“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

jueves, 29 de diciembre de 2016

La última serrana del año 2016




 Buenos días.

 Pues sí, se acaba 2016, otro año más de rutas, otro año más de kilómetros y más kilómetros. No es que tengamos que hacer un balance de nuestras rutas, pero sí que conviene echar un vistazo atrás para que no se nos olvide que cualquier kilómetro es bueno, los de las rutas llanas, los de barro, los de viento, los solitarios y los recorridos en grupo.


 Ya sabemos que para gustos colores y que cada uno le saca mayor o menor provecho a determinado tipo de rutas, eso es indudable, y además, debe ser así, no me cabe la menor duda.


 Si tuviera que quedarme con un tipo de rutas, evidentemente elegiría las "serranas"; ascender a la cumbre de cualquier pico me ha proporcionado muchas horas de bicicleta realmente espectaculares, y contrariamente a lo que se puede suponer, no son este tipo de etapas las que más me cansan, ni mucho menos. Creo, y seguramente algunos coincidirán conmigo, que las etapas "pestosas" son mucho más exigentes para el cuerpo que las "serranas".


 No hay nada como coger tu ritmo de ascensión, fácil y constante, que sin exigirte demasiado puedes llegar a ascender cualquier cumbre...¡y siempre se llega! Quizá tiene mucho que ver en como la vida te va moldeando, con la edad te das cuenta de que las metas que merecen la pena necesitan, sobre todo, de mucha paciencia y de pocas prisas.


 Así que, como ya es costumbre hemos acabado el año subiendo montes, no podía ser de otro modo. Y este año, además, nos hemos ido los dos incombustibles, nada menos que el amigo Coronado y yo mismo y nos hemos metido una etapa de las de subir y bajar todo el tiempo, que de llanear ya tendremos tiempo.



 Con las lluvias caídas el pasado fin de semana los caminos estaban bastante embarrados, y no sólo eso, dada la altura de la zona, las heladas por aquella zona son muy fuertes y dejan muy tocados los caminos. En fin, que con muy buen criterio nos apuntamos a una ruta que partiendo desde Riópar nos llevara a ascender el puerto de Crucetillas, una auténtica delicia este puerto, no nos cabe la menor duda.

 

 Una vez arriba se trataba de llegar lo más cerca posible del Batán del Puerto o de Río Madera, y tomar desde allí alguna pista que nos llevara hacia la Cañada del Provencio o algún lugar cercano para volver hacia Riópar...pero no tuvimos más remedio que darnos media vuelta por donde habíamos venido. Atentos a las fotos de como van los arroyos y la helada que cayó.

 La subida a este puerto de Crucetillas la hicimos con una marcha bastante tranquila, ya sabíamos que son muchos los kilómetros de continuo ascenso y si bien, no tiene una gran pendiente, al final se llega a notar la longitud del puerto. Además, al amigo Coronado le puedes echar kilómetros y kilómetros de llano, pero las cuestas para arriba le penalizan bastante, y no es que sea su trazado preferido; lo importante es que poco a poco ascendimos hasta la cumbre del puerto, a 1450 metros, y como ya nos estábamos imaginando a esa altura, que con el frío que hacía y lo que había llovido podíamos encontrar nieve, y vaya que si la encontramos. Teniendo en cuenta que la nieve llevaba allí una semana, ya os podéis imaginar el frío que estaba empezando a hacer en la cara norte de este monte.

 La bajada la hicimos como un rayo hacia el Batán del Puerto, hasta que en las proximidades del arroyo que discurre por el fondo del barranco empezamos a encontrar placas y más placas de hielo, con una temperatura que empezaba a bajar grados y más grados. Ahí os dejo algunas fotos de como estaban los "carreterines".


 Es evidente que al ver el estado de esta carretera, el de las pistas no iba a ser mejor y para muestra aquí os va la foto de uno de los posibles senderos que podíamos haber tomado ¡a ver quien es el guapo que mete la pierna hasta la rodilla en el arroyo! En fin, que decidimos dar la vuelta por donde habíamos venido.

 

 De nuevo volvimos a ascender el puerto, en esta ocasión iniciando la marcha por la cara norte que es algo distinta a la anterior ascensión: menor pendiente en los primeros kilómetros y un final bastante más fuerte, con porcentajes que pasan del 12% en muchas ocasiones.


 Y de nuevo al coronar el puerto, paramos para tomar un pequeño respiro y de ese modo llegar en perfecto estado a la bajada, kilómetros y kilómetros de descenso, una delicia para cualquier aficionado al ciclismo, pero eso sí, con todos los sentidos puestos en el trazado pues las velocidades que se alcanzan en muchos tramos son cercanas a los 60 km/h y sin apretar demasiado.


 La llegada a Riópar estaba muy cerca y tan sólo nos quedaba el último esfuerzo para completar una ruta serrana, de las que nos gustan (sobre todo a mi), con un acumulado cercano a 1100m+ en un recorrido de 40 kilómetros.


 Mereció la pena el madrugón, mereció la pena el esfuerzo. Se nos acaba 2016, pero ¡subiendo montes!

 Aquí os dejo el enlace a todas las fotos. En este caso no os dejo la ruta, tan sólo indicaros que hay que tomar desde Riópar la carretera CM-412 en dirección El Salobre, y a la altura del cruce con la AB-415, tomar esta en dirección Batán del Puerto. En la crónica siguiente, podéis encontrar un mapa con una ruta que hace parte del recorrido que os indico.

 ¡FELIZ Y PRÓSPERO AÑO 2017!

Un saludo...Edu

6 comentarios :

  1. pues si,coicidimos con vosotros ,yo soy de los que me gustan las rutas con desnivel con mucho monte y con verdor ,pero con ese frio la verdad es que nos morimos..!!! no estamos acostumbrados a tanto hielo ,la ruta me parecio estupenda ,de las mias claro esta . Pero es asi como se conquistan las grandes cimas ,poco a poco ,como también lo hacemos nosotros..!! lo dicho,perfecto el recorrido ,chicos.."""!! buen año y que el que entre sea mucho mejor..!! saludos de GINETAS BIKERS...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí, el nuevo año tiene que ser mejor; eso sí, tenemos que poner de nuestra parte para que así sea, pero ahí estaremos, intentándolo.

      Estas rutas son especiales, o por lo menos a mí me lo parecen, con esos paisajes y el placer de tocar el cielo con la mano cuando llegas allí arriba.

      En fin, que os voy a contar a vosotros que siempre estáis monte arriba.

      Pues lo dicho, un abrazo y que este 2017 sea un buen año para todos...Edu

      Eliminar
  2. Una ruta de las que dan envidia, me hubiese gustado acompañaros pero no me cuadraba del todo, ando un poco tocado de la garganta y para hacer una ruta tan exigente hay que estar al 100%, pero gracias a esta crónica me hago a la idea de lo que habéis disfrutado y la puedo sentir como mía también.
    Feliz año y que podamos seguir compartiendo muchos más momentos encima de la bici durante mucho tiempo, otra cosa no perdáis el buen humor que se contagia y siempre viene bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Nino, la verdad es que el placer es nuestro, y espero que este año 2017 podamos seguir disfrutando de nuestro deporte favorito a base de bien.
      En cuanto a la ruta fue muy sencilla en cuanto a su planteamiento, pero la disfrutamos a base de bien, y de todos modos, aunque andes tocado de la garganta subes bastante, bastante bien.
      Pues lo dicho, que pases una noche estupenda y recuerda que si te cuadra, tendremos una salida exprés el sábado por la mañana.
      UN abrazo...Edu

      Eliminar
  3. En fin, nada puedo decir de la ruta que no sean cosas buenas y aunque, desde aquí públicamente lo digo, no me gustan las serranas y no me gustan las subidas, también es cierto, que cada vez que termino una serrana, la satisfacción es máxima y curiosamente, además, las pocas serranas, que he hecho, siempre ha sido con el SIRE, curioso, curioso.

    La ruta ha sido una maravilla, más aún, cuando coronas el alto del puerto y te das cuenta que puedes subir, que en mi caso, hablamos de 103 kilos de peso, más 12 la bici, más otros dos o tres kilos más, entre mochila, herramientas, ropa, botas, etc, pues eso que subí alrededor de los 118 a 120 kilos, eso sí, a mi molinete y a mi marcheta. El que parecía ir de paseo es el amigo Edu, que se permitió en lujo de caracolear en las subida. En fin, que se está poniendo fuerte de verdad y si a eso, le sumamos que le gustan las serranas, pues...., no os digo ná y os lo digo tó.

    Por otro lado, deciros que los paisajes son..., simplemente alucinantes y las fotos, espectaculares, como ya se ha visto en la crónica, magníficamente narrada por el SIRE.

    De éstas dame las que quieras, pero no muy seguidas, ja, ja,ja.

    Gracias Edu por los ánimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, no te preocupes que las iremos espaciando, ya sabemos que lo bueno, si breve, dos veces bueno.
      La ruta salió de maravilla y es que, con esos paisajes y esos montes nevados es más fácil subir.
      Ya sabes que dentro de un tiempo tocará otra, pero buscaremos un trazado de los buenos...y sin barro!
      Bueno, amigo, seguimos en ruta.
      Un abrazo...Edu

      Eliminar