“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

martes, 20 de septiembre de 2016

Rutas por Riópar: Crucetillas y el pico del Gallinero


 Buenos días.


 Si existen dos puertos de montaña en la provincia de Albacete famosos por sus nevadas, esos son sin duda alguna los puertos de Crucetas (1300 m) y Crucetillas (1450 m).

 Todos los inviernos con las primeras nevadas podemos oír en la radio la consabida frase, "nevadas por la sierra de Albacete con dificultades circulatorias por diversas carreteras de la zona, Crucetas y Crucetillas con cadenas", y es que la altura media de esta zona es muy elevada, y no sólo eso, esta zona es conocida como la sierra del Agua donde la pluviometría es superior al resto de la provincia, así pues, es fácil que tengamos nieve gran parte del año en estas cumbres.


 Las dos carreteras de referencia son la AB-415 donde está el puerto de Crucetillas y la CM-412 donde está el de Crucetas. Estas dos carreteras son auténticas arterias de comunicación para toda la zona, y van serpenteando por todos los montes que definen el perfil de esta parte de la sierra, como son la Almenara (1795), el Padrón (1752), el cerro del Judío (1558), Cerro Majalón (1469), Pico de los Machos (1497), el del Gallinero (1628) o Cerro de la Hoya y del Santo (1586).


 El puerto de Crucetillas para mi es algo especial probablemente porque desde bien pequeño, cuando veníamos a esta parte de la sierra, mis padres siempre utilizaban esta carretera y yo, como no podía ser de otro modo, desde la ventanilla del coche ya me veía subiendo esas cuestas a lomos de una bicicleta. Han pasado los años y fiel a aquel niño siempre estoy subiendo montes y por supuesto, este es uno de ellos. No os penséis que subo bien las cuestas, ni mucho menos y quien me conoce sabe que es así, lo mío es ir un ritmo muy tranquilo que me permita hacer este tipo de ciclismo y no sufrir demasiado con ello. Cualquier puede practicar este deporte, eso sí, hay que tener paciencia y mucho tesón para poder ir ganando poco a poco esa resistencia que te hace afrontar este tipo de etapas sin ningún tipo de temor.


 Así que con estos mimbres me puse en marcha para hacer una etapa corta, de unos 30 kilómetros, pero muy intensa pues además de subir el puerto de Crucetillas, tenía pendiente el pico del Gallinero, un gigante de la zona y que posee una senda de bajada que parte de la meseta superior del mismo, para ir bajando hacia Riópar en un recorrido absolutamente espectacular.


 La subida al puerto no es nada complicada, sobre todo si pensamos que los diez u once kilómetros de ascensión se hacen por carretera. Se empieza a subir a un par de kilómetros de abandonar Riopar y continúa la ascensión para hacer un desnivel de 675 m+ con una pendiente media del 5,8%, o sea, un puerto cómodo que se sube muy bien a ritmo. Los peores desniveles los tenemos a mitad del recorrido, cercanos al 16%, pero afortunadamente son unos pocos metros.


 Existe alguna que otra fuente durante la marcha en la que puedes parar si es que necesitas echar un trago, pues es un agua fría y totalmente natural.

 Al llegar a la parte de arriba encontraremos un pequeño aparcamiento donde tendremos que hacer la foto de rigor con el cartel que indica la cima del puerto. En este punto nace la pista que tendremos que seguir para acercarnos al pico del Gallinero.

 Aquí la altura es notable y podemos encontrarnos con grupo de buitres volando por encima de nuestras cabezas, tal y como podéis ver en la foto. Lamentablemente no puedo identificar el tipo de buitre de que se trata, pero si que puedo indicaros que normalmente hay buitres leonados por la zona, así como algún grupo de buitres negros que se han visto por estas sierras últimamente, aunque estos segundos son bastante más raros y de hecho, están en serio peligro de extinción. Visto el grupo de buitres decidí que lo mejor era acelerar algo la marcha, nunca pasa nada perooooo....


 El paisaje se hace agreste y los cortados se suceden uno tras otro, pinos que casi tocan el cielo y la naturaleza en estado puro. En breve atravesamos una valla que está abierta y llegamos a un pequeño cortijo, el del Manojal donde pude encontrar a un señor que estaba realizando diversas labores y con el que pude charlar un rato: me indicó en nombre de los picos y desde donde partía la senda que me tocada hacer.


 También me hizo saber que aunque por allí hay algún que otro cartel que prohíben prácticamente todo, que no les hiciera mucho caso y que continuara mi ruta tranquilamente. Creo que es importante el respetar las indicaciones, pero es tan fácil como preguntar para salir de dudas, y más aún, con gente tan amable.

 Desde aquí arriba nace una senda que parte en dirección Sur a través de una garganta muy pronunciada y por donde la senda se va agarrando al monte como puede; no os digo nada de los que van encima de ella...ja ja ja

 Como siempre hago en estas ocasiones, eché el pie a tierra y bajé andando parte de la senda, la cual se va cruzando constantemente con el arroyo del Gollizo. Supongo que cuando lleve agua debe ser muy difícil el hacer esta senda de bajada, que para los más arriesgados es sin duda alguna una auténtica maravilla.

 Poco más os puedo contar pues la senda acaba en la aldea del Gollizo y en breve se alcanza Riópar, lugar donde finaliza nuestra ruta.

¡Cuidado con poner el pie en mal lugar!
 En cuanto al GPS parece que seguía con algún que otro problema y no pude grabar la ruta, así que la he trazado en Google Earth (no tiene ningún tipo de error). Ruta corta algo exigente y que puede hacerse muy fácilmente en BTT o incluso andando, sobre todo si lo que quieres es subir a los Picos del Gallineros pues el seguir la senda (eso sí, ahora en sentido subida) es una tarea bastante sencilla.


 Como siempre os dejo la ruta y por supuesto, un acceso a todas las fotos.


Un abrazo...Edu

2 comentarios :

  1. Otra de Riopar a la saca y vaya ruta, por cierto. Te superas con las sendas y sobre todo con las ascensiones a los picos, porque...., vamos...., el de Las Cruzetillas, 1.450 metros, no es moco de pavo. De todos modos, a ti estas serranas siempre te han gustado y lo cierto, es que cada uno a su ritmo, se sube lo que le manden.

    Las fotos, como siempre, inmejorables y muy buenas, muy fidedignas de los que es Riopar y sus serranías.

    Saludos Edu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esto de conocerse tanto tiempo! Aunque voy a mi ritmo sabes que lo de subir cuestas siempre me ha gustado mucho. Y además, cuando se trata de un puerto largo lo paso bastante mejor que si el terreno es "pestoso"; puedes poner un ritmo constante que no te haga padecer y el cuerpo se acostumbra perfectamente al desnivel...¡que te voy a contar!

      En fin, que me parece que la temporada de serranas ya se ha terminado y que ya me tendré que esperar a que acabe el año, que siempre me gusta hacer alguna serrana justo en esa fecha.

      Bueno, si todo va bien esta tarde nos vemos.

      Un abrazo...Edu

      Eliminar