/* Añadido en 2017-11-10 para Slider */ /* Fin Añadido en 2017-11-10 para Slider */
“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

lunes, 27 de junio de 2016

Rutas del calor: Otra vez al río y un cuco reciente


 Buenos días.


 Segunda ruta del calor en pocos días y además repitiendo, casi, casi, la ruta del miércoles anterior, sólo que esta vez con una variación muy interesante a propuesta de Pedro Lara (el nuestro) para ir a ver un cuco de reciente construcción.

 Y es que aunque quedamos bien temprano, nada menos que a eso de las ocho, el "lorenzo" nos volvió a apretar de nuevo y de que manera: de nuevo pensamos en que lo mejor era coger alguna ruta hacia el río, hacer alguna senda y de paso, investigar por allí algún camino nuevo.

 El recorrido hasta la zona del bosque próximo a Los Yesares es bastante anodida y con estos calores, todavía se hace más aburrida pues los caminos están realmente polvorientos y lo único que tienes ganas es de llegar pronto.


 En fin, que llegamos finalmente a la zona del bosque y una vez allí tomamos una pista que te lleva derecho a un cuco de reciente construcción y que está en un perfecto estado, con unas paredes que bien podrían servir como refugio nuclear y que a buen seguro, proporcionarán esas paredes más de una buena siesta (o lo que se tercie) a sus moradores. Ahí os dejo unas fotos realmente espectaculares de la construcción.



 Una vez visto y fotografiado el cuco no tiene uno más remedio que meterse por un pedregal infame, eso, o seguir en línea recta hacia unos panales plagados de abejas, a lo que evidentemente Pedro y yo elegimos piedras.


 Desde aquí nos dejamos caer hacia el aula de la naturaleza donde paramos de nuevo a investigar para ver si existe algún camino o senda que permita seguir el cauce del riachuelo que por allí pasa, pero tan sólo pudimos comprobar que es una zona donde se dan estupendamente los mosquitos, así que rápidamente nos fuimos de allí en dirección de nuevo al río.

 Pero como la curiosidad nos puede, vimos una nueva pista que pica hacia arriba de manera arrebatadora y que si pasas por allí, pues que no puedes dejar de hacer...aunque mejor pensado si puedes dejar de hacer pues no lleva a ningún lado y te mete en un campo de almendros donde mantener la vertical es bastante difícil...ja ja ja


 En fin, que cambiamos el casco por un salacot y seguimos investigando por aquellos lares pero fue imposible encontrar nada que mereciera la pena de hacer con la BTT, eso sí, el paisaje era tremendo y de hecho, llegamos a encontrar una encina impresionante en la que no tuvimos más remedio que para poder hacernos una foto en condiciones.


 A esas horas el calor empezaba a apretar, así que nos fuimos derechos a Albacete por la antigua carretera, pero no puedo decir que con viento fresco dado que a eso de las once ya caían temperaturas de 30 grados...¡y subiendo!


 Por supuesto al llegar a Albacete nos hidratamos convenientemente, esta vez en el Pequeño Careta II donde nos pusieron unas jarras de cerveza bastantes apañadas.


 Pues nada más, aquí os dejo el enlace a todas las fotos, y como no la ruta.



Saludos...Edu

sábado, 25 de junio de 2016

Rutas del calor: Empieza lo bueno



 Buenos días.

 Hace calor, mucho calor, y es que hemos empezado el verano por la puerta grande. El calor para algunos significa vacaciones, playa, terrazas, helados y no sé cuantas cosas más, pero desde luego, si eres aficionado a la BTT esta es una época del año que no puedes desaprovechar...¡pero con mucho cuidado!

 No es que vaya a hacer una colección de buenos consejos sobre las precauciones que hay que tener cuando el "lorenzo aprieta", pero vaya, tampoco está de más que pongamos en práctica nuestro sentido común, aunque sea éste el menos común de los sentidos, y que cada vez que hagamos una ruta pensemos en llevar suficiente agua, geles o barritas, no salir solos, evitar las horas centrales del día, usar algún tipo de crema protectora, intentar seleccionar rutas donde la sombra pueda cobijarnos y sobre todo...¡a la vuelta hidratarse convenientemente!


 Pues nada, que el pasado miércoles nada menos que Teo, Nino y este que suscribe nos dimos una de las últimas salidas en miércoles de la temporada de verano; el calor aprieta, el viento aprieta, y algunos caminos...¡también aprietan! Y si no, ya verás.


 Dado que el día se las prometía calurosas quedamos a eso de las cinco para tomar una ruta que nos llevara al río Júcar donde poder hacer algunos caminos por allá, en las margen del río Júcar. El viento nos sopló a base de bien, y lo que es peor, muy seco, lo que unido a unos caminos por la finca de Miralcampo donde sólo hay polvo y piedras hizo que bien pronto empezaramos a renegar de Eolo y todo su sequito.

 En fin, que llegando por fin a la zona boscosa próxima a los Yesares empezamos a respirar algo, sombras y algún que otro campo de regadío empezaron a sonreirnos y hacer de la ruta algo más normal. Aunque para ese momento nuestra boca ya estaba seca y la lengua era más un trapo que otra cosa.


 Llegados a la zona del aúla de la naturaleza tomamos la senda del riachuleo, que por cierto, la han arreglado bastante bien en una parte de su trazado. El riachuleo lleva agua, y además se puede cruzar sin que la bicicleta se hunda demasiado en el fango. Yo opté por pasar bajado de ella por los juncales y creo que es la mejor opción.


 Desde aquí, el bueno de Teo nos propuso continuar por el río hasta llegar a El Torcío y así que lo hicimos, pues es un camino de mucha belleza que transcurre al lado del río Júcar, con sombras y con todos los predicamentos que antes os he narrado.

 El camino se hizo fácil, muy fácil pues la conversación era buena, con risas de por medio y con un paisaje espléndido. Al llegar a El Torcío paramos un rato para tomar un respiro y afrontar la última subida de la tarde, la cual hicimos bastante bien y que nos llevó al camino que en su momento se abrió para llegar desde Albacete hasta el río Júcar en BTT; y digo bien en su momento, porque lo que es ahora es mejor no meterse por allí.


  Nosotros, al llegar al principio del mismo pudimos ver que estaba en muuuuuy buen estado...hasta que un kilómetro y medio dentro, te metes en una especie de trampa depilatoria, con no sé que cantidad de cardos y demás plantas con pinchos que te van dando una sesión de depilación y exfoliación, eso sí, completamente gratuita, y que facilmente llega a la altura del manillar. A ver si algún día alguien lee esto y toma cartas en el asunto.


 Total, que al final Teo pinchó la rueda de atrás, y yo, llegando a Albacete descubrí que había pinchado las dos ruedas...ja ja ja. Suerte que pudimos llegar antes de perder todo el aire al bar Entre Amigos, donde dimos cuentas de unas espectaculares jarras de cervezas congeladas que entraban como el agua, y es que, la hidratación es importante, pero hacerlo con amigos después de una buena ruta...no tiene precio.

 Pues nada más, aquí os dejo con el enlace a todas las fotos y como no, el track. Casi unos 50 kilómetros de puro BTT.


Saludos...Edu

martes, 21 de junio de 2016

TU Y YO A 3 MSC

¡Ja, ja, ja....! Hoy el título de la crónica va con un poco de guasa, pero es que en la pared de una caseta he visto escrita esa frase...., algo parecido a la famosa frase de "quiero pasar el resto de mi vida contigo......, MOÑECO!, llegando a la zona de Santa Ana y, es que por aquí, por esta zona deben de ser muy enamoradizos porque la frase que da título a la crónica, la he visto escrita en Los Anguijes. Aquí va la foto para que la veías.



Seguramente lleve tiempo pintada y nunca nos hemos dado cuenta de su existencia porque cuando vamos al Hundimiento, directamente giramos a la izquierda y no atravesamos el puentecito que hay más adelante y que nos lleva a Los Anguijes, pues justo la caseta que está a la izquierda, antes del puente es donde está escrita la frasecita.

A eso de las 07h.45' y siguiendo mi concienzudo plan de entrenamiento y recuperación de la forma física y porque no decirlo, de mi plan para recuperar otra vez el callo en el culete, y dado además que el viento no me era propicio para ir para Chinchilla, he decidido ir hacia la zona de Las Capiruzas, ,pero intentando hacer algo nuevo.

De esta manera, en algún momento y tras investigar caminos he salido al Trasvase del Tajo-Segura, en el que he parado para tomar alguna barrita y un poco de agua.


Me ha llamado la atención hoy ver, que a lo largo del trasvase, el agua estaba prácticamente estancada, sin movimiento, como una balsa.


Sin embargo y si os fijáis bien, venía a tome de agua...., vamos que para desbordase..., tan sólo le faltaba unos 40 cm. más o menos.


Esta ruta es un clásico para todo los ciclistas de BTT y sobre todo para nuestro grupo y ya, sea dicho de paso, para el que firma esta crónico, que ya eb más de una ocasión ha dejado claro que ciclar por aquí es algo que me gusta y me divierte bastante.


 


Bueno, pues después de unas cuantas horas de bici y de hacer más kilómetros que el día anterior, he decidido dar la vuelta y no abusar. Llevo desde que deje la bici, por motivos que todos conocéis, casi dos meses ya, tres salidas con ésta. Cada una me ha hecho completar diferentes rutas con más kilometraje en cada una de ellas, por esta razón, aunque quizás, pudiera haber hecho algo más, la decisión estaba clara....., "sin prisa, pero sin pausa".

Paso a poneros los datos técnicos de la ruta de hoy:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.08'33"
Distancia recorrida, 47'980 Kms.
Velocidad Media, 22'4 kms./hora
Velociad Máxima Alcanzada, 35 kms/hora
Calorías quemadas, pues hoy...., ya parece que se van quemando unas pocas, ja, ja, ja.

lunes, 20 de junio de 2016

55 kilómetros por Chinchilla y el origen de la cueva de las bolas


 Buenos días.


 De vez en cuando es bueno darse un gustazo y eso es lo que hice el pasado viernes 17. Y es que tuve el día libre mientras todos los demás estaban trabajando, que desde luego, si no te encargan ningún tipo de recado son de los mejores días libres que uno puede tener.

 Así que a eso de las ocho y media no tuve más remedio que ponerme en marcha con mi btt y hacer una ruta, con mayúsculas, por toda la sierra de Chinchilla.


 El día pintaba excepcional en cuanto a la meteorología, no mucho calor y algo de viento fresco que durante todo el día estuvo soplando; al final del día empezó a soplar con algo de fuerza, pero bueno, ya estamos acostumbrados por aquí a esto sea siempre así.


 La idea era hacer unas cuantas sendas sin fijarme mucho en cual hacía primero o cual hacía después, y así me salió una ruta muy buena en cuanto a kilómetros (55), metros de desnivel (cerca de 900) y tiempo ocupado (unas tres horas).


 En primer lugar me dirigí hacia la sierra procomunal por el lado norte, en una subida con algunos tramos de un porcentaje de dos dígitos, pero que con paciencia y el molinillo a todo tren pude hacer sin muchos problemas.

 Tras cubrir varios kilómetros por esta zona decidí que lo mejor era encarar la ruta hacia el bosque de las palabras y desde allí ganar la espalda de la zona de las barbacoas. Poco a poco fui cubriendo kilómetros y llegados a este punto puse rumbo hacia el monte del repetidor partiendo desde el llano de las gallinas.

 Una vez que llegué arriba me dejé caer por la senda de la balsa para llegar otra vez al llano de las gallinas y tomar desde allí la senda del agua o río seco, pero no la hice completa sino que al llegar a la altura de la senda del Open la tome en dirección ascendente, que es como más me gusta hacerla.

 Esta senda te deja otra vez en el llano de las gallina, ¡como no!...ja ja ja. Total que desde aquí aún me dio para hacer de nuevo la senda que te lleva a la carretera que sube al repetidor y que había realizado unos minutos antes, sólo que esta vez me dirigí hacia Chinchilla.

 Aún me dio tiempo a pasar por una zona cercana al cementerio donde podemos encontrar estas curiosas formas geológicas de piedras en forma de bolas, o esférulas si hablamos en propiedad. En este punto hemos de darle las gracias a http://www.aventurasgeologicas.com/, quién he tenido a bien el explicarnos cual es el proceso de formación de estas singularidades.


 Poco más os cuento, la vuelta a Albacete fue tranquila y donde además pude compartir ruta con otro ciclista que había aprovechado la mañana como yo. ¡Menudo día más bueno!

  Os dejo un enlace a las fotos y como no, la ruta.




Saludos...Edu

Para saber: Proceso de formación de las esférulas

 Os transcribo tal cual el correo de nuestro colaborador, pues creo que además de ser una persona muy agradable, creo que explica el fenómeno realmente bien y de manera amena. Nos dio más información sobre el tema, pero creo que se sale un poco de nuestro objetivo. De nuevo, agradecer desde aquí a http://www.aventurasgeologicas.com/ su interés y su ayuda.


He recibido tu correo, pero no he tenido tiempo de elaborar una respuesta. No conozco el lugar en particular (la Cueva de las Bolas) pero me parece muy interesante. Parece constituir un típico ejemplo de característica geológica muy llamativa que ayuda a causar interés en esta ciencia. He visto ejemplos similares en el Mompichel, relativamente cerca. Parece tratarse del mismo fenómeno, aunque aquí se manifiesta de forma más espectacular y conspícua. Algunas ideas:

1. Podría tratarse de concreciones que se formaron diagenéticamente en los materiales de las Formaciones Utrillas y Sácaras. El palabro diagénesis se refiere a los cambios que tienen lugar en un sedimento durante el proceso de transformación en roca. En este caso, se formarían nódulos por precipitación de carbonato cálcico o sílice que cementaría el material en torno a un núcleo, lo que termina por formar las bolas. Es un mecanismo relativamente frecuente. De ser así, las bolas estarían aplastadas (con una forma más bien elipsoidal) a causa de la compactación que siempre acompaña a la diagénesis. En el caso de la formación Utrillas la sílice es muy abundante a causa de la abundancia de cuarzo. 


2. Alternativamente podría tratarse de un fenómeno posterior a la litificación (la transformación del sedimento en roca) ya que de esta forma se explica la forma subesférica. Su origen podría estar en la infiltración de agua de lluvia en el terreno. Este agua actúa como fluido que disuelve el carbonato o la sílice en capas de roca contiguas y lo transporta hasta las capas arenosas, donde precipita cementando las esférulas. 


En las fotos veo que aparecen concentradas en niveles muy continuos, constituidos prácticamente en su totalidad por una acumulación de esférulas. Eso parece hablar de un fenómeno intensivo y diría que favorece la explicación 2.

Os dejo un par de enlaces del propio blog sobre el Mompichelque os ayudarán a tener una imagen del contexto:




 Aquí os dejo el enlace a una de las primeras rutas que hicimos al paraje: http://40rutas.blogspot.com.es/2015/05/el-misterio-de-la-cueva-de-las-bolas.html.

domingo, 19 de junio de 2016

2ª Salida..., vamos a ver si llegamos a El Polvorín

Bueno, pues vamos a por la segunda salida. Ayer ya conseguí hacer casi los 32 kilómetros y aunque las piernas, en principio, no parecía que se iban a resentir, lo cierto...., es que terminé con agujetas y no digamos de la zona del culete...., ja, ja, ja, ¡dos meses sin hacer callo en el sillín, son muchos meses!

Sin embargo, hoy tenía que salir nuevamente, tenía que ver cómo se comportaban las piernas y el trasero...., pues...., las piernas cansadas y el trasero dolorido..., hay que seguir intentar hacer callo, ja, ja, ja.


He salido solo hoy, a eso de las 07h.30'. Pedro Lara, creo que salía con flaca, Edu..., estaba fastidiado con la alergia (desde aquí te deseo que no sea nada) y el resto, pues supongo que cada uno habrá salido a su aire, aire que no es el mío, pues hasta que no tenga la forma física, no quiero  penalizar a nadie en sus salidas.



He salido hacia la zona del parador y de aquí para la balsa que hay al lado de la autovía para llegar a la Fuente del Pozo de la Peña. Aquí parada obligada para beber un poco de agua.



La temperatura hoy, era perfecta, creo que unos 17º, si me apuráis, incluso hacía algo de fresco, pero a los pocos minutos, las piernas y el cuerpo entran en calor. Lo que si he notado es que el viento soplaba con una pizca de mala leche.

No obstante, lo peor no era el viento, era la sensación de pesadez en las piernas...., parece que no, pero estar sin darle al pedal casi dos meses, pasa factura, pierdes el ritmo y la forma física y lo que antes era casi un paseo, ahora se convierte en una ruta algo durilla. Supongo que es cuestión de coger el ritmo, con tranquilidad y sin agobios.

De aquí, me he decidido a seguir hacia delante, jugueteando con los caminos que me salían a izquierdas y derechas, intentando acordarme del camino más recto para llegar a la Estación de Chinchilla, por donde cae el Bar El Cuco y desde allí coger la vía del tren y seguir hasta El Polvorín, pero creo que al final me he emborrachado de caminos y he dado con mis huesos en la finca que hay al otro lado de la autovía, en la que está el molino de viento.

Desde esta finca se veía perfectamente el Castillo y los dos repetidores y ganas me han dado de subir a ellos, pero hoy no era el día.


Dado que el aire me apretaba y que notaba que las fuerzas, ni estaban para subir al Castillo y los repetidores y, ni mucho menos para llegar a El Polvorín, la decisión estaba clara......, he tirado para Chinchilla con la intención de dejarme caer a toda leche hacia Albacete por la vía de servicio, pero antes me he tomado otro momento de descanso en el Nazareno.


 
 
 
No obstante y aunque no quería subir por las calles de Chinchilla, la querencia ha podido más que la prudencia y algo he hecho, pero poco. He callejeado un poquito y cuando he visto que las calles se ponían muy empinadas he decidido, bajar hacia la vía de servicio.
 
 


Ahora sí, ahora tocaba ya ir hacia Albacete y cuando bajaba por la vía de servicio, he visto el coche de nuestro querido Juanma que le tocaba trabajar de mañanas en la Estación de Servicio, así que he parado para tener una charla con él. Un rato muy agradable, dónde hemos tocado el tema de las bicis dobles y la conveniencia de esta bicis cuando uno tiene problemas de espalda. Os dejo una foto de Juanma con su uniforme de faena, ja, ja, ja.
 
 
El resto os lo podéis imaginar, he bajado a 40 kms/hora a pesar de que soplaba el viento en contra. A las 10h.00' estaba ya en casa con otra ruta a las espaldas y con unos pocos kilómetros más que el día anterior. Ya me queda poco para llegar a El Polvorín.
 
Os dejo los datos técnicos de la ruta:
 
Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.03'18"
Distancia recorrida, 40'870 Kms.
Velocidad Media, 19'90 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 44'7 Kms/hora.
Calorías quemadas, creo que algunas más que ayer, ja, ja, ja.

 
/* Añadido en 2017-11-15 para Slider */ /* Fin de Añadido en 2017-11-15 para Slider */