“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

lunes, 27 de febrero de 2017

Almendros en flor


 Buenos días.


 Pues sí, como bien reza el título de la crónica, ya están los almendros en flor. Y eso que hace tan sólo una semana desde que os comentamos que los almendros estaban a punto de florecer. Vamos, que se acerca la primavera a marchas forzadas.

 En esta ocasión he realizado una ruta por una de mis zonas preferidas de la provincia, que como ya sabréis se trata de La Roda y toda la ribera del río Júcar que allí tenemos. No es que haya sido una ruta muy cargada de kilómetros, pero eso sí, de muchas sendas y de búsqueda de nuevos trazados a los que unir los ya conocidos.


 El río no lleva mucho caudal, pero el agua está cristalina, ¡da gusto de verlo así! En cuanto al campo deciros que está empezando a verdear por todos los lados y para terminar de hacer apetecible la ruta, la temperatura cada vez es más agradable.


 La ruta planteada sale de La Roda en dirección hacia el río, de modo que llegamos a la zona del puente de Quitapellejos para empezar a hacer sendas nada más llegar, siempre por la margen derecha del río.

 Estas primeras sendas son espectaculares, buen trazado, entre pinos, con muy poca complicación y que permite disfrutar desde el primer momento. Rápidamente nos vamos acercando hacia la aldea de El Carrasco, y por aquí tenemos de nuevo muchísimas opciones. En esta ocasión he decidido remontar algo hacia la meseta y seguir paralelo al río por todos los pinares que allí hay.


 A la altura de la Casa del Concejo he vuelto a retomar el cauce del río y remontando el río en esa misma margen he seguido divirtiéndome de lo lindo con tanta senda hasta llegar de nuevo a El Carrasco. En esta ocasión he cruzado el río y me he puesto en marcha hacia otras dos sendas realmente espectaculares, tanto por su trazado como por su longitud.


 Llegados a esta zona no tuve más remedio que parar por tres motivos, el primero es que tenía que aliviar la vejiga, el segundo que quería comer una barrita y el tercero, los impresionantes almendros que tenía allí mismo, como podéis ver en las fotos.

 En fin, que terminada la parada y con ganas seguir haciendo sendas, allí que me puse a darle al pedal. La mañana iba genial y decidí que lo mejor era volver para casa, pues era una hora más que prudente.

 Poco más os puedo contar, sólo que al salir del valle me encontré con el amigo Eolo, esperando pacientemente, pero vamos ¡lo de siempre!

En esta foto, al hacer zoom en ella, se puede ver una pareja de aves de presa sobrevolando el paraje
 Aquí os dejo un enlace a todas las fotos y como no, la ruta.



Un saludo...Edu

2 comentarios :

  1. Bueno niño..., otra más para el blog y otra más para tú cuenta personal, una de tantas que ya llevas en las piernas y a las costillas. ¡un no parar....!

    Espectaculares las fotos de los almendros en flor y espectacular es el macro que has hecho a una de las flores de los almendros. Muy buena y muy adecuada.

    Adelante, vamos a por una más y una menos que nos queda por hacer.

    Saludos Edu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Coronado, es que esto es un no parar...ha ja ja
      Y tenemos aquí al lado nuestro segundo aniversario, ¡No te digo nada!
      La ruta estuvo muy bien, plagada de sendas y con una temperatura super agradable. Es que, esta zona tiene algo especial.
      Los almendros están tremendos, quizás podríamos repetir la ruta de La Degollada para ver el camino con los almendros a los lados. Bueno, lo hablamos.
      Un abrazo...Edu

      Eliminar