“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

martes, 21 de marzo de 2017

Una ruta más por la sierra de la Cabrera


 Buenos días.


 La Sierra de la Cabrera es la primera elevación montañosa que aparece en dirección sureste, a modo de frontera entre los llanos de Albacetey el Levante. Son una serie de montes no muy elevados pero que al menos nos sirven, y de que manera, para rodar por allí siempre que el tiempo (y la caza) lo permiten.


 Son varias las canteras que allí extraen grava y otros tipos de áridos y también son varias las vallas de cotos de caza las que impiden poder moverse por allí con total libertad, además hay que unir que algunas de las pistas poseen una notable cantidad de clavos después de que algún descerebrado llenara los caminos de arriba a abajo. En fin, que tampoco es que nos quede una barbaridad de sitio para poder movernos por allí, pero claro, cuando uno lleva prisa y quiere hacer algo de bicicleta de montaña, es esta sierra la más cercana..¡cualquier día de estos nos la quitan entera!...ja jajj a aj


 Y como los sábados hemos optado por hacer rutas rápidas, exprés, de estas que en dos horas has resuelto la salida, está claro que discurrir por estos caminos es una gran opción, así pues a las ocho de la mañana y con puntualidad manchega nos dimos cita en la esquina del Corte Inglés, Coronado y este que suscribe.


 La mañana era algo fresca, había algo de niebla y parecía que el sol quería levantarse poco a poco, y así fue como nosotros nos fuimos acercando hacia la zona de las canteras. Escogimos la salida del Cordel de Chinchilla de modo que al llegar a la autovía, y viendo que por el camino principal algunos se tenían que meter en los sembrados por la existencia de grandes charcos, decidimos tomar la vía auxiliar de la misma.


 Los kilómetros iban cayendo paulatinamente a buen ritmo y es que Coronado parece que está ya muy recuperado de su lesión. El primer desvío que tomamos fue para hacer la senda de las "culebrillas", un auténtico placer para todos los sentidos, y desde aquí decidimos que lo mejor era empalmar con la senda de los escalones, sólo que sentido bajada hacia la Casa de labores de la sierra de La Cabrera.


 Llegado a este punto optamos por continuar hacia arriba para tomar, una vez coronada la sierra, la senda del "borrego" hasta que nos llevara a la zona de Cansalobos. Dicho y hecho, decidimos continuar hacia Chinchilla algunos metros para desviarnos por el camino que viene del Pozo de la Peña hacia La Losilla.


 Dado que teníamos aún tiempo de sobra, fuimos dando diversos rodeos para que el cuentakilómetros subiera lo necesario para decir que habíamos hecho una buena mañana de bicicleta, y así fue, tuvimos una estupenda mañana de bicicleta con una distancia de unos 51 kilómetros.



 Y como no, a las 10:20 (y con puntualidad manchega) nos encontramos con Pedro Lara para tomar un merecido desayuno en El Badil. Buena charla, buenos momentos y sobre todo, muchas risas, que al fin y al cabo, de eso se trata, de pasarlo bien.



 Poco más dio la ruta, os dejo un acceso a todas las fotos.



Saludos...Edu

domingo, 19 de marzo de 2017

La Marmota (sendas), Motilleja y vuelta

¡Buenas Tardes amigos! Hoy nos hemos marcado una ruta con unos casi 80 kms., para ir haciendo boca de cara al 30 de Abril. Una ruta que ha tenido más tramos de rodar que de sendas y más tramos de rompe piernas, que zonas llanas, pero bueno, de todo hay que hacer y como yo siempre digo...., "todos los kilómetros valen y todos hay que hacerlos".

La idea era ir hacia la zona de La Marmota, en concreto al Paraje de San Isidro, donde habíamos quedado a las 09h.15' con Pedro Sotos. Luego, bajar por unas sendas al río, salir hacia la carretera que viene de La Gineta hacia Tarazona de La Mancha y finalmente hacer y giro y tomar caminos paralelos al río que nos llevasen a Motilleja. Puess así ha sido..., os cuento....

A las 08h.00' hemos quedado Pedro Lara (el nuestro) y yo; Edu no ha podido venir, pues otros compromisos exigían que no saliese..., bueno...., que no saliese a esa hora, pues luego a eso de las 12h.20', ha salido a nuestro encuentro.

De la Tamos, hemos tomado la vía de servicio de la izquierda en dirección a La Gineta, aunque, en cuanto ha podido, nuestro inefable e inquieto Pedro Lara, se ha sacado de la chistera unos caminos que nos han llevado a la Pista de las carreras de los Galgos y como por arte de magia, a una pinada chulísima que hemos atravesado hasta llegar al templete del Paraje de San Isidro, justo a las 09h.15', a la hora que habíamos quedado con Pedro Sotos. Os dejo unas fotos.

 Después de un descanso y aguas menores, nos hemos tirado por una senda que hay justo en frente del templete.

Una senda, más o menos de un kilómetro, quizás menos, que la hemos hecho en un santiamén. El único problema es que hoy, y después de estas lluvias pasadas, algunos tramos estaban rotos y con las raíces de los árboles a flor de piel y algo mojadas, con lo que bajar por esta senda, en algunos tramos, se ha hecho muy técnica.

Además, hemos visto muchas rodadas de motos de trial y cross, que no han beneficiado en absoluto la bajada, pero bueno, al final y con mucho cuidado hemos conseguido bajar hasta el río.

Cuando hemos bajado al río, la senda principal estaba llena de charcos, así que hemos tomado una senda alternativa que iba paralela a la senda principal y que nos ha llevado  a la finca de Labores que está ya llegando a la carretera que viene de La Gineta y que va hacia Tarazona de la Mancha. En este punto hemos salido al puente del río y tras unos 500 metros por la carretera, hemos tomado infinidad de caminos con subidas y bajadas (por aquí siempre se va subiendo hasta que se llegar a Motilleja) que nos han llevado al pueblo de Pedro. Por cierto, que a izquierdas de la ruta que hemos llevado, constantemente se veían pinadas y cerretes que nos llamaban para que los explorásemos, sin embargo la ruta de hoy estaba ya trazada.

Os dejo unas fotos con la trazada de hoy desde que hemos salido a la carretera y hemos atravesado el puente sobre el río.





Como veis el trazado es genial y aunque en las fotos no se aprecia, os aseguro que durante aproximadamente, unos 18 kilómetros, se sube y se baja, no con mucho desnivel, pero se sube y se baja.

Una vez llegados a Motilleja nos hemos ido a Casa Bigotes a dar buena cuenta de unas cañas, medios bocatas, vino y casera, carajillos quemados de ron y chupitejos. Hoy nos lo habíamos ganado.

 Hoy Casa Bigotes, estaba llena de ciclistas y moteros de carretera. El porche hasta la bandera, pero es que la zona interior también estaba llena de gente y, no me extraña, porque con los bocatas de chusmarro que preparan.....

Estando almorzando hemos contactado con Edu, bueno...., él ha contactado con nosotros para comentarnos que a las 12h.00' salía de ruta y que si nos parecía bien, que salía a nuestro encuentro.

Pues por supuesto que nos parecía bien.

Tras despedirnos de Pedro Sotos, que se quedaba en Motilleja, Pedro Lara (el nuestro) y yo hemos tomado la carretera que baja al río y sube a Las Pinaillas y a la altura del Restaurante Los Pinares del Júcar, hemos visto a Edu, ya vestido casi de verano, porque...., no lo he dicho, pero hoy ha hecho calor de narices.

Tras los saludos de rigor, nos hemos encaminado los tres hacia Albacete y al llegar, creo que Pedro y Edu, se han ido a tomar unas frescas, pues hoy, insisto, nos las habíamos ganado. Yo por mi parte, he seguido camino hacia casa pues tenía comida familiar en casa de mis suegros por aquéllos que hoy es el Día del Padre y además San José. Aprovecho desde aquí para felicitar a todos los JOSES Y JOSEFAS. Felicidades a todos y a todas.

Pues esto es lo que ha acontecido en el día de hoy. Una ruta muy entretenida, que espero que haya gustado a los dos Pedros y que espero volver a repetir con el compañero de fatigas que quiera. Un saludo a todos.

Os dejos los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.46'50"
Distancia recorrida, 76'680 kilómetros
Velocidad Media, 20'1 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 42'9 kms/hora
                                               


jueves, 16 de marzo de 2017

Rutas en miércoles: Esperando la primavera

 

 Buenos días.

 El próximo lunes 20 de marzo, a las 10:28 de la mañana se inicia la primavera, justo en el momento que tiene lugar el equinoccio de dicha estación.

 Siempre me ha llamado la curiosidad de como se determina el inicio de una estación, y como casi siempre una imagen vale más que mil palabras, así que os voy a poner una ilustración en la que se pueden ver los equinoccios y solsticios que permiten situar una u otra estación en el calendario.

De Divad - Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10513034



 Primavera significa "primer verdor" y tampoco es necesario que demos muchas explicaciones del por que; los días son más largos, las temperaturas más agradables y sobre todo hay toneladas de polen flotando por el aire que hacen las delicias de la legión de alérgicos que adoran estas fechas, que no siempre ha de llover a gusto de todos.


 En el mundo de la pintura, la primavera siempre ha sido un motivo de inspiración, así que no podemos dejar de pasar la ocasión de presentaros un cuadro como "El canto de la Primavera" del pintor inglés John William Waterhouse.

 Para quien no lo sepa, dentro de los pintores ingleses hay una gran tradición en cuanto al paisajismo y como no, muchas anécdotas divertidas, como la que le pasó a un reputado pintor inglés en su enésima exposición de cuadros sobre la campiña inglesa en la visita del inefable monarca inglés, Eduardo VII, persona con gran sentido del humor y que como comentario a las pinturas que estaba viendo en aquel momento, le espetó al pintor: "gran colección, no me cabe la menor duda, lástima que siempre que saliera usted al campo hubiera una tormenta".



 En fin, que hecha esta breve pero intensa introducción, es hora de pasar a narraros nuestra última ruta en invierno y en miércoles, antes de que venga la esperada primavera.


 En la cita no pudimos faltar ni Teo, ni Nino, ni Pedro Lara R., ni Luis, ni José Luis, ni Eolo y por supuesto ni yo mismo. Así que a las cinco de la tarde y con puntualidad manchega nos vimos las caras en la esquina del Corte Inglés, y guardados los cinco minutos de cortesía pusimos rumbo a Chinchilla, con Eolo acompañándonos todo el camino,  por si teníamos dudas de que esta es la época más ventosa del año; claro que, en Albacete hace viento todo el año, el pretender no tener viento en esta tierra debe ser que ser como lo de pasear por la campiña inglesa y que no te aparezca una tormenta.


 Así pues, con el viento de cara nos fuimos derechos hacia la sierra de las Culebras (animal que en breve empezará a hacer aparición por nuestros caminos) y es que el grupo quería hacer una senda que por allí existe y que sube desde la zona de la cantera hasta la parte alta de la sierra, donde están los aerogeneradores; ayer tuvieron que generar muchos megawatios, os lo aseguro.


 La subida fue bastante buena aún teniendo el viento de cara y desde allí arriba nos fuimos derechos a visitar un pequeño complejo lagunar que aparece cuando las lluvias son generosas, como así ha ocurrido este fin de semana. Hacía mucho tiempo que no veíamos tanta agua por estos campos, así que no tuvimos más remedio que parar y hacer alguna foto.

 La ruta iba a continuar hacia Chinchilla pero, hete aquí, que Pedro Lara R. acababa de perder el juego de baterías del foco, con lo que no tuvimos más remedio que volver por donde habíamos venido para ver si la encontrábamos. Pedro, como siempre, dijo aquello de "perdonadme por haceros volver", a lo que todos respondimos con un claro "no te preocupes, que las cervezas las pagas tú".


 Mientras tanto JuanMa y Alex estaban haciendo de las suyas por Chinchilla, senda tras senda se metieron entre pecho y espalda casi toda la sierra procomunal y de paso, pudieron ver una cabras montesas a las que fotografiaron y como no, aquí os muestro (la foto de la portada de la crónica es cortesía de Alex).


 La vuelta a Albacete fue muy rápida, ahora el viento soplaba a nuestro favor y sabiendo que Pedro Lara R. se iba a pagar las cervezas volvimos volando, y casi sin darnos cuenta llegamos a La Estudiantina, buen lugar donde la tapa que acompaña al cubo de botellines es abundante, y donde llegamos todos excepto Luis que llevaba algo de prisa. Al cabo de unos instantes también se acercaron Alex y JuanMa, para rematar la faena.


 En fin, que muy buena tarde ciclista, con un recuperado José Luis al que hacía ya bastante que no veía, y con quien descubrí (junto con Teo) que tenemos una afición en común los tres, el hacer muebles con palets; alguna vez os tendremos que mostrar nuestras obras ;-)

 Aquí os dejo un enlace a todas las fotos, y como no, la versión straba del perfil de ayer.



Saludos...Edu



domingo, 12 de marzo de 2017

Investigando con Pedro Lara (GPS)

¡Buenas Tardes Amigos! Hoy ha sido un día de investigaciones en todos los sentidos...., ruta, caminos, sendas, pistas, almuerzos...., je, je, je.



Hoy yo quería ir hacia la Zona de La Marmota, justo hasta la Casa de la Cadena (la llamo así porque a su izquierda hay una cadena pisoteada  casi enterrada, por cuyo camino bajamos como un tiro a la Finca de las Tinajas y al río), pero no bajar al río sino seguir unos cuantos kilómetros más para ver donde llegaba.


GPS Lara, tenía en la cabeza hace tiempo esta ruta, pero quería investigar un puente que había visto por Google Earth unos kilómetros más allá de la central micro eléctrica, bajando al río tras la Finca de las Tinajas, así que como somos muy globeros y gente muy buen avenida, hemos decidido que haríamos primero sus investigaciones y luego si nos quedaba tiempo y ganas las mías y sino...., pues para otra vez.


A las 08h.00' nos hemos dado cita en la gasolinera de la Tamos y a las 08h.05', ya salíamos a toda leche hacia la zona de La Marmota, trayecto durante el cual el viento nos ha pegado a base de bien, superando en muchas ocasiones los 28 kms/hora.

Antes de llegar al templete de San Isidro, hemos girado por una pinada a la derecha y en breve hemos llegado a la Casa de la Cadena, pero antes de eso nos hemos metido por un camino para echar un vistazo a unos depósitos que parecían hundidos en la tierra...., no eran más que depósitos de agua para la ayuda en los riegos.





Hemos bajado de manera vertiginosa, alcanzando más de los 55 kms/hora hasta la Finca de las Tinajas y de aquí nos hemos metido en medio de unos caminos-senda llenos de zarzas y hierbajos para encontrar el puente de Pedro Lara, pero hemos llegado a una parte del río donde no se podía seguir y el puente, lo teníamos justo a unos metros a nuestra derecha.



Por más que hemos buscado no podíamos pasar al otro lado del canal de cemento que nos llevaba al puente...., una vertiente del canal con espitas de madera para cortar y dar agua al canal nos lo impedía.




Me da la impresión que este canal de cemento que viene desde la central micro eléctrica en otro tiempo se tuvo que utilizar, además de para da riego a los cultivos, para recoger el agua desbordada del río, porque sino no se entiende su construcción. De hecho, luego al otro lado del puente hemos visto un dique de contención de más de un metro de grosor y unos cuantos más de alto.

                            
Como ya sabéis que nuestro GPS Lara es algo cabezón, no ha cejado en su empeño de ver el puente y la manera de llegar a él, y un servidor, pues no le ha dejado sólo y allá que nos hemos ido...., a encontrar el puente que si os dais cuenta, en la foto de arriba a la derecha, dónde Pedro está sentado, ya se ve la barandilla del dichoso puente.



Antes de llegar a él, hemos encontrado una senda con cuevas excavadas en su lateral que nos ha llamado la atención..., supongo que alguna función tendrán, pero ni idea de dicha función.



También en esta senda nos hemos encontrado un pino totalmente caído desde el camino de más arriba y que atravesaba la senda por la cual llegaríamos al puente. Curioso, lo que el viento y la nieve de semanas anteriores han hecho.


 



Tras pasar por debajo del pino, por fin hemos llegado al puente y como ya os he dicho, a la derecha se veía un especia de balsa o dique de contención de aguas, que además, ha tenido que tener agua porque había muchísimos juncos y hierbajos.

 
Estas fotos de abajo, están hechas mirando el otro lado del puente, el contrario del dique de contención que, kilómetro arriba, viene o nace de la central de micro eléctrica y va paralelo, éste canal, al río.


 


Os dejo unas fotos de la victoria, al fin, de Pedro Lara sobre su puente. Lo cierto, es que al final, lo ha encontrado...., lleno de hierba y totalmente abandonado.




Con el objetivo cumplido y visto, que llevábamos ya unos cuantos kilómetros y para hacer mi parte del recorrido, aún teníamos que subir a la pista principal, kilómetro arriba...., hemos decidido que me parte la haríamos en otra ocasión, porque..., entre otras cosas se nos echaba la hora encima..., ya eran las diez y media y todavía teníamos que subir al camino principal y llegar a La Gineta a almorzar.

Deciros no obstante, que las posibilidades de investigar caminos y sendas por esta zona, son ilimitados, aunque bien es cierto, que hay que hacerlo todo con mucho cuidado, porque nunca sabes donde pisas.

La zona lo merece, y como véis en las fotos, los parajes no tienen desperdicio.

Como siempre el problema es la distancia, pero hoy en concreto, la idea era hacer una tirada larga para entrenar la ruta al Santuario de Cortes, que el 30 de Abril está ya a la vuelta de la esquina y son 160 kms. de ruta.


Hemos subido por al camino principal y de aquí hemos buscado La Grajuela por un camino empedrado pero sin barro que Pedro conocía. De la Grajuela hemos tomado una pista asfaltada que nos ha llevado a un Ermita o mini Santuario que hay a pie de puente, y de aquí a La Gineta como un rayo para almorzar, cosas que hemos hecho en un bar nuevo que está en el centro del pueblo y que por cierto, podría ser un firme candidato a los almuerzos por esta zona.

También deciros, que todo no podía ser completo y como Eolo, no ha podido con nosotros, pues se ha aliado con las Ninfas malvadas, y cuando nos disponíamos a salir para Albacete y no sabiendo cómo ni en que momento, ni muchos menos de que manera, me he encontrado con mi rueda trasera pinchada.

No hemos apreciado el pinchazo, ni el líquido anti pinchazos se ha visto...., en fin....., sea como fuere hemos cambiado la cámara y nos hemos dirigido hacia Albacete, aprovechando que el viento nos soplaba a favor...., menos mal......

Cuando hemos llegado y a pesar de los pesares, nos hemos hidratado convenientemente con dos jarras de cerveza en La Oficina y de aquí, a casa que la ruta ya estaba más que bien.

Muy buen mañana de bici, con investigaciones, aire, pinchazo, almuerzo, jarracas y buen ambiente.... ¡COMO ES NORMAL EN 40 RUTAS!

Os dejo los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.38'43"
Distancia recorrida, 68'710 kms
Velocidad Media, 18'4 kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 54 kms/hora