“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

jueves, 29 de diciembre de 2016

La última serrana del año 2016




 Buenos días.

 Pues sí, se acaba 2016, otro año más de rutas, otro año más de kilómetros y más kilómetros. No es que tengamos que hacer un balance de nuestras rutas, pero sí que conviene echar un vistazo atrás para que no se nos olvide que cualquier kilómetro es bueno, los de las rutas llanas, los de barro, los de viento, los solitarios y los recorridos en grupo.


 Ya sabemos que para gustos colores y que cada uno le saca mayor o menor provecho a determinado tipo de rutas, eso es indudable, y además, debe ser así, no me cabe la menor duda.


 Si tuviera que quedarme con un tipo de rutas, evidentemente elegiría las "serranas"; ascender a la cumbre de cualquier pico me ha proporcionado muchas horas de bicicleta realmente espectaculares, y contrariamente a lo que se puede suponer, no son este tipo de etapas las que más me cansan, ni mucho menos. Creo, y seguramente algunos coincidirán conmigo, que las etapas "pestosas" son mucho más exigentes para el cuerpo que las "serranas".


 No hay nada como coger tu ritmo de ascensión, fácil y constante, que sin exigirte demasiado puedes llegar a ascender cualquier cumbre...¡y siempre se llega! Quizá tiene mucho que ver en como la vida te va moldeando, con la edad te das cuenta de que las metas que merecen la pena necesitan, sobre todo, de mucha paciencia y de pocas prisas.


 Así que, como ya es costumbre hemos acabado el año subiendo montes, no podía ser de otro modo. Y este año, además, nos hemos ido los dos incombustibles, nada menos que el amigo Coronado y yo mismo y nos hemos metido una etapa de las de subir y bajar todo el tiempo, que de llanear ya tendremos tiempo.



 Con las lluvias caídas el pasado fin de semana los caminos estaban bastante embarrados, y no sólo eso, dada la altura de la zona, las heladas por aquella zona son muy fuertes y dejan muy tocados los caminos. En fin, que con muy buen criterio nos apuntamos a una ruta que partiendo desde Riópar nos llevara a ascender el puerto de Crucetillas, una auténtica delicia este puerto, no nos cabe la menor duda.

 

 Una vez arriba se trataba de llegar lo más cerca posible del Batán del Puerto o de Río Madera, y tomar desde allí alguna pista que nos llevara hacia la Cañada del Provencio o algún lugar cercano para volver hacia Riópar...pero no tuvimos más remedio que darnos media vuelta por donde habíamos venido. Atentos a las fotos de como van los arroyos y la helada que cayó.

 La subida a este puerto de Crucetillas la hicimos con una marcha bastante tranquila, ya sabíamos que son muchos los kilómetros de continuo ascenso y si bien, no tiene una gran pendiente, al final se llega a notar la longitud del puerto. Además, al amigo Coronado le puedes echar kilómetros y kilómetros de llano, pero las cuestas para arriba le penalizan bastante, y no es que sea su trazado preferido; lo importante es que poco a poco ascendimos hasta la cumbre del puerto, a 1450 metros, y como ya nos estábamos imaginando a esa altura, que con el frío que hacía y lo que había llovido podíamos encontrar nieve, y vaya que si la encontramos. Teniendo en cuenta que la nieve llevaba allí una semana, ya os podéis imaginar el frío que estaba empezando a hacer en la cara norte de este monte.

 La bajada la hicimos como un rayo hacia el Batán del Puerto, hasta que en las proximidades del arroyo que discurre por el fondo del barranco empezamos a encontrar placas y más placas de hielo, con una temperatura que empezaba a bajar grados y más grados. Ahí os dejo algunas fotos de como estaban los "carreterines".


 Es evidente que al ver el estado de esta carretera, el de las pistas no iba a ser mejor y para muestra aquí os va la foto de uno de los posibles senderos que podíamos haber tomado ¡a ver quien es el guapo que mete la pierna hasta la rodilla en el arroyo! En fin, que decidimos dar la vuelta por donde habíamos venido.

 

 De nuevo volvimos a ascender el puerto, en esta ocasión iniciando la marcha por la cara norte que es algo distinta a la anterior ascensión: menor pendiente en los primeros kilómetros y un final bastante más fuerte, con porcentajes que pasan del 12% en muchas ocasiones.


 Y de nuevo al coronar el puerto, paramos para tomar un pequeño respiro y de ese modo llegar en perfecto estado a la bajada, kilómetros y kilómetros de descenso, una delicia para cualquier aficionado al ciclismo, pero eso sí, con todos los sentidos puestos en el trazado pues las velocidades que se alcanzan en muchos tramos son cercanas a los 60 km/h y sin apretar demasiado.


 La llegada a Riópar estaba muy cerca y tan sólo nos quedaba el último esfuerzo para completar una ruta serrana, de las que nos gustan (sobre todo a mi), con un acumulado cercano a 1100m+ en un recorrido de 40 kilómetros.


 Mereció la pena el madrugón, mereció la pena el esfuerzo. Se nos acaba 2016, pero ¡subiendo montes!

 Aquí os dejo el enlace a todas las fotos. En este caso no os dejo la ruta, tan sólo indicaros que hay que tomar desde Riópar la carretera CM-412 en dirección El Salobre, y a la altura del cruce con la AB-415, tomar esta en dirección Batán del Puerto. En la crónica siguiente, podéis encontrar un mapa con una ruta que hace parte del recorrido que os indico.

 ¡FELIZ Y PRÓSPERO AÑO 2017!

Un saludo...Edu

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Como triunfar con las mujeres

 Buenos días. Como ya saben todos ustedes, el insigne profesor Joseph Von Eduarden desde el Instituto Biotecnológico de Fraunhofer-Gesellschaft, subsección MIT  Munich (allá en Alemania), colabora con su firma en este blog; es tal su afición a la bicicleta y a la investigación en particular, que se hace indispensable el poder contar con él en cualquier blog sobre BTT que se precie. Y además es toda una tradición el que este día, 28 de diciembre, nos acompañe nuestro insigne y entrañable profesor.


 Es esta, pues, la cuarta publicación internacional de la que ya podemos presumir y de la que sin duda alguna os debe deleitar, fieles seguidores de este humilde blog.

 Sin más os dejo con el grácil verbo de nuestro querido amigo.


Proffesor J. Von Eduarden G.  
Instituten Biatermhallem-Achtum da Fraunhofer-Gesellschaft, ihcmand delen MIT Munich,

En primer lugar quiero agradecer a “40 Rutas” la oportunidad que nos brinda y poder realizar una divulgación científica en esta “red social” que a tantas personas ha unido.

 El tema que hoy nos compete es harto conocido y de seguro interés por todos los que siguen, día a día, este magnifico y estupendo blog. Si bien la temática del mismo no está intimamente relacionada con la práctica de la bicicleta, no es menos cierto que en sus crónicas se tratan temas de absoluta actualidad y que merecen la pena ser narrados para todos ustedes.


 "Como triunfar con las mujeres" es el tema de hoy y base de nuestra última investigación, y si bien en un principio comenzamos nuestras investigaciones con "Como entender a las mujeres", comprendimos bien pronto que era mejor cambiarlo.


 En primer lugar, y antes de pasar a nuestras notas de campo en la investigación realizada, nos gustaría hacer una breve reseña histórica de como los hombres siempre hemos necesitado triunfar entre el sexo femenino, que no opuesto ni contrario como algunos autores neófitos en la materia, se empeñan en señalar.

 Y es que, ya desde los tiempos de las cavernas, nuestras necesidades de reproducción eran básicas para la supervivencia de la tribu, a mayor número de criaturas, mayores posibilidades de perdurar y de ahí nace la sexualidad moderna, con un claro afán reproductor, una y otra vez, y otra, y otra, y otra...

 Claro, que eran tiempos en los que los protocolos eran más sencillos y bastaba con llevar un buen arenque como presente para tener éxito con la parienta. Pero es que los tiempos cambian una barbaridad, y como hemos podido constatar en nuestro trabajo, lo del arenque ya no funciona, ¡que se le va a hacer!

 En nuestro estudio también hemos podido comprobar que para la reproducción no hacen falta siempre los dos sexos, masculino y femenino, como por ejemplo los Saga Pedo, un ortóptero donde todos los integrantes son féminas y no ha quedado ni un macho vivo; resulta que se reproducen por partenogénesis que es el desarrollo de un óvulo sin fecundación...o sea, ¡un aburrimiento total! Esperemos que no cunda el ejemplo. Tampoco es muy correcto lo que hacen algunas aracnidas o Mantis Religiosas: comerse al macho después del acto, ¡hombre, por mal que lo haya hecho no hay que ponerse así!

 Como siempre, hemos contado en nuestro equipo con nuestro querido becario, que a fuer de tanto roce le estamos tomando un montón de cariño (estas cosas son así). Él nos ha servido como conejillo de indias en todas nuestras experiencias con el sexo contrario, y curiosamente, en esta ocasión no ha puesto muchos impedimentos en la parte empírica que a él le toca, de hecho, ha echado más horas extra que un trabajador español de una subcontrata.

Pasemos, pues, sin más dilación a nuestras notas de campo.

 Como vestir
 ¿Qué es eso de ver a un señor con la ropa apretada, siete tallas menos de la que le toca, o ajustadas  licras, mallas térmicas? Eso no son más que pamplinas.

 Los hombre se distinguen hasta en el vestir, por supuesto que sí. No hay nada como unos pantalones de pana hasta la cintura, pero sin exagerar como algunos que se los suben a los sobacos. Y es que, pongamos como nos pongamos lo que les gusta a las mujeres es ese tipo de pantalón, el hombre en su estado más puro, y a ser posible con campana, para que luego no digan que uno no va a la moda. 

 Arriba una buena camiseta interior, blanca de algodón, por encima camisa de cuadros y que nos sobre tela, que una buena correa hará el resto. La testa se la cubre uno con gorra o boina y la chaqueta de lana que no falte, bien abrochada hasta el último botón y dejando que se vea la camisa por arriba, que lo formal no está reñido con lo moderno. En cuanto al pelo, importante factor éste, a ser posible que se nos salga por encima de la camiseta, que se nos vea la hombría como se sale por todos los lados.



 Este atuendo, y que se pongan los estilistas como quieran, permite a cualquier fémina entender que lo que va allí va dentro es un hombre hecho y derecho, de los que se visten por los pies, ¡oleeeee! (como dicen vds.)

Higiene
¿Y qué es eso de una ducha diaria, de cremas para el torso, de desodorantes, colonias, depilaciones, limpiezas de cutis? Los hombres de verdad olemos a tabaco, a sobaco y a resobado. Y esto, señores, esto es una verdad científica e irrefutable.

 Sin ir más lejos, en los EE.UU. (la nación más adelantada del planeta, queramos o no) y más en concreto en New York, se han puesto de moda las fiestas de la feromonas, que consisten en no quitarte la camiseta en varios días ni para ir al servicio, o sea, gimnasio, dormir, comer, trabajar y todo lo que a uno se le ocurra, siempre con la misma camiseta; no te la puedes quitar en ningún momento. 

 Luego llegas a la fiesta y entonces sí que te la quitas, ahí sí. Se la das a oler a la "gachise" que más cerca te pille y como le guste el olor y no se caiga de espaldas del tufo que llevas, pasas a la fase reproductora al momento, allí mismo si te descuidas.

 Hay que ver estos americanos lo prácticos que son, no cabe la menor duda, pero déjenos que pasemos al noble arte del flirteo, donde se ve la pasta de los hombre de verdad.

 Si nos gustaría advertir que tan sólo hay una pega para completar este paso con éxito, y es que hemos podido comprobar que tras varios días de uso de la camiseta interior blanca, está lucirá unos impresionantes lamparones amarillos a la altura de las axilas. Llegados a este punto tenemos dos opciones: no levantar mucho los brazos o cambiarnos la camiseta. De hecho, nuestro becario nos solicitó varias veces el cambio de camiseta, y claro, al mes y medio no tuvimos más remedio que decir que sí.

Primeros Pasos
 Los hombres de verdad sabemos dar los primeros pasos sin que se nos noten mucho las intenciones, ¡y eso lo saben las mujeres!


  El problema viene cuando el que no lo sabe eres tú, la de hostias que se han llevado algunos por no saber interpretar estos "primeros pasos" correctamente. ¡Pardillos!

 Y si no, permitanme que evoque la famosa frase y ya tristemente en deshuso "¿Estudias o trabajas?"...¡que tiempos aquellos! Que perfección de frase, que saber estar, que dominio de la situación, casi todas las féminas al oír aquella sentencia ya sabían que detrás de aquella frase había un hombre de verdad, ¡así éramos!


 En fin, que dadas las circunstancias actuales puede ser difícil utilizar la parte de la frase "trabajas", y habría que darle un sentido más actual, pero siempre con la idea de que hay que estar en lo que hay que estar y dejarnos las tonterías para otro momento. 

 Podría quedar muy bien un "¿Estudias o no?"; aquí se corre el peligro de que te digan que no directamente, como así nos ocurrió durante el experimento, con lo cual sería conveniente un "¿Estudias o que?" Si te dicen "Primero que y luego ya veremos" podemos asegurar que ya has triunfado, pero tampoco es conveniente que te hagas muchas ilusiones, eso sólo pasa en los chistes.

La cena y la copa
 ¡Invitala a cenar, hombre! Nada de regalar joyas, pañuelos o colonias. A la gente siempre se le llega por el estómago. Y por cierto, huye de alimentos como las ostras o "tontás" por el estilo, eso no son más que mocos con limón. 



 Un hombre tiene que llevarse la partida a su terreno en estos momentos, y quedas mucho mejor si pides a base de bien: buenos platos de oreja, o de rabo frito, o de carne con tomate, o de chusmarro, de cascos de patata y que no falte el tomate para desengrasar, que vean que piensas en la salud. 


 Esto chifla a las mujeres, tanto en un sentido como en otro, y así lo hemos podido constatar. De nuevo verán que detrás de ese menú se encuentra un hombre de verdad. 

 Si has llegado a este punto y no se te han levantado de la mesa, es que lo estás bordando. Ahora viene el momento de la copa, que se vea que sigues teniendo carácter y sabes lo que te llevas entre manos. Aquí lo ideal es pedir un carajillo de coñac, de los de tres colores, y si el camarero te pone pegas, te pides un Belmonte, que se vea que tienes opciones.

  Eso sí, en el caso de que tu acompañante no esté muy convencida, debes entender que quizá otro tipo de copa puede ser más adecuado para el paladar, grácil y delicado, de tu acompañante. Así que puedes hacer como nos hacían en el colegio con la plástica, tema libre, y ya si eso, te metes la lengua donde te quepa y que se tome lo que ella quiera.
 Que se vea que tienes sentimientos y que respetas sus decisiones, ella siempre debe ver en ti a un hombre de verdad.


Hasta aquí hemos llegado
 Así es, ahora toca acompañarla a casa y demostrar, una vez más, como es un hombre de verdad. No siempre se tiene éxito, y la verdad, eso de llegar a la primera y triunfar, pues que todavía no se nos ha dado el caso: pero de las experiencias que ha tenido nuestro becario, al menos un 45% quiso repetir al día siguiente, ¡todo un éxito garantizado!

 Del 55% restante, un 34% no concluyó el primer paso por problemas de "no sé que pituitaria que teníamos enferma", mientras que otro 19% no concluyó la cena, y es que el becario tenía unos gases tremendos merced de tanto chusmarro que se había metido entre pecho y espalda. 

 Aún nos queda un 2% que no sólo se rieron con el pedo, sino que además lo acompañaron con otro más grande si cabe, lo cual nos llenó de orgullo y satisfacción. 



 En fin, hasta aquí ha dado nuestro trabajo, esperando que sea del agrado de Vds. y que les sea útil, me despido hasta la próxima entrega.

Saludos para todos y como decimos en Alemania, 
“sie morcilla geben
 Mit den besten Wünschen, Auf Wiedersehen. “
J. Von Eduarden G.


Queda prohibida la reproducción del contenido de esta crónica sin permiso expreso por parte de "40 rutas".

domingo, 25 de diciembre de 2016

¿El día de La Marmota? No sé.....

Bueno pues hay un día muy instaurado por estas fechas, no en España, creo que en Estados Unidos, llamado el Día de la Marmota, en el que parece que todo se congela por un instante y todo repite exactamente igual que la vez anterior sólo que con pequeñas variaciones, como si estuvieses metido en un bucle del que no puedes salir, algo parecido a la famosa película que protagoniza Bill Murray (Los Cazafantasmas) en la película homónima de este post, EL DÍA DE LA MARMOTA.



Pues algo así nos pasa a Edu y a mí estos últimos años en estas fechas, cada vez que salimos..., no nos libramos de un frío ártico, de un viento alegre, de una niebla tipo Perro de Barksville, de un barruzo pegajoso, de una imposibilidad respiratoria, de no poder coger el ritmo...., en fin, de días que no sé sinceramente que pintamos encima de la bici.



Y hecha esta pequeña introducción, dentro Crónica.

A las 08h.15' había quedado con Edu en la gasolinera de la Tamos para hacer una ruta por la Zona de la Finca de los Albas, Finca de los Iniestas y Puñoenrostro y sus diferentes ganaderías de Toros. Puntualmente, allí estaba Edu y poco más tarde, apareció el infefable Pedro Lara para pasarmos lista y saludarnos y advertirnos que la ruta que teníamos en mente, venía cargada de barro, comentario que el buen Edu ya me había hecho, pero uno, he de reconocerlo, es cabezón y ya tenía en mente desde hacía algún tiempo hacerla para saber cómo estaba esa zona. ¡Ohhh, infelice de mi!

Hemos salido por la zona del Decathlon para coger la espalda de éste polígono y dirigirnos a la vía del tren, más en concreto al puente que pasa por encima de él y desde aquí todo recto hacia las primeras fincas, la del Alba y la de los Iniestas, y nada más bajar el puente, la primera en la frente, unos 20 metros de barro.



Despacio hemos pasado para no ponernos perdidos y poco a poco hemos ido ganado metros hasta llegar a Puñoenrostro, pasarla y llegar a los primeros cercados de ganaderías taurinas. Os dejos unas instantáneas








La verdad es que hoy era un día tremendo para darle al pedal por lo que os he comentado antes, todo helado y además, el aire que venía helado, hacía que nos fuese muy difícil ciclar.

Esta fotografía de la izquierda, creo que os dará una idea aproximada de la helada que ha caído en Albacete.

La vegetación, lejos de ese verde luminoso, hoy aparecía de color blanco navideño.

Ufffff, frío, pero frío.

Aún así, hemos seguido porque queríamos localizar una finca que tiene una antigua noria de madera de tiro animal, curiosa de verdad y muy bien conservada.

Fijaos el frío que haría y la neblina, tan helada que venía, que los cables de los cambios y de los frenos, así como las manetas y el propio manillar tenían una capa de hielo que, a nada que dabas pequeños golpes, caía una forma de hielo con la forma de los cables, ja, ja, ja.

Así que hemos seguido por una bifurcación de caminos pasado Puñoenrostro, pero me da que con tanta niebla en algún momento nos hemos despistado y al final no hemos encontrado la susodicha finca y sino creéis lo de la niebla, para muestra un botón. Ved las fotos más abajo.

No sólo la  niebla que se ve en la foto de abajo, sino que si miráis bien la siguiente foto, veréis que hay dos gotas de niebla que discurren por la visera de mi casco, que más que gotas, ya se han convertido en mini carámbanos. ES increíble, estaban congelados





Ante tantas adversidades climatológicas, Edu ha puesto su particular sentido del humos con una matrícula de un coche abandonada, creo que lo ha hecho por si la Guardia Civil nos multaba por no ir documentados o, por lo que yo creo, ser unos inconscientes......, madrugar, frío, niebla, aire, barro........



 Al tomar el camino de la derecha en la bifurcación, creo que lo que hemos hecho es seguir la circunferencia de un pivot y nos hemos puesto de barro hasta arriba. Siento mucho estas cabezonadas y desde aquí públicamente lo reconozco, no he hecho caso a Pedro Lara y Edu y, lo cierto es que la ruta, si ya era complicada por el clima, con el barro, se ha terminado de agravar. ¡Madre mía como nos hemos puesto!



Visto lo visto y dado que no tenemos porque penar cuando el tiempo se pone de "aquesta guisa", hemos aplicado una máxima que últimamente nos da un resultado excelente, "MEDIA VUELTA Y ALMORZAR", entre otras cosas porque queríamos lavar las bicis y habíamos quedado con Pedro Lara para tomar un bocadillo en El Badil, ya en Albacete.





Después de lavar las bicis y sobre las 10h.30', quizás algo más tarde, hemos llegado a El Badil y hemos almorzado con Pedro. Allí hemos comentado la ruta y los sinsabores de la misma, pero es lo que hay y sino, no se sale en bici.

En fin la ruta ha estado bien, pero muy machacona, pegajosa, cansina y algo pesada, dado el terreno y el barruzo..., y el frío...., y la niebla....., y el viento....., y ya....,, ja, ja, ja.

Como veís, aún teníamos ganas de seguir con la broma, y mientras Pedro venía le hemos decorado su bocadillo. Bueno es una broma, perdona Pedro, ja, ja, ja.
 
 Bueno, pues una Noche Buena, muy buena, valga la redundancia.

Desde esta crónica aprovecho la ocasión para felicitar a todos los compañeros de bici, de todos los grupos con los que compartimos este deporte y os deseo que terminéis el año muy, pero que muy bien y por supuesto que el 2017, lo iniciéis mejor aún, a ser posible y sino, ya haremos porque sea así. FELICES FIESTAS A TODOS LOS GLBEROS.

Os dejos los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.15'44"
Distancia recorrida, 38'990 kms.
Velocidad Media, 16'9 kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 37'9 kms/hora