/* Añadido en 2017-11-10 para Slider */ /* Fin Añadido en 2017-11-10 para Slider */
“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

domingo, 28 de febrero de 2016

Cualquiera hace caso al tiempo....

Desde luego que sí, que cualquiera hace caso al tiempo. En fin, es lo que hay. Este fin de semana, como todos sabéis teníamos planificado ir a Las Minas para realizar una ruta temática de las que podríamos llamar TOP TEN, por muchas cosas, pero sobre todo por todo lo que tiene que enseñar a estos ciclistas esa zona y, sin embargo no hemos ido por circunstancias climatológicas, "que si va a nevar, que si va a llover....", climatología que practicamente todas las páginas daban por hecho, "tendríamos nieve y chubascos de agua nieve", así que se impuso la sensatez y al final no fuimos por si acaso el tiempo se cumpliá....., ¡puffff! No pasa nada, la semana que viene toca SI o SI.

Sin embargo, en mi caso, ya que no había podido salir el Miércoles con el resto de los compañeros, estaba como loco por salir este fin de semana, y tanto es así, que el Sábado, el tiempo no daba lluvias hasta las 12h.00', y me levanté y me dispuse hacer esa ruta que tanto quiero hacer...., pero al salir a la calle ya vestido de ciclista y encima de mi "Rosario", me veo que está lloviendo a mares y así continuó hasta las 10h.00', el resto del día, ni una puñetera gota. No pasa nada, me quito la ropa y me pongo hacer cosas por casa, pero el Domingo no lo pensaba perdonar.

Ayer puse en el whattsapp de 40 RUTAS mi intención de salir por la mañana a primera hora. Antonio, me respondió que saldría a las 09h.30' porque hasta las 09h.00' daban lluvias. Por su parte, Pedro Lara me dijo que el quería salir y que Francho también, pero que la ruta la quería hacer suave porque estaban los dos algo tocados, Pedro por unas alergías y Francho por un pequeña baja forma, ya que llevaba tres semanas sin salir. Curioso este tiempo, en toda la mañana no ha caido ni una sólo gota.

El caso es que Francho ha llegado a casa a eso de las 08h.20' y desde aquí los dos nos hemos ido al inicio de la Vía Verde, donde habíamos quedado con Pedro Lara a las 08h.30', para hacer una ruta en dirección Nor Oeste, buscando el viento de cara y traerlo a la vuelta de espaldas; la ruta la decidiríamos por el camino.


Hemos salido por la Vía Verde con bastante viento, calculo que soplaría sobre los 38a 40 kms/hora y además con frío. De casa he salido a -2º C, que con el viento, la sensación térmica, se podría ir tranquilamente a los -6º C. Entre animada charla, nos hemos plantado pronto en el Cordel de Balazote, atravesando muy pronto los tres puentes que hay antes de llegar al Apedadero de Santa Ana.


La idea y la ruta estaba fijada, llegar al Trasvas Tajo-Segura, hacer un giro a la izquierda hasta Los Anguijes, de aquí a El Salobral hasta Santa Ana, almuerzo en el Bar San Isidro y llegada a Albacete, antes de que unas nubes negras como la boca de un lobo nos echasen todo el agua que llevaban........, en lugar de agua de lluvia, nos hemos llevado desde el Apeadero de Santa Ana hasta llegar al trasvase, como cosa de un Kilómetro con riego de aspersores, que aparte de empaparnos literalmente hablando, han hecho que las pequeñas gotas de agua, agua helada, nos regalasen su consabido y correspondiente barruzo. Pedro ha pasado rápido por los aspersores, yo no tan rápido para evitar el barruzo y no me he mojado gracias a GoreTex de la chaqueta y las botas, y Francho, el más aventajado de la clase, ha parado para ponerse un chubasquero que llevaba.

 
 
Una vez tomado el trasvase, el viento nos daba de espaladas y hemos iniciado una marcheta por encima de los 30 kms/hora hasta llegar a Los Anquijes. Deciros, que hoy el trasvase traía una cantidad de agua exagerada, muy por encima de lo que estamos acostumbrados a ver. Así da gusto, ver el trasvase con agua y el viento de espaldas.
 


De los Anguijes hasta el Salobral, hemos seguido con el viento a favor, pero en esta ocasión nos daba en algunos giros de la carretera de manera racheada, lo cual..., en ocasiones hacía difícil mantener la verticalidad. Sin embargo, hemos llegado a Aguas Nuevas, a El Bar San Isidro y hemos repuesto fuerzas a base de medio bocata de tortilla con guarreta, vino y casera, carajillo protocolario y chupietejos, ¡faltaría más! el día lo requería..., ¡que frío y que viento!



En fin, el almuerzo ha sido un verdadero bálsamo, sobre todo el carajillo, que hoy estaba especialmente bueno y calentito, no sé si por el frío o por el viento, el caso es que hoy me lo he bebido despacio, pero que muy despacio.

De aquí, la cosa estaba clara, hemos atravesado el escaso mercadillo que todos los Domingos ponene en Aguas Nuevas, nos hemos dirigido hacia el carreterían y hacia el Camino de la Bacariza. El viento nos seguía dando a base de bien, pero ya más racheado aunque no con menos fuerza.

Sobre las 12h.30' estabamos en Albacete, cada uno tenía que hacer cosas y además con el día que hacía, no apetecía mucho la cervezas de los campeones.

La ruta de hoy ha sido tranquila y rodadora, es lo que los tres hemos decidido y creo que hemos acertado, Pedro estaba mejor de lo que él creía, Francho va recuperando el tono y yo, por lo menos, no he hecho la semana en blanco, pues como ya he dicho antes, el Miércoles no pude salir.

No os dejo enlace a la ruta, porque el My Track, hoy, no me ha registrado al ruta, no sé si ha sido porque está próxima esta aplicación a desaparecer o por el tiempo, que no ha dejado que el GPS, cumpla con su trabajo...., en cualquier caso, paso a poneros los datos técnicos de la ruta:

Datos técnicos de la ruta:

Tiempoe efectivo de pedaleo, 02h.57'55"
Distancia recorrida, 56'100 Kms
Velocidad Media, 19'7 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 45'1 Kms/hora

jueves, 25 de febrero de 2016

Rutas en miércoles: La balsa de la Losilla


 Buenos días.


 Como todos los miércoles, y este no iba a ser una excepción, hicimos ayer nuestra salida semanal de BTT.  Sin duda alguna es un día especial y siempre hace que la semana se vea de otro modo; partir la semana laboral, juntarte con los amigos, un buen rato de deporte...son muchos los aditamentos.


 Además ayer visitamos la balsa de la Losilla, un lugar especial y que merece la pena conocer por lo curioso de la obra, y como no, tiene su propia historia.


 Así que ayer nos vimos a las cinco de la tarde, con puntualidad manchega, nada menos que Pedro Lara (de Patillas Rotas), Nino, Teo y éste que suscribe. La ruta propuesta nos llevaría hasta Chinchilla para hacer el "mortirolo", castillo, la senda de la curva y varias sendas más hasta llegar a la del agua, la del arenero y vuelta a Albacete.



 En el camino habíamos quedado con Alex (Patillas Rotas) que se había ido antes para darle fuerte a las bajadas, ¡y vaya que si lo hizo! De hecho, la rueda trasera la dejo en las ultimas y el latex de la cámara salía por todas las rendijas de la cubierta: literalmente estaba reventada. Menos mal que pudimos volver sin más problemas.


 La ruta fue muy tranquila y discurrió entre buenos momento de conversación, de risas, que hacen que la ruta se te haga muy corta. Y no estuvo mal el kilómetraje, pues al final hicimos casi 45 km, con casi 500 de desnivel, ¡tampoco nos aburrimos en esta salida!


 Al volver a Albacete Pedro nos llevó a un local que está por el barrio de los Franciscanos y pudimos tomar nuestro buen cubo de botellines, ¡como no!





 Para saber: La Balsa de la Losilla

Al parecer esta balsa es de finales del siglo XVIII y su utilización era principalmente para abrevar el ganado, aunque también lo hacían los segadores, y lo más curioso, es que esta balsa aparece en unas seguidillas, en concreto, "Ya vienen los segadores" que aquí reproduzco de manera parcial, justo donde hacen mención a la misma:

De segar de La Losilla. 
Ya vienen los segadores 
de segar de La Losilla, 
descalzos y sin un chavo 
y quebraos de las costillas. 


...
...
...

De segar de los secanos, 
ya vienen los segadores 
de segar de los secanos, 
De beber agua de balsa, 
sucia y llena de gusanos. 

 Ese agua "llena de gusanos" se llevaba mediante una pequeña acequia que venía de una rambla que durante una parte del año llevaba agua. Ahora es atravesada por las vías del tren de alta velocidad, así pues no es de extrañar la obra de canalización de agua que han tenido que realizar en toda la zona. ¡Lo que cambian los tiempos!

Saludos...Edu


















martes, 23 de febrero de 2016

De Albacete a Casas de Haches: ruta serrana


  
Buenos días.


 El pasado día 19 de febrero pude realizar una ruta que tenía pendiente desde hace algún tiempo con nuestra querida sierra, más en concreto con la zona de Las Casas de Haches. Es este un paraje singular de nuestra sierra y quien no lo conozca, debería dejarse caer por allí para hacer una visita al lugar; situado muy cerca de Bogarra, desde allí tenemos muy a mano bastante sitios para disfrutar tanto si te gusta el senderismo como la BTT.


 Un total de 73 kilómetros que discurren en su mayoría por montes, entre bosques de pinos y encinas, pero con presencia de enebros, sabinas, tejos, álamos, espinos y un sinfín de especies mediterráneas.


 La ruta la plantee desde Albacete en un viaje de sólo ida, pues hay que aprovechar el tiempo y por allí hay unas cuantas casas rurales donde poder pasar un fin de semana estupendo con la familia. En mi caso lo hicimos en Vega Sierra, donde si tengo algo que destacar en sin duda alguna el SPA que allí poseen.



 En cuanto a la ruta he de deciros que ha transcurrido por Aguas Nuevas, Los Anguijes, La Solana, El Sahuco, Navalengua, Burrueco, Cañada de Haches de Abajo, Cañada de Haches de Arriba y finalmente Las Casas de Haches. Pueblos tranquilos, casi desiertos, que sufren los rigores de un invierno bastante duro, y es que, toda esta zona, desde La Solana que está a 997 metros de altura hasta los 1200 de Burrueco tiene una altura media muy elevada, lo cual propicia que gran parte de las lluvias que caen, lo hagan en forma de nieve.


 De todos estos lugares tan sólo puedo destacar la visita de El Sahuco, y más en concreto a su Cristo. Aquí podéis tomar además un trago de un agua fresca y delicisiosa de la fuente que está precisamente al lado de la iglesia.

 Pero lo realmente importante de todos estos lugares es la belleza del paisaje, y no es que destaquen por ser montes colosales o por barrancos interminables, más bien es la sencillez del paisaje y lo que es más importante, la escasa intervención del hombre por toda esta zona. Y es que, esta es una de las zonas más despobladas de nuestra querida provincia.


 Uno de los inconvenientes que me encontré en el camino fue una climatología bastante adversa, y no por viento, sino por nieve y lluvia que venían avisando desde unos días antes. En fin, que tuve que tomar algunas precauciones por si las cosas se tornaban feas, y siempre con la idea puesta en darme la vuelta si la nieve hacía acto de presencia. Al final tuve algo de suerte y no me llegó a caer nada de importancia.


 Los caminos desde Albacete hasta La Solana ya son conocidos por este grupo sobradamente, una pena que pillen tan lejos pues merece la pena tomar aquellas pistas y almorzar en La Solana, por cierto, bien de precio (4 euros, bocadillo, refresco y café).


 Hasta aquí he de deciros que me acompañó Pedro Lara, al que le tengo que agradecer mucho todo ese tiempo, pues no hay nada como hacer una ruta bien acompañado. Tomamos camino de EL Sahuco por un camino nuevo para nosotros, con muy buena pinta y al llegar a la carretera que une las Peñas con El Sahuco nos despedimos.


 La carretera no para nunca de picar hacia arriba pero se lleva bien pues no es muy exigente y el piso es bastante bueno. Aquí el cielo estaba blanco y completamente encapotado y en algún momento pude ver como nevaba, así que al llegar al Sahuco, decidí que lo mejor era para unos minutos para ver como evolucionaba el tiempo.


 Reemprendí la marcha en dirección Navalengua y Burrueo primero por caminos y luego por carretera. Vi algo de nieve en algún monte, bancos de niebla, algo de lluvia pero se podía soportar, así que seguí con pedalada firme hacia mi objetivo. Al llegar a Burrueno dejé la carretera y me adentré por una pista que se mete por toda la sierra; caminos con algo de barro pero que se pueden
hacer, entre bosques y con niebla, mucha niebla.


 Llegados a este punto, si quisiera advertiros que en esta zona no hay nada ni nadie, y que hay que llevar un GPS que nos indique como desplazarnos por la zona, máxime cuando hay tanta niebla y es absolutamente imposible fijar un punto de referencia. Yo tengo muchos años de experiencia y en este tipo de rutas no me falta nunca el GPS, e incluso un par de móviles, ropa de abrigo, linternas, mechero, un buen surtido de barritas. 


 Poco a poco me iba acercando a la Cañada de Haches y parecía que el cielo se iba abriendo un poco, lo que me dio fuerzas renovadas he hizo que mi paso se fuera acelerando, eso sí, tuve que hacer un par de paradas para hacer alguna foto que merecía la pena. 



 Desde aquí sólo me quedaba el último puerto que pude hacer con muy buen ritmo hasta llegar a la parte más alta del camino, desde donde se podía ver en la parte baja de la montaña la aldea de Casas de Haches. Por fin, a eso de las tres pude llegar.


 La distancia fue de 73 kilómetros, que tampoco es que sea excesivamente larga, y el acumulado de 1300 m+ pero no lo llevé nada mal pues contemporicé bastante la ruta; todavía me quedaban fuerzas para seguir subiendo montes, pero vamos, que lo dejé ahí...ja ja ja


 No os cuento mucho más, simplemente que tendremos que ir pensando en hacer alguna ruta más por la zona, pues merece la pena.

 Os dejo un enlace a todas las fotos y como no, la ruta.





Saludos...Edu









 
/* Añadido en 2017-11-15 para Slider */ /* Fin de Añadido en 2017-11-15 para Slider */