“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

domingo, 27 de noviembre de 2016

Descubriendo el Monte Bajo de Pozocañada...., y los Cotos de Casa Privados, UFFFF

¡Buenas Tardes amigos! La crónica de ayer Sábado, fue una crónica de las que merece la pena tener en cuenta para las próximas rutas de Pozocañada..., ruta muy amena y tremendamente divertida...., sino fuera por los Cotos de Caza, pero también y, haciendo honor a la verdad, cada uno defiende su deporte, unos la caza y otras la bici.

Pues dicho esto, a modo de introducción, os diré que ayer Sábado, quedamos a las 08h.15' en la Puerta de El Corte Inglés Edu y un servidor para acometer esta ruta, que tenía gran parte de tramos conocidos, sobre todo las zonas de vía de servicio, pero que el núcleo de la misma, era la investigación de los montes que vemos a la derecha de Pozocañada, antes de llegar al pueblo, justo a las espaldas de la finca de labores de color rosado.

Por supuesto, antes de salir a la aventura, recibimos la visita de nuestro querido Pedro Lara, para pasar revista, ja, ja, ja, que hoy no pudo venirse porque tenía que trabajar y dicho sea de paso, nosotros salimos ya que el Domingo daban lluvias todo el día, como así ha sido, menudo día llevamos de agua.






 Después de los saludos de rigor, salimos hacia Chinchilla por los caminos de siempre hasta el primer puente, en el cual y, para evitar barro y charcos, giramos a la derecha y tomamos la vía de servicio hasta llegar ya muy cerca de Pozocañada.


Deciros que la temperatura rondaba los 4º C y la sensación térmica podía hacer pensar que la misma, era de un grado menos tranquilamente. A esto, le podemos añadir rachas de aire por encima de los 30 kms/hora y la amenaza constante de que nos podía caer un turbión de agua en cualquier momentos, porque nada más salir de Albacete, las pequeñas gotas de agua impactando en el casco, las gafas, la bici y demás, han sido nuestras inseparables compañeras, eso sí, sin llegar a calarnos.

 
Cundo ya llevábamos unos cuantos kilómetros y a unos cinco o seis de llegar a Pozocañada, nos hemos desviado hacia la derecha por un puente buscando la carretera nacional para buscar la salida a los caminos que nos llevarían hacia los Montes que hoy queríamos investigar.


Después de encontrar los caminos y siguiendo las instrucciones del GPS que tenía Edu, y en el que había cargado la ruta de hoy, hemos empezado a explorar caminos y más caminos, pero siempre siguiendo vallas que nos decían que eran las guardianas de Cotos de Caza, aunque por el momento, ni habíamos visto cazadores, ni habíamos oído tiros.


Poco a poco, nos íbamos adentrando en los caminos de monte bajo, algo que a mí, particularmente me encanta, disfrutar del monte bajo, con todas su subidas y todas su bajadas, subidas y bajadas rotas, con cárcavas y reguerones que hacían que extremásemos las precauciones para no perder la verticalidad encima de nuestras bicis.


Os lo aseguro era un maraña tremenda de caminos rotos de monte bajo, con subidas divertidas de hacer que sumadas al viento en contra, la verdad...., nos iban pasando factura en las piernas.





Tan tranquilos ciclábamos que apenas nos dábamos cuenta de que estábamos entre dos cotos de caza muy definidos, con sus balsas de agua, su puestos hechos de materiales de construcción, sus pequeños subterfugios para abatir a la presa, en fin, lo dichos, en medio de dos cotos de caza...., y claro los tiros ya empezaban a sonar por ambos lados, así que la decisión estaba clara...., volver por donde habíamos venido buscando un camino alternativo que nos sacase otra vez a la carretera y de aquí a Pozocañada, a almorzar en Los Cañetes, dónde ya habíamos quedado con Pascuy que tenía otra ruta parecida por esos lares, pero que debido a su horario de trabajo, no nos ha podido acompañar desde el principio de la ruta.








A las once en punto y con puntualidad manchega como diría uno que yo me sé, estábamos en Los Cañetes y hasta la llegada de Pascuy y de una merecido, Edu y yo nos hemos regalado un merecido Zumo de Cebada.



Sobre las 11h.15' ha llegado Pascuy y ya le hemos dado rienda suelta al estómago y al hígado, como deber ser...., faltaría más.








Después de un buen almuerzo con una mejor charla, hemos decidido que era hora de salir para Albacete por la vía de Servicio y aprovechando la dirección del viento que nos daba de espaldas..., un poquito racheado, pero que al fin y al cabo, nos ayudaba. Cierto es que la paliza hacia Pozocañada y el desgaste por el viento ha sido tremendo, y los casi 44 kilómetros, con los que hemos llegado a almorzar nos han pasado factura a la vuelta, por lo menos a mí, que creía que podría volar sobre los 40 kms/hora y no he pasado de los 32.

Al llegar, Pascuy ha marchado para casa y nosotros, Edu y yo, que teníamos un pelín más de tiempo, nos hemos tomado una cerveza en el Bar El Estadio.

Deciros que la ruta ha cumplido con todas las expectativas, las que imaginaba y las que no, sobre todo ne lo referente a la parte del monte bajo, muy bonito y muy roto, con muchas subidas que aunque suaves, eran largas y exigentes, y..., que deciros de sus bajadas, espectaculares.

Una ruta, que como la pasada ruta a La Herrera, a mi, particularmente, me ha dejado el mal sabor de boca de no haber podido investigar más a fondo esos montes y sus interminables caminos rotos y quebrados, infranqueables por vallas en unas ocasiones y, por cotos de caza en otras...., sin embargo la ruta ha sido TOP TEN, muy chula.

Os dejo los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.34'34"
Distancia recorrida, 67'780 Kms.
Velocidad Media, 18'8 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 48 kms/hora.

Edu, cuando puedas o bien, edita la crónica añadiendo tus fotos o me las mandas por whattsapp y la edito yo. Gracias.

----------------------------------------- Añadido por Edu --------------------------------------
Añadiendo fotos y ruta con permiso de Antonio. Aquí está el enlace a todas las fotos.









2 comentarios :

  1. Pues lo cierto es que te quedas con ganas de seguir haciendo kilómetros y kilómetros por aquellos lares, me gusto mucho el paisaje y los montes, pero como bien dices, aquello es coto privado y me parece que no es bueno frecuentarlo. De suerte que las vallas estaban abiertas. Una opción es dar la vuelta por toda aquella sierra, pero haría falta una jornada muy larga, que con el tiempo ta plantearemos.
    Por cierto, impresionante el buho y kas cigüeñas que vimos...y el Rolls Royce, toda una joya.
    Buena crónica, en cuanto pueda meto fotos y track.
    Un abrazo...Edu

    ResponderEliminar
  2. Cierto Edu, que la ruta no defraudó, pero lo dicho...., nos faltó investigar más por aquéllos montes. Lástima lo de los cotos de caza, pero claro, cada uno defiende lo suyo y saca la cara por su deporte.

    Lo del búho..., en fin...., sin palabras. Las cigüeñas ya las tengo más vistas, pero el vuelto del búho, fue impresionante.

    Tenemos esta ruta que sacarle más partido, pero en otra ocasión, sin prisas y con más tiempo para rodear todos los montes aunque sea por las pistas exteriores.

    Muy buenas fotos las que has añadido a la crónica, muy divertidas algunas.

    Saludos Edu.

    ResponderEliminar