“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

domingo, 16 de octubre de 2016

Chinchilla By Koro

¡Buenas Tardes globeros! Hoy la ruta la he llevado yo y ya había hablado con Edu de hacer una "chinchillada" de tirada larga con sendas y subidas, pistas y bajadas, caminos y pedregales, retrancos y cárcavas..., y hete aquí, que todo ésto lo hemos conseguido.

A las 08h.30' nos hemos dado cita en la puerta de El Corte Inglés, Edu y yo..., porque Francho, que en principio confirmó su presencia, al final no ha podido venir por encontrarse indispuesto y algo desmejorado. Desde aquí, le deseamos una pronta recuperación..., este fin de semana lo ha pasado en blanco en cuanto a la bici se refiere...., lo dicho Francho, a recuperarse tocan.

La ruta estaba clara, ir a Chinchilla por la vía del tren, salir a la espalda de las naves de las cebollas, subir la senda del arenero con dirección al inicio de la senda del agua, seguir hacia arriba, hacia la Sierra Pro Comunal para buscar la Balsa de la Rambla del Agua, subir a la casa de la Cuesta del Mata Mulas, subidas complicadillas para rodear la parte Oeste de Chinchilla y salir al Cuco de Don Quijote, la escultura de la Perdiz Roja Chinchillana, giro hacia la derecha para subir a las Barbacoas, giro a la izquierda y hacer la Senda de los Almendros de bajada, visita a la Cueva de las Bolas, almuerzo en la Churrería de la Plaza, bajada para tomar la senda de la explanada de las gallinas, algo de la senda del Open, la senda del Agua con variaciones desde su inicio y vuelta para Albacete, para tomar la cervecita de los campeones.

Empecemos pues, a buen ritmo, ni despacio ni deprisa nos hemos plantado en Chinchilla por la vía del tren, la espalda de las naves de las cebollas, subida por la senda del arenero y como un tiro con sus subidas y bajadas, ya estábamos en la Balsa de la Rambla del Agua. Os dejo unas fotos.




Como hoy me sentía juguetón y con ganas de hacer alguna que otra subida, le he propuesto a Edu subir a la Casa de la cuesta del Matamulas, simplemente para ver si estaba abierta y ojear por dentro, pero nada estaba cerrada, eso sí, si alguién quiere utilizarla, solo tiene que llamar a un número de teléfono y te la dejan para que la uses adecuadamente.





Después de bajar de la casa, hemos seguido nuestro periplo con dos subidas de las que hay que meter todo el hierro, en mi caso, plato pequeño y piñón grande, pues la pendiente de las subidas, era alta y además con terreno suelto. La primera subida ha costado lo suyo y la segunda, una vez que tienes las piernas calientes, no tanto, pero también se agarraba, con algún escalón que otro.

Hemos ido bordeando una zona de monte y pinada hasta salir a una pista que venía de la zona militar y aquí hemos hecho un giro a la derecha para tomar unas pistas con continuos sube y baja que nos han llevado directamente al Cuco de Don Quijote y a la escultura  de la Perdiz Roja Chinchillana.

Una vez llegados a las Barbacoas, hemos tomado la Senda de los Almendros, por cierto una senda larga y que al picar para abajo, es una auténtica gozada hacerla y, aunque el terreno estaba roto y quebrado, con mucha cárcava y reguerón, Edu y yo la hemos disfrutado como niños. Una vez hecha esta senda nos hemos ido de visita a la Cueva de las Bolas, nuestra querida y maravillosa Cueva de las Bolas, aunque en esta ocasión he de decir, que bolas...., había pocas.


LLegado este punto, he de hacer una apunte y es que Edu, sin su "salacot", ha decidido meterse a explorador y justo en la cueva que veis en la foto de arriba...,, pues que por allí se ha metido y ha hecho algunas fotos de su interior, que supongo que luego subirá a esta crónica, y lo cierto que la según me ha comentado, la cueva se metía hacia adentro, menos mal que como siempre, se ha impuesto la sensatez y llegado un momento en que la cueva tenía su tramos más angosto, nuestro intrépido explorador, se ha dado la vuelta.






Con ya unos cuantos kilómetros de subidas y bajadas y unas cuantas sendas en nuestras piernas había llegado la hora de irnos a almorzar..., creo sin temor a equivocarme que hoy nos hemos ganado un buen bocata, con vino y casera, belmonte y chupitejo.

Cuando ya habíamos pedido los bocatas... ¿quién ha asomado por allí.......? ¿quién nos huele? ¿quién adivina nuestros pasos y sabe más de nuestras rutas que nosotros mismos? Si amigos, en efecto, en la Churrería de la Plaza de Chinchilla, ha aparecido un personaje que muchos conocen como "El Gallo Pascualibus", otros como " Los Ojos del Guadiana" y los más cercanos a tan curioso ciclista, como "Nuestro Diablillo", o sea, Pascuy. Con él hemos tomado el almuerzo y ya puestos hemos compartido la vuelta a Albacete, no exenta de contratiempos que ahora os contaré, pero lo primero es lo primero, le he dicho a Pascuy que desde la explanada de las gallinas nos sacase a la senda del agua con alguna variante y sobre todo, a una bajada con una pendiente bien pronunciada a la que desde aquí llamaré, la Senda del Suplicio, con permiso de Pascuy, por supuesto.

El primer contratiempo que amenazaba a estos intrépidos ciclistas, nos ha sucedido en la explanada de las gallinas, cuando Edu ha querido hacer una foto...., pues que se ha olvidado el móvil en la Churrería y allí y  a toda leche que se han ido Pascuy y Edu, a por el móvil. Madre mía, vuelta otra vez por la senda y subida a la plaza.




Yo mientras tanto, me he quedado a mirar unas cuantas sendas que salían de la explanada tratando de recordar  por dónde tomar las sendas para ir a la Senda del Suplicio, aunque al final, ha sido Pascuy quién nos ha llevado por una senda muy buena, con pequeños toboganes y saltos sin fin que ha hecho las delicias de propios y extraños, hasta que hemos llegado a la Senda susodicha. Por cierto, deciros que el teléfono de Edu, ya lo había recuperado Pascuy que ha ido y a venido desde la explanada hasta la churrería en una santiamén...., lo que no entiendo es como no se ha cruzado por el camino con Edu. En fin, cosas del Diablillo.




Después de bajar la Senda del Suplicio y entroncar con la senda del agua, he sentido que iba dando constantemente con el pedal en todas las piedras del camino, como si algo no fuese bien en la bici y, efectivamente cuando hemos dejando la senda del agua y nos acercábamos hacia la senda del arenero, me he dado cuenta de que amortiguador trasero estaba reventado.

Como hemos podido hemos llegado por carretera, para evitar vibraciones y que mi peso partiese retenes y demás mecanismos del amortiguador, a la gasolinera donde trabaja Juanma y allí, intentar darle aire o repararlo de la mejor manera, pero nada no se ha podido y después de muchos intentos y probar diversas cosas, al final Edu me ha entablillado el amortiguador, ja, ja, ja, ja, y lo digo literalmente, para que aguantase hasta Albacete...., con dos palitos y una brida. Bueno, su función ha hecho.



Como hemos podido hemos llegado a Albacete, a nuestra cita con las cañas y Pedro Lara y Francho que nos esperaban el Badil para tomar unas frescas. Pedro Lara se ha ido pronto y con Francho hemos compartido unas cuantas cervezas, para celebrar que al menos, los dos contratiempos se habían solventado adecuadamente.

 En fin amigos, ésto es lo que tiene la bici, que siempre pasa alguna cosa.

Hoy por suerte, Edu ha recuperado su teléfono..., el no hacerlo hubiese supuesto un engorro por la cantidad de información que llevamos todos en estos artilugios, fotos, contactos, recordatorios, agendas, en fin, un montón de cosas. Pero bueno, la señora de la Churrería lo estaba custodiando y allí estaba.

En cuanto a mi, lo del amortiguador...., pues un fastidio, porqué últimamente no gano para reparaciones de la bici y, entre la llanta y ahora ésto, ya veremos a ver como salgo con mi tendero, que cuando vienen problemas de este tipo y las garantías están vigentes, siempre se buscan una excusa para no solucionarte el problema y no lo digo por decir, que ya con la llanta me paso y , espero que con el amortiguador no pase lo mismo.

Por lo demás y salvando estas pequeñas anécdotas, propias del ciclismo y de la gente que salimos a practicar este deporte, os diré, que la ruta de hoy ha sido de lo más completa, explotando todas las posibilidades que Chinchilla nos ofrece.

Os dejo como siempre los datos técnicos de la ruta:



A mi por el velocímetro me salen algunos más, casi los 58, pero bueno......, lo digo por lo que dije de hacer una ruta de casi 65 kilómetros, ja, ja, ja,

P.D. Edu, luego si quieres, edita la crónica de la manera que quieras insertando tus  fotos de manera cronológica a lo que ha acontecido en el día de hoy y sino, me las pasas por whattsapp y los incluyo yo.

Buena ruta como ya he dicho antes y mejores compañeros de viaje. Un saludo y hasta la próxima ruta.



Fotos añadidas por Edu










4 comentarios :

  1. Edu está hecho un Macgiver, con poca cosa y mucha umaginación ha conseguido salir del apuro. A partir de ahora me siento mucho mas seguro cuando vaya con vosotros.

    Buena ruta os habéis marcado completa de sendas de esas que le gustan a Teo, jejeje
    Nos vemos pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je je. Y por que me faltó una brida para evitar desplazamientos. Lo cierto es que pudimos llegar y fue el único punto negro de toda una buena mañana.

      Como bien dices, ¡de las que le gustan a Teo! ;-)

      Bueno, a ver si nos vemos este viernes.

      Un abrazo...Edu

      Eliminar
  2. ¡Estupenda crónica! Que mañana más buena estábamos pasando hasta que vinieron los dos percances, el mío no tuvo más impacto que el de volver a la carrera, ahora que el tuyo, ¡que mala sombra! Bueno, ahora a esperar a ver que te dice el taller, cruzaremos los dedos a ver si hay suerte. De todos modos, cuenta con mi Orbea 26" para cuando quieras, que ahora la tengo aquí.

    Muy buenas fotos y muy buena ruta la que te sacaste ayer de la manga, además, pude ver alguna que otra senda que todavía no hemos hecho y que salían de la balsa. antes o después toca hacerlas, ¡no te digo nada!

    Por otro lado, buena compañía la que nos echamos ayer, tanto en el almuerzo como en las cañas, a ver si mejora pronto Francho.

    Voy a pegar las fotos ahora mismo que llevo una mañana muuuuuu liada y no he podido hacer nada hasta ahora.

    Saludos...Edu

    ResponderEliminar
  3. Nino, te hubiese gustado la ruta. Hicimos de todo y además a un ritmo suave y con cabeza. Estábamos el Domingo que nos salíamos.

    La mañana quedó perfecta, ni frío ni calor..., a diferencia del Sábado, que si las pasamos putas. Por cierto, Edu, tienes que publicar la crónica del Sábado, que hay fotos muy majas.

    Este tipo de rutas por Chinchilla, a diferencia de lo que muchos piensan, me gustan y mucho, lo que ocurre es que me gusta hacerlas sin prisas y sin presiones, parando si hay que parar y dando caña si hay que darla. Ya ves que nos jartamos a hacer sendas.

    Queda pendiente investigar las sendas que vimos que salían de los márgenes de la Balsa de la Rambla del Agua, darle forma a la Senda del Suplicio y machacar la Senda de los Creyentes, ja, ja, ja.

    Entre tús fotos y las mías, menuda crónica y reportaje fotográfico ha salido. ¡Qué barbaridad, qué completo!

    Saludos.

    ResponderEliminar