“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

miércoles, 22 de febrero de 2017

Dehesa de los LLanos, depuradora, monte bajo, Chinchilla y vuelta

¡Buenos Días amigos! La recuperación va por muy buen camino. Las indicaciones, no sólo de mi traumatólogo, sino del médico rehabilitador, de hacer bici de manera moderada y cada vez y en cada ruta, subir un poco la intensidad de pedaleo, la distancia recorrida y las subidas, parece que va dando su resultado. La rodilla no se resiente tanto y aguanta las rutas de manera aceptable.

Dicho esto, hoy era un día para probar alguna subida suave, aunque para ello tuviera que tirar de plato pequeño y piñones grandes, como así ha sido, ja, ja, ja.

He salido sobre las 08h.35' con una temperatura de 4º C hacia la Dehesa de Los Llanos, para visitar toda la Valla del Marqués, la depuradora y hacer algo de Monte bajo.

Me he dirigido hacia la Base Aérea de Los Llanos por el camino que va al campo de entrenamiento del Albacete Balompié, de aquí he seguido la valla que rodea por su parte Oeste, toda la Base hasta llegar a una finca de labores, en la que he hecho un giro a la derecha para coger una camino que sale a la derecha unos cuantos kilómetros más adelante, pero a los pocos metros me he tenido que dar la vuelta, pues estaba plagado de charcos y barro, ese barro pegajoso que tanto nos gusta.

No pasa nada, media vuelta y a buscar el segundo camino que girase a la derecha y que me permitiese llegar a la Depuradora, pues segundo intento que no ha tenido buen resultado, pues si cabe, el camino estaba peor. Así pues, he seguido hacia la Finca de la Dehesa de los Llanos para rodearla por su parte Este y darle la vuelta hasta buscar un camino que entroncase con la Depuradora, pero ha sido inútil, estas pistas anchas, eran un verdadero barrizal. Hasta cierto punto es lógico, ya que el Sábado por la tarde y el Domingo de madrugada, llovió mucho...., prueba de ello es como nos pusimos el Domingo en la ruta (todo éste barro queda refletado en la crónica, ya publicada, de este Domingo día 19).

Sin perder el ánimo, al final he tenido que salir a la carretera de Pozohondo, hasta encontrar un pequeño paso  de unos 20 metros, ya casi llegado a la Depuradora, por el que me he tirado y ya desde aquí he atravesado la Depuradora, para salir a la Valla del Marqués. El siguiente paso era llegar a la valla, detrás de la cual están esos maravillosos campos de Lavanda, que ya les queda poco para florecer y teñir el ambiente de ese color tan vivo que tiene la lavanda.

El paso por este camino ha sido un verdadero calvario, pues seguía estando lleno de barro, así que, he pasado como he podido y despacio para no embozar nuevamente la bici, hasta llegar a la subida de monte bajo. Aquí, en este subida, la cosa estaba clara, plato pequeño y piñones altos para no tener que ponerme de pie en la bici, que es cuando siento algún tipo de molestia y, lo cierto es que ha sido mano de santo. He subido como un rayo, despacio...., y sin molestias.

Después he bajado hasta la finca de los dos perrazos que hay tras la valla y como siempre me han recibido a base de ladridos y caras de pocos amigos.


 
He tomado dos o tres pistas que estaban bien hasta salir la túnel de la autovía, por el que inmediatamente salimos a la cantera de Trialsa y desde aquí hasta la finca de labores, desde la que o bien, subes por los escalones o bien, subes por el camino de la izquierda hasta la antenilla.


Para subir por los Escalones no me encontraba con confianza y dado que lo que quería, era probar como voy en pequeñas subidas, me he decidido y me he tirado por el camino hacia la antenilla. Os diré que el camino estaba roto, lleno de cárcavas y reguerones, muy roto...., las lluvias se lo han llevado y arrastrado todo. Aún así he llegado a la antenilla y en este punto, he de reconocer que aunque, físicamente me encontraba muy entero..., la rodilla me ha recordado que no está aún para determinadas alegrías, así que he cogido la pista de asfalto y he decidido regresar para Albacete.

Una vez que la pista de asfalto termina, hacemos un giro a la izquierda para tomar un camino de tierra y luego otro giro a la derecha, que empalma con parte de una antigua calzada romana, luego otro giro a la izquierda y salimos a una finca, antes de la subida del puente y Albacete...., a dos pasos.

Aquí, en este tramo he visto que el camino estaba también, embarrado con grandes charcos.


 Sin embargo lo que más me ha sorprendido es lo que la fuerza del viento ha hecho con algunos árboles a ambos lados de este camino. Menos mal que cuando se han tronchado sus ramas no pasaba nadie. Os dejo unas fotos.

 Como veis, el grosor de la rama es considerable y a juzgar por el color de la rama, su interior, no parecía que llevase mucho tiempo tronchada la rama.

Es lo que tienen éstas fechas, y más en Albacete, mucho viento, mucha lluvia y frío...., sobre todo mucho viento, que cuando dice de soplar en Albacete, ¡tela!

Bueno amigos, no os aburro más. Deciros que la recuperación va por buen camino y que a este ritmo, espero estar operativo al 100 % para hacer la "madre de todas las rutas", la ida y vuelta a Alcaraz, al Santuario de Cortes.

Ruta que será un ruta y un reto, que en mi caso espero que se convierta también en promesa.

Os dejo los datos técnicos de la ruta de hoy:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.48'50"
Distancia recorrida, 47'460 kms.
Velocidad Media, 16'2 Kms.
Velocidad Máxima Alcanzada, 51'6 kms.





2 comentarios :

  1. Amigo Coronado, otra ruta más a la saca y no sé las que llevas ya. Desde luego vas a coger un punto de forma que no va a haber quien te pille, o quien te eche un galgo, o más fuerte que el vinagre...y no sé que comparación ponerte más...ja ja ja
    Me encanta esa foto que abre la crónica, que pareces un gigante; me tengo que hacer una de esas, cuanto antes mejor.
    Buena crónica de tus andanzas, que cada vez vas mejor y como casi siempre te digo, un día más, uno menos.
    Creo que nos vemos en BTT la semana que viene, pues lo dicho, la semana que viene más y mejor.
    Un abrazo...Edu

    ResponderEliminar
  2. Bueno..., pues como tú dices..., otra más a la saca y las que quedan. La verdad es que esta ruta da mucho juego, porque la puedes abrir por donde quieras, con caminos, monte bajo, alguna senda que otra y, además, haces unos cuantos kilómetros y sin darte cuenta está en Chinchilla para sendear o lo que más te apetezca.

    Lo único..., el barro, que siempre está presente y más aún, cuando días atrás ha llovido mucho.

    Un saludo Edu.

    ResponderEliminar