar vueltas por el pueblo hasta que he llegado a su Iglesia con una pequeña plaza a pies de su entrada principal y, bueno....., pues instantáneas al canto, que para eso lleva uno el teléfono móvil...., para inmortalizar momentos culturales, no sólo gastronómicos, ja, ja, ja. ¡Hombre, todo hay que decirlo..., porque he venido sólo, que sino...!




Después de descansar, tomar unas uvas pasas y echar más fluidos, he decidido que era hora de volver y lo he hecho por dónde siempre lo hacemos por la Carretera de Cuasiermas hacia el Puente de Cuasiermas, pero en esta ocasión he parado para fijarme en las oquedades y erosiones de la pared de la derecha de esa bajada, ¡Impresionante lo que hace la lluvia y el viento!






Y cómo no..., en un día donde he hecho fotos a todos los puentes no podía ser menos el de Cuasiermas, que nunca nos paramos para inmortalizarlo, mirando siempre desde arriba y con serenidad el paso de las aguas del Río Júcar.






Antes de pasar el Puente de Cuasiermas y a la derecha según se baja la carretera he visto un camino senda que me hubiese gustado investigar y pasado el puente, a la izquierda, también he viso un camino senda que discurre por el margen derecho del río, que igualmente, me hubiese gustado investigar, pero por desgracia hoy no tenía cuerpo ni muchas ganas para investigaciones, así que os invito y emplazo para que el próximo fin de semana hagamos algo por Motilleja y termine estos dos caminos sendas a ambos lados del río.

Desde el puente, la ruta estaba clara, subir hasta Las Pinaillas y sufrir, pues aunque el viento soplaba en contra y no con mucha fuerza, bien sabidos es por todos vosotros que las subidas pueden conmigo, pero nobleza obliga y yo ya sabía lo que me esperaba, así que con calma, sensatez y ánimo, he subido hasta llegar hasta Los Pinares del Júcar, el Polígono Romica, las tres rotondas de la vía de servicio, cementerio, los dos puentes y por fin, mi casa.

Os diré que la ruta la he disfrutado mucho, la ha hecho al ritmo que mi estado físico me ha permitido y aunque me hubiese gustado acompañar a los Patillas Rotas, creo que hoy hubiese sido un auténtico lastre. En fin, es lo que tiene el ciclismo y los catarros por cambios brusco de tiempo.

Os dejo los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efecivo de pedaleo, 03h.24'18"
Distancia recorrida, 62'910 kms.
Velocidad Media, 18'4 kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 50'8 kms/hora