“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

jueves, 15 de junio de 2017

GPS LARA y sus "cosicas" por Pozocañada

¡Ja, ja, ja, ja....., las cosicas de Pedro Lara! No pusimos nada en el grupo porqué no sabíamos muy bien si quedaríamos, a qué hora, qué ruta..., en fin no teníamos algunas cosas muy claras.....

Sea como fuere, la cosa es que a las 07h.30' nos hemos dado cita en la puerta de El Corte Inglés para hacer una ruta por la zona de Pozocañada. Pedro quería enseñarme sus "cosicas" y no penséis mal. La idea era ir por la carretera hacia Pozocañada para llegar lo más rápidamente posible, hacer algo por este pueblo y alrededores y estar de regreso a una hora decente y así evitar los rigores del calor...., ya sabéis que hoy caerían cerca de los 38 º.

Con este espíritu  y afrontando el viento de cara hemos llegado a Pozocañada sobre las 09h.20'. A estas horas no hacía calor pero el viento ya se ocupaba de ponernos la ruta algo complicada.

Al llegar al pueblo nos hemos desviado hacia la derecha para buscar las "cosicas" de Lara que no eran otras que llegar a una balsa cerca de la parte alta de los molinos que hay por aquí y luego hacer unos sube y bajas por la falda de un monte..., ¡Ahí es ná, os lo aseguro!

La verdad es que hemos ciclado por una zona de monte bajo, desde que se divisaba la línea de los molinos de Pozocañada. Una zona muy bonita, pero que constantemente te hacía subir, no con unas subidas mortales, pero sí, muy exigentes y además, hoy a eso de las 09h.30' el calor ya alcanzaba cotas altas, por encima de los 30º.



Pero dentro del programa de "cosicas" de GPS LARA, estas subidas no eran las mas divertidas, ¡no señor!

 Todavía había que buscar un camino senda que subía a una balsa y que según él, se trataba de una subida de unos 200 metros, probablemente, con más de un 28% de desnivel....., ja, ja, ja, ja, así es mi Pedro Lara, siempre pensando en que uno no se aburra.

El calor se hacía más agobiante y por si fuera poco, empezábamos a encontrarnos nubes de mosquitos que se nos metían por todos los lados, la cara, el casco, las garfas, la ropa, etc.....

Creo, sin temor a equivocarme, que la temperatura a estas horas, podría rondar los 32º, la cual se acrecentaba o daba la impresión de calentar más, debido a la falta de corriente de aire en esta zona.

Hemos seguido hacia adelante, hasta que hemos encontrado el inicio de la subida hacia la balsa y ya desde abajo, se veía impresionante, de un 28 % o más, peor que el Matamulas y peor que muchas subidas como La Imposible de las Capiruzas y alguna de Valdeganga..........

De hecho de los 200 metro, yo no he conseguido hacer más de unos 20 y en cuanto a Pedro, habrá hecho unos 10 más que yo, aunque él lo ha intentado por segunda vez y ha tenido un percance que le ha dejado marcado en su gemelo derecho los dientes del plato grande, y cuando digo marcado, no me refiero sólo a la grasa de la cadena, no, me refiero a que la grasa de la cadena se ha mezclado con un todo rojo. Menuda racha lleva, porque además, esta semana tuvo una caída en la ciudad que también le ha dejado un recuerdo en un codo. En fin, Pedro son rachas tontas de caídas más tontas aún.

Os dejo unas fotos de la subida y de la balsa. Quizás no se aprecie la pendiente de la subida, pero os aseguro que la tiene y mucha...., de hecho, el segundo intento de Pedro lo ha hecho a pie hasta la balsa.







Después de un descanso y dado que la hora se nos echaba encima, teníamos que hacer....., almuerzo en Pozocañada o almuerzo en Albacete.

Quizás y visto el calor que ha hecho esta mañana, lo más sensato hubiese sido, salir a toda velocidad para Albacete, pero lo cierto, es que tanta subida nos había dejado cansados de verdad, con hambre y sobre todo, con mucha sed.

Por otra lado, nos quedaban todavía los sube y baja de la falda del monte.

Después de unas deliberaciones muy rápidas, hemos decidido hacer los sube y baja de la falda del monte pero con mucho cuidado porque estaban muy rotos, con mucha piedra y china muy sueltas, tanto es así que yo en varias curvas casi toco suelo.

No era un día para arriesgar en tonterías, así que hemos hecho la falta del monte de una manera tranquila y cuidando de no darnos ningún porrazo.

He de reconocer que los sube y baja han sido divertidos, pero también he de decir que un simple descuido te podría ocasionar una caída tonta.

Después de bajar a toda velocidad nos hemos ido a almorzar a Los Cañetes (Viva Ucrania), donde hacía tiempo que no nos tomábamos unas cervezas tan frías y tan a gusto, tal era el cansancio y la sed que traíamos.



Tras la ingesta de alimentos y caldicos reparadores, nos hemos dirigido hacia Albacete, primero por la vía de servicio y luego por la carretera. Aquí la temperatura ya había subido a los 34º y darle al pedal se hacía insoportable...., Pedro y yo nos mirábamos y apretábamos los dientes para llegar pronto a Albacete.

La llegada ha sido bendecida y coronada con otras jarras de cerveza en el Río Frío, que por supuesto nos han sabido a gloria y en este punto y después de estos calores, creo amigos que las próximas salidas serán a horas tempranas y con un largometraje adecuado para estar de vuelta cuando empiece a calentar, al menos, esa es mi intención.

Ya el Domingo pasado cuando vinimos de Valdeganga, vimos los primeros calores y después de esta ruta, lo tengo claro....., ¡madrugar con los fresco y kilómetros adecuados para esta pronto de vuelta!

Por lo demás, la ruta ha sido una pasada, muy bonita y vistosa, dura y exigente, pero así somos en este grupo, ¿porqué hacerlo fácil si lo podemos complicar? Gracias a Pedro como siempre por sacarse de su chistera una vez más una ruta que merece la pena hacerse, pero no con estos calores, ja, ja, ja, menos mal que nos hemos hidratado bien en Los Cañetes.

Os dejos los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.21'00"
Distancia recorrida, 68'890 Kms.
Velocidad Media, 20'2 kms/hora
Velocidad Media Alcanzada, 40 kms/hora

2 comentarios :

  1. Pues vaya ruta más buena que os metisteis, amigos míos, buena zona y con una carga importante de
    kilómetros para los calores que tenemos instalados; en fin, que quitando el traspiés de Pedro ya veo que salió todo a pedir de boca.
    La zona es muy bonita, una pena que de cara al verano sea prácticamente intocable para nosotros dados los kilómetros iniciales que hay que hacer, pero desde luego que merece la pena el ir por allí.
    La crónica está genial, en su punto y con un par de chascarrillos realmente buenos, y que decir de las fotos..la de Bob Esponja con su sonrisa y la jarra de cerveza por delante es de 10...ja ja ja
    Bueno, me temo que en breve nos tocará el parón vacacional y más con estos calores. La semana que viene tendremos que pensarlo muy bien y me parece muy buena idea la de hacer una seminocturna el viernes..cerramos la temporada y nos damos un homenaje, que no todo va a ser masticar polvo...ja ja ja
    Lo dicho, que nos vemos esta semana.
    Un abrazo...Edu

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no teníamos intención de meternos casi los 70 kilómetros, pero ya sabes como es esto...., uno se lía, se lía...., y al final...., te acabas liando, ja, ja, ja.

    Es cierto que esta zona, al igual que la zona de La Marmota y otras semejantes, nos pillan a más de 20 kilómetros, pero..., por otro lado merece la pena dar una vuelta por aquí, pero no ahora que hace mucho calor.

    Nos vemos Edu.

    ResponderEliminar