“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

jueves, 3 de agosto de 2017

Sobre el incendio de Yeste y Molinicos...muchas preguntas y muy pocas respuestas



 Buenos días.


 Tras una semana interminable, por fin, hoy 3 de agosto, he podido escuchar la noticia que tantas ganas tenía de recibir, el incendio de Yeste y Molinicos está perimetrado.


 Es evidente que quien más ha perdido son las personas que allí vivían, personas que han visto como se quemaba su medio de vida, su monte, una parte de su vida...pero debemos tener muy en cuenta que aquí hemos perdido todos, ¡y de que manera! El monte eliminado, la vida animal borrada...no se puede medir con dinero, aunque lamentablemente parece que así es.   La zona que ha sido pasto de las llamas era un auténtico vergel, una de esas maravillas que la naturaleza nos regala en forma de pulmón verde, barrancos y laderas escarpadas todas llenas de vida...ahora sólo quedan cenizas repartidas en nada menos que 3300 hectáreas.

 Y también queda la grandeza de unas personas que han luchado contra el fuego  hasta la extenuación, y de la solidaridad de algunos, y la fuerza de otros al pelear por sus casas, por sus campos y por lo que más quieren, por su sierra. Pero también quedan las bajezas de otros, las torpezas, los nervios y no sé cuantas cosas más que estas situaciones sacan de muchas personas, demasiadas.


 Pero, ¿qué ha fallado para que un incendio que podía haber sido controlado en un primer momento haya desembocado en un auténtico desastre medioambiental? ¿Quién ha dejado de valorar desde un primer momento la magnitud del incendio? ¿Acaso no conocían el perfil de la zona donde se inicio el fuego? ¿Desde dónde se toman esas decisiones? ¿Por qué se tardó tanto en declarar el incendio de nivel 2? ¿Es cierto que se rechazó la ayuda en un primer momento de otras Comunidades Autónomas? ¿Por qué algunos medios aéreos tuvieron que recargar en un primer momento en el pantano del Tranco de Beas? ¿Por qué nuestros pantanos están tan vacíos? ¿Cuantas balsas estaban vacías? ¿No estaban limpios los cortafuegos? ¿Por qué los montes no están más protegidos contra estos incendios con otras medidas? ¿Se permitía limpiar esos montes? ¿Seguiremos apagando los fuegos en verano y no el invierno?



 Son muchas las cuestiones y seguramente casi ninguna tendrá una respuesta clara...bueno, ahora lo más fácil es pedir dimisiones e iniciar una guerra de disparates en el "y tú más" que tanto daño está haciendo a este país. Aunque parece claro que a tenor de la magnitud del incendio, la gestión ha sido cuando menos muy desafortunada...¡y no sólo durante el incendio, sino durante estos años que no se ha previsto una situación así!


 No debemos olvidar en ningún momento que el factor clave en este tipo de incendios es la grave sequía que estamos padeciendo, que ha hecho que esta primavera no haya llovido ni por asomo lo que necesitan estos montes, y que unida a las altas temperaturas hacen de aquellos montes auténticos polvorines. Lamentablemente hace unos cuatro años se calcinaron otras 4000 hectáreas por la sierra de los Donceles, próxima a Hellín, y la causa es la misma: extrema sequedad y falta absoluta de preparación...y digo yo, si está claro que ese es el nuevo paradigma de los incendios, ¿por qué no se toman medidas para hacer que eso no sea así? ¿Tan difícil es pensar en una mayor y mejor planificación? Y no me creo que el coste económico sea tan grande en la preparación de un monte, pues realmente el que un  monte desaparezca tiene un valor incalculable, y no se puede medir todo con la vara de la economía.

Así empezó todo.
 El incendio de Hellín fue premeditado y el de Yeste...pues no lo sabemos todavía, pero casi todo el mundo apunta a que sí, que lo ha sido. Es la gota que colma el vaso, ¿quién tiene interés en que se queme el monte? ¿quién saca beneficio de esto? Supongo que si podemos responder a esta cuestión y legisláramos para que eso no ocurriera, la suerte de nuestros montes sería otra. Que den con sus huesos en la cárcel y que paguen el daño que han hecho, no sólo el pirómano que prende fuego, sino que también todos aquellos que estén detrás de este acto.

El avance imparable del incendio
 Y de todos modos, ya hace unos cuantos años, la ONU emitió un desalentador informe sobre el cambio climático y las desertificación del planeta. Sí, lo han adivinado, el sureste español aparece como uno de las victimas potenciales y como informe agorero, también se pronosticaba la aparición de grandes incendios.

 Pero, ¿cómo deben protegerse los montes para que esto no vuelva a ocurrir más? Claro, ahora como buenos españoles viene el momento de la discusión y el agrío debate, es cuando el español de pura cepa saca a relucir su "saber de todo" y dar todas las razones de peso, necesarias para demostrar delante de los demás que el "sí que sabe"....¡sin tener ni puta idea! Pero es que a veces ni los que se suponen profesionales del tema se salvan, y si no, ya me dirán ustedes la razón o razones por las que quienes han vivido allí toda la vida y lo han conservado hasta nuestros días, no tienen nada que decir cuando se plantea una ley sobre el monte; si han sido los garantes hasta ahora de estos montes no entiendo porque no se les tiene más en cuenta, sinceramente.

Simplemente, héroes
 La mejor de las soluciones es la que parte del consenso, donde todas las ideas tienen su espacio, su hueco, y siempre que estas vayan dirigidas a la mejora (ya no sólo conservación) del entorno natural, que algún día debemos plantear que esto debe ser así, que las generaciones venideras vean como en algún momento nos merezcamos ser recordados por algo bueno.


 En fin, que a mi particularmente, esa sierra me ha regalado momentos increíbles, tanto andando como en bicicleta, y siempre he intentado dar a conocer aquellas cosas que he creído que pertenece al patrimonio natural de esta tierra, y ahora que se ha quemado, precisamente ahora, no voy a dejar de ir, ¡lo tango claro! Así que desde ya, os aviso que estamos preparando para el próximo Otoño una buena ruta que partirá desde Albacete y que llegará hasta el corazón de la sierra que se ha quemado, es lo menos que podemos hacer, ¡seguir marchando por aquella zona!

 Poco más puedo añadir, dar todo mi ánimo a aquellos que han perdido su medio de vida en este incendio y dar las gracias a quienes se han puesto en riesgo por apagar esos montes.

Espeluznante, auténticos héroes
 Un abrazo...Edu

Pd. Es bueno tener memoria y esto que ha pasado no lo debemos olvidar nunca.
Pd. Las 7 primeras fotos son de alguna ruta que he realizado precisamente por la zona donde se ha quemado la sierra, el resto, es material publicado en Facebook.

6 comentarios :

  1. Poco que añadir a la crónica, poco que comentar y sí, mucho que lamentar. Es la historia de todos los años, es la historia de nuestra cultura, no prevenimos, curamos a posteriori y no siempre de manera eficaz y mucho menos eficiente.

    El verano que viene, desgraciadamente y ojalá me equivoque, volveremos a vivir este episodio y es que en este país, lamentablemente, no aprendemos de nuestro errores, esperamos simplemente a que no ocurran sin pararnos a pensar que la prevención es el primer paso, la avanzadilla que evitaría, a buen seguro, situaciones como ésta.

    En cuanto a las decisiones de los "chiquiricuatres del tres al cuarto de turno", excuso decirte, que ojalá no vivan ellos estos horrores en primera persona, refiriéndome como "chiquiricuatres" a tres politiquillos ignorantes que piensan que están por encima del bien y del mal y que sus decisiones son "palabra de Dios...., te rogamos, oyenos.."

    Nada más que decir. Está todo dicho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena, hemos perdido todos...y ahora se está quemando también Segura de la Sierra, a escasos kilómetros de la zona, ya en la provincia de Jaén. En este caso ha aparecido tres focos de golpe, por lo tanto ha sido intencionado...¡ojalá lo cojan y dé con sus huesos en la cárcel! Y si hay alguien más por detrás, pues habrá que llegar hasta el final, con todo el peso de la ley.
      Pues nada, que ya iremos viendo con tiempo como ir preparando esa ruta, que creo que se la merece nuestra sierra, pero desde luego hasta el otoño no hay nada que hacer.
      La semana que viene volvemos a quedar para el desayuno, que siempre luce mucho más con los compañeros.
      Un abrazo y buen fin de semana...Edu

      Eliminar
  2. Cuando era un niño, y de esto ya hace algunos meses, escuchaba a los mayores hablar sobre los incendios. Decían que eran siempre provocados; comentarios como que alguien quería construir un complejo en medio del monte, con sus restaurantes, piscinas, pistas de tenis, golf... y no obtenía el permiso debido a que, claro, era una zona protegida, boscosa, patrimonio de no sé qué..., y entonces le daba un manojo de billetes a cualquier colgao, que iba con un mechero y armaba el cirio...

    Estos comentarios estaban a la orden del día, con muchas variantes, modalidades y motivos de todo tipo que argumentaban el por qué alguien podría querer quemar un pedazo de bosque más o menos grande. Los comentarios más benévolos hablaban de una lata o botella dejaba en el monte por cochinos domingueros el día de la acampada, que provocaba una proyección igual a cuando jugábamos a quemar trocitos de papel con una lupa los días de verano, y generaban una llamita que terminaba en una catástrofe. De una forma u otra, el incendio siempre era provocado. Intencionado o no pero provocado.

    Eran motivos que incluso sonaban lógicos... El propietario de tropecientas hectáreas de cultivos que no puede seguir amasando patrimonio porque está el bosque ahí y que con un puñado de billetes y un pelagatos sin oficio, beneficio ni muchas luces, dispuesto a aceptarlos a cambio de cometer una barbarie, va a solucionar la cuestión... Pues sí, todos nos escandalizábamos, pero parece que había un porqué... Siniestro y diabólico pero ahí estaba.

    Yo no imagino qué motivo puede tener alguien para quemar un bosque, para provocar la muerte de todo un gigantesco ecosistema, un hábitat, un miniuniverso para cientos de miles de pájaros, pequeños y no tan pequeños mamíferos, una catástrofe para todo el planeta, que lo va destruyendo despacio... No lo sé. Mi mente es capaz de diseñar y desarrollar una aplicación informática compleja, pero no es capaz de discernir, ni siquiera inventándome como motivo cualquier chorrada de esas de "por decir algo", el cómo alguien tiene el ¿valor? de hacer semejante destrozo.

    La simple idea de una barbaridad de tamaña índole no tiene cabida en una sociedad de personas medianamente buenas. Yo no sabría comparar ese acto con ningún otro delito... Ni siquiera sabría calificarlo con arreglo a lo que siento. Es abominable, aborrecible, diabólico... Faltan palabras.

    Y ahora parece que nos enfrentamos no sólo a que unas ¿personas? se metan en una zona natural con un mechero, sino a unos intereses siniestros que provocan que no se actúe sobre algo que en principio sería subsanable. Es tan surrealista que me cuesta creerlo. Se dice que hubo quien avisó de que había un incendio y no hicieron caso... También que el bosque ardía mientras los bomberos "esperaban instrucciones". Pero ¿qué coño....? ¿qué está pasando? ¿hacia dónde vamos?

    Lo único que estoy sacando en claro por todo esto y otras muchas cosas, es que los mayas tenían razón y en 2012 se terminaría el mundo. Las atrocidades que están ocurriendo desde entonces, creo que no tienen parangón con nada acontecido jamás. Puede que el fin físico del mundo no, pero sí el inicio de ese fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Bernardo, buen razonamiento y que va en la línea de lo que estamos diciendo: es muy difícil llegar a entender lo que está pasando.
      Intentaremos hacer algo, me niego a pensar que hemos perdido, no puede ser así.
      Un abrazo y decirte que esta es una tribuna abierta y que puedes (debes) escribir lo que te apetezca sobre el tema, así es mucho mejor.
      Un saludo...Edu

      Eliminar
    2. Muchas gracias amigo Eduardo. Me consta que es así aunque se agradece el recordatorio. Lo ideal sería no tener que comentar cosas tan desagradables, pero bueno, ese deseo tan normalito y que cualquier tendría, hoy en día parece ser una utopía.

      Un abrazo y sigue publicando cosas. Le he echado un vistazo a tu última publicación de la calzada romana, y ¡¡¡macho, como te cuidas!!! Tú si que sabes... XD

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar