“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

viernes, 30 de septiembre de 2016

Rutas por Riópar: Subida al Padroncillo



 Buenos días.


 Si hay un pico que domina las vistas desde Riópar, ese es sin duda alguna el Padroncillo. Un pico de 1585 metros desde el que podremos ver el Calar, el paso del río Mundo por sus faldas, los caminos serranos hacia Villaverde de Guadalimar, Riópar Viejo y todo el entramado del aldeas serranas próximas a él, el pico del Cambrón, el pico de la Sarga, el Calar de la Sima y su pico el Mentiras, y los días más claros la vista te llega a la Sierra de las Cabras, Cazorla, y tantos y tanto sitios...y como no, Riópar.

 La ascensión a la cima se puede hacer por varios lugares, pero como llevo muy mal esto de las alturas y los precipicios yo la hago por la pista existente que está en muy buen estado, y por la que se puede acceder incluso con vehículos que tengan suficiente altura desde el suelo. Existen varios tramos con porcentajes importantes, superiores al 15%, y eso es mucho; si se desea acceder con vehículo hay que ser un conductor veterano y con un vehículo que cumpla unos requisitos mínimos de potencia.

 Es esta una subida bastante regular, eso sí, exigente en casi todo el trazado pero que si se toma con un ritmo mantenido es fácil de realizar en bicicleta. Por supuesto, andando es igualmente realizable y no presenta más dificultad que la pendiente y la longitud del puerto.


 El puerto tiene unos seis kilómetros pero con un desnivel medio del 9%, pues se pasa de unos 1000 metros a los 1585 metros citados anteriormente.


 Esta ruta es una de mis preferidas y ya llevo varias veces hecha esta ascensión pues la vista desde la cumbre es sencillamente espectacular. Ahí os dejo las fotos en la que podréis comprobar el extraordinario panorama que se tiene en su cima.


 Si la hacéis en verano, cuando lleguéis a la cumbre os encontraréis a personal del servicio de extinción de incendios de Castilla-La Mancha. En el resto del año quizá os podréis encontrar personal de telecomunicaciones pues son varios los centros repetidores de señal los que se encuentran allí arriba.

 Un consejo, si el día es de niebla no dejes por nada del mundo de realizar la ascensión, cuando llegues arriba vas a encontrarte un espectáculo pues las nubes quedarán por debajo de ti, y podrás ver como surgen picos y más pico de un mar de nubes.
  Aquí os dejo el enlace a todas las fotos y como no, una ruta. En este caso, os dejo la que realicé en la navidad de 2014 con Pablo R. y Pedro, dos excepcionales compañeros de ruta.


 La serie de Riópar todavía no ha dado a su fin, aún nos queda una subida andando al Calar del Río Mundo para acceder al mirador que existe encima del monte, otra ruta en BTT y el pantano de Zapateros. Y tampoco nos dejaremos en el tintero algún que otro artículo que iremos escribiendo sobre la historia de la zona, de las minas y claro está, sobre las especies animales y vegetales que podemos encontrar.


 Un saludo...Edu

jueves, 29 de septiembre de 2016

Rutas en miércoles: el pepino de Alex y los hombres de Teo


 

 Buenos días.

 No vayan a pensar vuesas mercedes que se trata de una crónica subida de tono, ni que fuéramos ayer parapetando a Teo, ni siquiera que Nacho Vidal compartiera ruta con nosotros, ni mucho menos.


 Es curioso como en este país cada vez que se habla de pepinos, nabos, peras, melones y demás productos de la huerta, acabamos pensando siempre en lo mismo, ¡como si fuera lo único! Y no son los términos hortícolas los únicos, sin ir más lejos dentro del mundo de los toros tenemos la consabida frase "donde se ponga una buena corrida...". Y no os digo nada si vais a un bar en nuestro querido Albacete y le preguntáis al camarero que si tiene rabo, la de risitas que se hecha el personal para que al final te pongan un plato de rabo de cerdo frito.


 En fin, que lo del pepino de Alex va por ese bicicleta nueva que se nos ha comprado y que aquí os muestro en la foto. Una auténtica preciosidad de máquina que a buen seguro le va a regalar más de un buen momento a sus lomos (ja ja ja). Disfrútala y nosotros que lo veamos.


 En cuanto a la ruta, deciros que quedamos a las cinco en el pincho, lugar al que acudimos Luis, Pedro Lara R., Pedro Lara (el nuestro, una muy grata sorpresa el poder verlo en miércoles), Teo, Alex para enseñarnos el pepino, y por supuesto éste que suscribe. 


 Después de la última ruta por Chinchilla nos prometimos que la siguiente la debía llevar Teo, que después de tanta senda tocaba una de llaneo, de rodar a base de bien. Así que con el lema "Teo somos todos" y convertidos en los auténticos hombres de Teo aguardamos que nos dijera el rumbo que debíamos poner en nuestras monturas, y con muy buen criterio, nos mandó que partiéramos prestos hacia el Cuco de La Lobera, que la veda se abre en poco tiempo y luego va a costar encontrar un camino donde no haya tiros.


 Bueno, la cuestión es que la ruta fue discurriendo más que bien por los caminos que íbamos trazando hasta llegar a la zona del canal de Lobera, buena conversación, risas y viento, que en esta tierra si tenemos algo que podemos regalar, es viento.

 Llegados a la Lobera empezamos a deambular por los caminos de aquel monte bajo sin que pudiéramos encontrar el cuco, y con la broma de que "Teo la lleva" la ruta iba de un lado para otro. En fin, que pusimos en marcha a Pedro "GPS" Lara y nos sacó de allí encontrando el cuco y lo que hiciera falta.


 Paramos a hacer nuestras fotos en el cuco y continuamos con el curso de "Como salir de un natural desatendido en las fotos" y aquí os dejo el resultado de ayer...ja ja ja. Fijaros en como Luis y Pedro Lara van sacando poco a poco la vena interpretativa que todos llevamos por dentro, no os digo nada para las próximas fotos.


 En fin, que tocaba volver hacia Albacete y si antes el viento nos soplaba, ahora se había convertido en un vendaval y nos dio una paliza de las buenas, incluso se podía oír un susurrante "in your face" que nos iba espetando el querido Eolo (con esto de los idiomas "we do la vista gorda"). Pero como somos así, nos pusimos en fila y dando una buena serie de relevos pudimos mantener una velocidad más que respetable y nos plantamos en Albacete realmente pronto. Por cierto, el campo está seco, muy muy seco, esperemos que empiece a llover ¡ya!

 Y como llevábamos todos la garganta seca y ya estábamos pensando en la jarra que nos íbamos a tomar, Pedro "GPS" Lara hizo virtud de la necesidad y se nos inventó un trazado bastante recto y que acabó entrando a Albacete por sendas, ¡como no! También nos dijo que había descubierto muchas en Valdeganga, pero le dijimos que "por hoy ya está bien". Llegamos con 47 kilómetros en las piernas a una media de 20 km/h, que con el vendaval que hizo no está nada mal.


 Tomamos posesión de una mesa en la terraza y aquí se presentó el bueno de JuanMa con el que pudimos compartir un par de jarras congeladas que nos tomamos y que nos supieron a gloria. Como ya sabéis, cuando entramos por aquella zona nuestro bar de cabecera es La Oficina. Buena charla, más risas y a eso de las ocho y media cada mochuelo a su olivo, que ya estaba bien.


 En fin, que poco más puedo añadir, que como siempre, lo pasamos estupendamente. Aquí os dejo un enlace a todas las fotos y como no, el track.


 Un abrazo...Edu

martes, 27 de septiembre de 2016

Rutas por Riópar:Circular por la sierra en Riópar, Cañada del Provencio, Vegallera y Río Madera


 Buenos días.

 La ruta que os presento hoy es bastante más dura que lo realizado hasta el momento, pues tiene una longitud próxima a los 55 km y el acumulado se acerca a los 2100 m+. Eso sí, es perfecta para poder conocer todo un entorno privilegiado y de paso visitar algún que otro pueblo como son Cañada del Provencio, Vegallera, Río Madera y el Batán del Puerto.


 Cuando hace calor y uno va solo en la bicicleta lo mejor es armarse de paciencia y llevar un ritmo constante pero cómodo, hacer las paradas necesarias, hidratarse frecuentemente y comer lo necesario. Si además añadimos cuatro puertos de montaña como los del trazado que aquí os presento, el ahorrar unos gramos de energía para el final del recorrido es vital.


 Tal y conforme entiendo el ciclismo, en días así, lo importante no es hacer unicamente la ruta, creo que es también lo es el que por la tarde puedas estar con los tuyos y no "tirado" en el sofá, descansando de un esfuerzo que quizá no tenías que haber realizado con tanta generosidad. Así que con estos mimbres me puse en marcha, eso sí, a una hora relativamente temprana pues el día iba a dar mucho de sí.


 La salida de la ruta la tomé en dirección a la Cañada del Provencio por la carretera que sale desde El Laminador. Esta carretera asciende gradualmente hasta coronar el primer puerto de montaña. Si leísteis la primera crónica esta carretera va por la ladera del cerro del Helechar ascendiendo el puerto hasta llevarnos a la pista forestal que sube a la cumbre de dicho cerro.


 En nuestro caso continuamos por la carretera en un descenso vertiginoso a través de una carretera preciosa, rodeada de árboles y que nos lleva derechos a la Cañada del Provencio, una aldea en la falda de uno de tantos montes  y que vigila una pequeña llanura que queda frente a él.


 Aquí empieza el segundo puerto del día, fácil y que pasa por el lateral del pueblo hasta ir dejándolo abajo poco a poco. En estos momentos vamos camino de Vegallera y en breve, una vez que coronemos el puerto, podremos verlo en la falda del siguiente monte. Nuevo descenso y nuevo ascenso, sólo que en esta ocasión pasaremos por el centro del pueblo cuando estemos en plena ascensión.



 La subida es más exigente que la anterior y si hace mucho calor no es mala idea parar en una de las fuentes del pueblo. En mi caso, lo hice en una donde el agua salía muy fresca y pude estar un rato tomando de nuevo fuerzas. Al salir del pueblo cogí una pista que continúa ascendiendo el monte de Vegallera, y donde nos aparecen señales de la red de caminos Verdenace. En nuestro caso tomamos la variante que nos permitirá llegar a Río Madera.


 Cuando terminas este tercer puerto llegas a una meseta donde es mejor que te funcione el GPS, pues aparecen varios caminos y el no llevar el correcto puede hacer que te pierdas por allí arriba fácilmente. El camino transcurre por la parte alta del monte hasta llegar a Río Madera donde encontramos un barranco con uno de los afluentes del río Madera al fondo del mismo, y con una bajada absolutamente vertical, en la que hay que circular extremando la precaución pues además de ese enorme porcentaje, el terreno está bastante suelto. Cuando alcanzamos la parte baja del barranco, dejamos la pista forestal y volvemos a tomar una pequeña carretera, desde Río Madera en dirección Batán del Puerto.


 Los paisaje aquí nos van a sorprender, sin duda alguna, pues los barrancos están cubiertos de vegetación y coronados todos ellos por enormes muelas de piedra, que hacen de todo este lugar un sitio realmente privilegiado y lo más curioso, bastante desconocido.



 Nos queda el último puerto, de nuevo Crucetillas, y en esta ocasión vamos a atacar su cara norte. Realmente empezamos a subir nada más salir de la aldea Río Madera, y lo hacemos durante 14 kilómetros, pero es un puerto muy tendido con muchas zonas de descanso y sólo los kilómetros finales tienen un porcentaje duro.


 La carretera que llevamos ahora es la AB-415, el camino de Riópar a Alcaraz por Vianos, una auténtica preciosidad y donde podemos seguir comprobando porque esta zona se llama la sierra del agua. Ríos, arroyos y fuentes son una constante durante todo el camino y hacen que la vegetación aquí sea exuberante.


 Llegados de nuevo a la cima del puerto de Crucetillas con sus 1450 m ya sólo nos quedan dejarnos caer por todo el puerto hasta llegar de nuevo a Riópar, punto en el que finaliza nuestra ruta.


 Como os he dicho anteriormente, es una ruta dura pues son unos 55 km. con casi 2100m+ a través de cuatro puertos de montaña, pero que se puede realizar tranquilamente y además técnicamente es fácil (excepto algún tramo del descenso a Río Madera).




Una abrazo...Edu