“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

domingo, 8 de enero de 2017

Las Capiruzas, niebla y frío, mucha niebla y mucho frío.

Llevamos unas cuantas salidas en las que los protagonistas, sin duda alguna, son el frío, por debajo de los 0º C y la niebla, muy espesa y que, en algunas ocasiones, no deja ver más allá de 20 metros, todo un peligro.



La ruta que hice ayer, 06-01-2017, ha sido una de las más frías y con más niebla que he realizado, tal es así, que tuve que desistir de seguir ciclando por la zona de Las Capiruzas y sus molinos.



A las 08h.20' salía de casa dispuesto a pegarme una ruta por la zona del Hundimiento, La Evaporita, las Capiruzas y esa zona, pero nada más salir por el Camino de la Vaqueriza y llegados al carreterín que nos lleva a Aguas Nuevas, he visto que la niebla era tremendamente espesa.


 


Aún así y con un ritmo alegre, he seguido en dirección a El Salobral con la idea de visitar El Hundimiento y de ahí seguir por la Finca Nagares hacia la Evaporita, rodearla por su parte Oeste y tomar el Cordel de Las Capiruzas hacia la Cueva del Pastor, alguna senda y vuelta a casa...., o al menos, esa era la idea, porque la ruta en sí, tomó un giro bastante diferente.


Visto lo visto, fui derecho a Los Anguijes y de ahí, por la parte derecha del Hundimiento, tomé un camino de tierra que me llevaría a otro más angosto desde el cual se divisaban las figuras de Los Molinos, ya que adentrarse por la Finca Nagares no era recomendable...., por el asunto de la caza y a pesar de que con niebla está prohibida esta actividad, nunca se sabe.


Empecé subiendo al Cordel de Las Capiruzas (los molinos) con gran esfuerzo, pues el frío me marcaba los -7º C y el aire, aunque con poco velocidad, me daba de frente y eso dificultaba la subida, aparte de que no podía entrar en calor ni queriendo.



Una vez arriba, en el Cordel, el frío se hacía más intenso, no sentía los dedos de las manos y de los pies y además la niebla, y esto si  me preocupaba, se hacía cada vez más densa...., calculo que a 20 metros no se veía nada en absoluto.





Por cierto, no sé si es por el efecto de la niebla o por las lluvias que han caído tiempo atrás, pero me he encontrado en la cara sur del Cordel una pequeña laguna de agua que tenía un efecto tremendo sobre los molinos, caprichos de la naturaleza, ¡que barbaridad!


 Después de este panorama, la decisión estaba clara y, como decimos últimamente en este grupo y en clave de humor, "MEDIA VUELTA Y ALMORZAR", aunque yo cuando voy sólo, nunca almuerzo, como mucho...., barritas y a seguir la ruta.

Como he podido, de una de las faldas de Los Molinos he bajado  a gran velocidad con la intención de salir nuevamente a la zona del Hundimiento y de aquí ya para Albacete.





 Como habéis podido comprobar, el día pintaba como el típico día de perros...., mucho frío y macha niebla y "cencellada" ha sobrado por todos los recovecos del camino.

No obstante, el terreno, a pesar de estar húmedo, se dejaba ciclar con facilidad, siempre y cuando no cogieses zonas de barro o circulases por caminos con mucho verdín, que ya sabéis que eso lo único que hace, es disparar pequeñas gotas de agua que a buen seguro, nos ponen la equipación y demás complementos y accesorios de la bici, perdidos.

A pesar de la niebla, a pesar del frío y a pesar, de las condiciones climatológicas.... adversas, ya os lo digo, para mí ha sido una ruta muy maja, que he disfrutado al máximo, salvo la zona del cordel, que ya os digo que hacía imposible la visibilidad a más de 20 metros, con el consiguiente riesgo de tener algún incidente desagradable. Ha obrado la sensatez.


Con la silueta en la lontanaza de los Molinos y de mi decepción por no haber hecho la ruta que os he comentado al principio, me he vuelto contento hacia Albacete......, y esta es la crónica de un Día de Perros, ja, ja, ja.

Paso a poneros los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.23'00"
Distancia recorrida, 59'899 kms.
Velocidad Media, 21'6 kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 34'890 Kms/hora

2 comentarios :

  1. Amigo Coronado, de todos modos te has metido una ruta de casi 60 kilómetros que no está nada mal. El tema de la niebla es que es recurrente en estos días, pero lo cierto y verdadero es que hay que tener mucho cuidado con ella.
    Pero es que la niebla tiene algo especial, de hecho, los mismos caminos por los que hemos pasado tantas y tantas veces parecen totalmente distintos, ¡vamos, que has hecho una ruta nueva!
    Buena crónica, como siempre y me encantan algunas fotos, sobre todo la de color sepia.
    Hablando de cencelladas, te perdiste la del domingo. Ya haré consabida crónica y verás la que nos cayó a nosotros...¡tela marinera!
    Cuídate y ya nos irás contando como lo llevas.
    Un abrazo...Edu

    ResponderEliminar
  2. Ya he visto la ruta de la Cencellada del Domingo. Ya he hecho el comentario, IMPRESIONANTE, sobre todo la niebla congelada en la valla.

    Disfruté de los 60 kms., pero arriba en los molinos, el aire y el frío se hacían insoportables, amén de lo peligroso que era bajar las cuestas del cordel de los molinos y no ver más allá de 20 metros, sin tiempo a reaccionar. No obstante, otra a la saca.

    ResponderEliminar