“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

jueves, 17 de marzo de 2016

El "afilador" de Teo


  Buenos días.


 El ciclismo posee un argot digno de un estudio en toda regla por el profesor Joseph Von Eduarden. Palabras como "pelotón", "serpiente multicolor", "burra" o "pájara" tienen  un sentido bastante distinto al que habitualmente suelen tener. Uno de esos términos es afilador y ayer Teo tuvo a bien el explicarnos como es y como se hace.




 Antes de continuar con la explicación del término "afilador", deciros que ayer nos juntamos Nino, Coronado, Teo y yo mismo, y que con puntualidad manchega nos dimos cita a las cinco de la tarde en el pincho de la feria. La propuesta de ruta esta vez corrió a cargo de Nino, que tenía ganas de ir al cuco de la finca de la Lobera.



 Así que salimos por la vía verde en dirección a la finca del acequión, el viento soplaba de cara y con rachas de casi 50 km/h...lo normal, para que nos vamos a quejar. En todas estas rectas tanto Teo como Coronado se pusieron por delante y no hubo manera de adelantarlos para darles un relevo, no sólo eso, además aseguraban que a la vuelta se iban a pagar ¡hasta la cañas!


 En fin, que seguimos pedaleando por aquellos campos donde es imposible refugiarte del viento hasta llegar a la finca de la Lobera, y aquí el mastín de la puerta nos quiso dar las buenas tardes...un día se romperá la cadena de hierro que lleva y verás el problema que va a tener el que pase por allí.



 Desde aquí empieza el monte bajo y seguían comandando Teo y Coronado. En principio no estábamos muy seguros de donde andaba el cuco, pero parece que estos dos llevaban yendo allí toda la vida, ¡derechos nos llevaron!


 Parada y fotos de rigor de nuestro querido cuco y continuamos la marcha hacia Albacete. En esta ocasión nos fuimos hacia la finca del monte y fue camino de esa finca donde Coronado pronunció la frase impronunciable, esa que siempre carga el diablo, la de "que bien vamos".



 Pues nada, era cuestión de tiempo que algo sucediera...en el carreterín apareció un tractor con los arados puestos de modo que ocupaba todo el ancho de la carretera y claro, tanto Coronado como yo que íbamos marcando el ritmo fuimos frenando, Nino también, pero Teo se quedó mirando al tractor por tema de deformación profesional.



 Y así fue como Teo nos explicó con un ejemplo práctico como se hace el "afilador", pudimos oír el roce de su rueda delantera con la trasera de Nino, y en esta ocasión el que perdió el equilibrio fue Teo, que se nos fue derecho para el sembrado, donde menos mal que no había ni mucho escalón ni muchas piedras; fue un aterrizaje en toda regla.



 Pasamos unos minutos sin movernos de allí, parece que poco a poco se fue recuperando y que llevaba todo en su sitio. Un susto, un golpe y dolores repartidos por todo el cuerpo, pero Teo está hecho de muy buen material, y siguió pedaleando y hasta con ganas de ir a tomar una cerveza, ¡que menos después de enseñarnos como se hace el afilador!

Este fue el campo del aterrizaje

Desde aquí nos fuimos en primer lugar a lavar las bicicletas y a continuación a tomar un cubo de botellines a la Oficina. Buen cubo y con abundantes tapas las que nos pusieron ayer, seguiremos yendo, eso es seguro.



Saludos...Edu

Para saber:

 Básicamente existen tres tipos de construcciones básicos, y casi todo ellos construidos con la técnica de "piedra seca":

  • Cucos: construcciones tronco cónicas de piedra no elaborada, extraída de los campos de cultivo y que albergan en su interior una única estancia, capaz de dar cobijo ante las inclemencias o bien, simplemente para poder descansar.
  • Chozas: Similar a la anterior sólo que con las paredes rectas y el techo normalmente de vigas de madera.
  • Bardáles: Es una pared de piedra construida de modo semicircular, que alberga en su interior un abrigo normalmente orientado al este, capaz de dar sombra y cobijo de los rayos del sol gran parte del día.


Para saber:

 El término "afilador" en tiempos de Bahamontes y Edi Mercx se utilizaba de otro modo, hacía referencia a las pedaladas que se dan en vacío cuando vas cuesta abajo y no te proporcionan movimiento; son como las pedaladas que daban los afiladores cuando ejercían su trabajo, no movían la rueda de atrás sino la piedra que afilaba el cuchillo.

2 comentarios :

  1. Otro Miércoles a la saca. La ruta estuvo bien, lástima lo de Teo...., nunca se sabe donde te vas a dar el porrazo. Lo de Teo, el Miércoles ha sido mala suerte, en lo recto y en asfalto, y menos mal que cayó al sembrado, si cae al asfalto....

    Buenas fotos Edu y muy buen relato, como es habitual en un ciclista con tú pluma...., me refiero..., por supuesto a la pluma estilográfica...., que luego ya pensamos mal.

    Un saludo Edu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, otro miércoles más, y bueno, lo de Teo entra dentro de lo razonable, y es que en tantos kilómetros como nos hacemos al cabo del año, lo normal es que alguna vez nos tenga que pasar esto. Por suerte quedó en el susto.

      Bueno chico, ya nos veremos a la vuelta de la semana santa, no te digo nada, que lo paséis bien, yo me haré alguna que otra ruta, ¡si no llueve!

      Saludos...Edu

      Eliminar