“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

miércoles, 29 de julio de 2015

Ruta nocturna al "Hundimiento"


  Buenos días.

 Hoy nos despertamos con esta crónica cuyo título parece más el nombre de una road movie que de una ruta ciclista; pero es que como ya hemos ido unas cuantas veces, por lo menos vamos a darle algo de glamour con uno de los géneros de la gran pantalla más queridos por muchos cinéfilos.


 Las uvas de la ira, Fresas salvajes, París Texas, Dos en la carretera, Thelma & Louise, Easy rider, Cold Fever, Hacia rutas salvajes,  y tantas y tantas películas más. (Dejadme que me quede con París Texas). Es este un género realmente peculiar donde los kilómetros se confunden con una introspección de los personajes que por allí aparecen, un viaje que muchas veces no acaba: en el fondo nuestras rutas ciclistas se parecen algo a esto, siempre estamos pensando en hacer una ruta nueva, mejor que la anterior, más kilómetros, más distancia...


 Así que con el calor que está haciendo y estando el Señor Coronado y yo tanto tiempo sin compartir una ruta, y dados los mimbres de cine que estamos cosechando, no teníamos más remedio que emprender una ruta nocturna a nuestro querido "hundimiento".


 Y es que, cuando se hace de noche más vale no hacer muchos experimentos y tomar rutas que sean fáciles y sobradamente conocidas.


 La ruta la hicimos por el camino de la Bacariza pues además de estar bastante bien y ser bastante segura, permite ahorrar algunos kilómetros: la vuelta la queríamos hacer a buena hora para poder tomar algo fresco en Albacete y picar algo, ¡como mandan los cánones!


 Bueno, en cuanto a la ruta que os voy a contar que no sepáis ya, esta ruta, si la hacemos de vez en cuando es porque nos permite el hacer una tirada larga, sin mucho esfuerzo, y sobre todo, permite llevar un camino tranquilo donde lo importante es poder hablar con el que llevas al lado, y os aseguro que no nos faltó la conversación durante todo el camino. Buenas conversaciones y buenas risas que nos fueron acompañando todo el camino.


 Como bien dice Coronado, "acabas conociendo muy bien a tu compañero de bicicleta, son muchas las horas las que se pasan juntos, hablando y hablando".  Es simplemente es una manera de entender este deporte y todo lo que va unido a él, con lo que, por supuesto, muchos coincidimos.


 Poco más puedo contaros, deciros que a la vuelta nos tomamos una buena cerveza (la mía con limón) en el Bar Río Frío y donde estuvimos bastante a gusto hasta una hora bastante prudencial, que al día siguiente había que trabajar.

 Deciros que al final hicimos unos 49 km a una media de 20,7 km/h, y mucho calor, mucho, mucho calor.


 Os dejo el enlace a las fotos y por supuesto el track de la ruta.



Saludos...Edu


Para ver: París, Texas

 Para quien no haya visto todavía esta película deciros que sin duda alguna es una auténtica obra maestra de Win Wenders. Estrenada en 1984 narra la búsqueda que hace Travis de su esposa Jane: en un principio esto puede parecer normal, pero si añadimos los cuatro años de amnesia de Travis la cosa se va complicando, su viaje por el desierto, y además, un hijo que ha crecido con un hermano, y el paradero desconocido de Jane hacen que la película vaya ganando en intensidad a cada minuto que pasa.

 Y para guinda, la fotografía de Robby Müller y la banda sonora de Ry Cooder, dos auténticos artistas que realizan un trabajo colosal. Harry Dean Stanton en el papel de Travis y Natasha Kinski en el de Jane se encargan del resto.

 Palma de Oro, Globos de oro, Bafta, César y muchos más premios han sido cosechados por esta obra.  Si tenéis oportunidad no dejéis de verla. 


lunes, 27 de julio de 2015

Hace calor, pregúntale a quien quieras...



 Buenos días.

 Así decía la canción de Kiko Veneno allá por la década de los noventa, que si tuviera que actualizar la letra de la canción tendría que decir "hace mucho mucho, pero que mucho calor".


 Aún a riego de parecerme al abuelo Cebolleta, es que recuerdo aquellos veranos de cuando era yo pequeño (que ya va haciendo su tiempo), que en julio se pasaban algunos días de calor pero por las noches se podía dormir, que a mitad de agosto caían cuatro tormentas y se acababa el verano, y que en septiembre nuestras madres nos ponían una chaqueta para salir por la noche a la feria, ¡igualico que ahora!


 En fin, que con estos calores cada vez se hace más difícil salir a hacer grandes rutas, nos conformaremos con salir, que tampoco está nada mal poder hacer unos kilómetros, os lo aseguro.


 Por mi parte, este fin de semana he vuelto a salir por La Roda, sólo que en vez de irme derecho hacia el río Júcar, he preferido investigar alguna ruta nueva en dirección a Casas de Benítez, así que a eso de las ocho y media y con el casco a modo de salacot me puse en marcha, con tranquilidad y sobre todo mucha agua.


 No tenía prisa, sabía que la ruta iba a durar lo que tardara el sol en ponerse arriba del todo, así que poco a poco fui ganando kilómetros en dirección al pueblo que os he comentado, Casas de Benítez, y además lo fui haciendo por trozos diseminados de bosque, con lo cual la sombra me iba ayudando.


 Aunque parezca mentira me encontré nada menos que con tres ciervas en el camino, cosa que me extrañó bastante dada la proximidad a varios pueblos que hay en la zona.


 He de deciros que en el momento que se levante la veda aquella zona es imposible de transitar, así que ahora o nunca, en pleno verano y con mucho calor, que de otro modo aquello está lleno de cotos y es seguro que no se puede pasar.


 En fin, que poco a poco fui avanzando hasta divisar el pueblo de Casas de Benítez, pero que dada la hora que era y el calor que empezaba a hacer, me dije que lo mejor era poner rumbo al canal del trasvase Tajo-Segura, y coger la vía que lleva de vuelta a La Roda.


 Cuando salí de casa el termómetro marcaba unos 28 grados, en el momento de la vuelta marcaba casi 32 grados, y serían las once de la mañana; cuando llegué a La Roda a las 12 del mediodía, el termómetro ya marcaba 38,3º C. Lo dicho, "Hace calor, pregúntale a quien quieras".

 Os dejo las fotos del camino y por supuesto el track.




Para saber:

 El nombre de "La Roda" parece ser que viene de la palabra árabe "rubt". Parece ser que esta palabra se convirtió en "robda" y su significado siempre tiene que ver con un impuesto que se cobraba a los viajeros por su seguridad o por el trasiego del ganado. No pensemos que este es un nombre aislado, también existe una en Andalucía y otra en Aragón, y además, con el mismo origen.
  Parece ser que la actual iglesia de El Salvador en su momento fue una pequeña fortificación donde se prestaba ese "servicio de seguridad". a cambio del impuesto.

viernes, 24 de julio de 2015

Albacete, La Gineta, Montalvos y vuelta..., ya con foco

¡Buenas Noches globeretes! Aquí va la crónica de hoy, una semi nocturna tranquila y muy rodadora, en la que he alternado caminos, algunos muy rotos, algo de asfalto y vía de servicio para venir ya de vuelta hacia Albacete.

No tenía muy claro si salir hoy, pero dado que a lo largo de la semana no había tenido oportunidad de salir y que a las 20h.00' tan sólo caían 30º, me han hecho decidirme y vestirme rápidamente para darle al pedal una vez más.

La ruta elegida era la de La Gineta y Montalvos. Hasta La Gineta me he ido por los caminos habituales ayudado por el aire que aunque soplaba poco, algo me ha ayudado. Pasada La Gineta he seguido hasta Los Abades y ahí he subido el Puente para poner dirección a Montalvos, ya cayendo la tarde..., en la que el sol tímidamente se iba escondiendo y que me ha permitido sacar unas fotos realmente curiosas, aparte de que hoy la tarde estaba algo nubosa e incluso en algunas páginas del tiempo, daban chubascos por nuestra zona..., llover no ha llovido, pero algo de cielo encapotado si se ha podido ver.




Una vez subido el puente Montalvos, se encontraba a unos escasos 3 kilómetros, y allí me he dirigido.

 
En Montalvos, en su plaza, he parado un momento para tomar algo y hacer algunas fotos. Lo de tomar algo me ha venido de escándalo, pues la vuelta la tenía complicada ya que el viento lo tenía en contra y además las rachas de aire, se me antoja, que ya eran superiores a los 32 o 33 kms/hora.
 

 
Paso a poneros los datos técnicos de la ruta:
 
Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.54'45"
Distancia recorrida, 60'100 Kms
Velocidad Media, 20'6 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 38'6 Kms/hora
Calorías Quemadas, 859 ja, ja, ja.

jueves, 23 de julio de 2015

Con "Rosario" por Torrevieja del 11 al 20 de Julio


¡Muy buenas globeros y 40 ruteros! Como sabéis por estas fechas suelo marchar a la playa, concretamente a la costa alicantina y aunque hace algunos años, tanto sol y playa me aburría, desde que decidí comprar el porta bicis y llevarme, primero a “Rosita (Cube de 26)”, luego a “Rosa (MMR de 29)” y actualmente a “Rosario (Focus Super Bud de 29” y doble suspensión)”, la cosa ha cambiado y lo cierto, es que la bici es un gran aliciente a esta vacaciones playeras.

Sin enrollarme mucho más de lo necesario y de lo que al respetable, creo…, que le apetezca, ja, ja, ja, paso a contaros en una sola crónica las rutas que me he merendado en estas vacaciones


 Día 12, Torrevieja, Benijófar, Rojales, Guardamar del Segura y Torrevieja


A las 07h.45’ salía hoy de ruta, pues en la costa no sólo hay que tener en cuenta el calor, sino la humedad y ésta unida a las altas temperaturas, nos pueden dar un susto en un momento dado. Como os decía, he salido temprano y me he encaminado a realizar una de las primeras rutas que hice la primera vez que me traje la bici a estos lares, encaminarme por una especia de vía verde que va paralela a la Laguna de Torrevieja por su margen derecho, hasta completar unos 12 kilómetros para retomar un carril bici que prácticamente me saca a una rotonda desde la cual se puede coger la autopista, pero que tiene a su derecha una carretera comarcal llena de caminos pedregosos que me han llevado a Benijófar.
El siguiente pueblo, después de Benijófar ha sido Rojales, un clásico en esta ruta pues obligado es subir a la cuesta del Calvario a visitar las tres cruces.





Después de la bajada de las tres cruces, me he dirigido al paso del Río Segura en su cauce por este pueblo, Rojales, donde he pasado por la reconstrucción de un hipotético puente romano, o al menos eso dicen las gentes del lugar.


El Río Segura atraviesa Rojales de Este a Oeste de la población y a ambos márgenes del río hay puentes de hierro posibilitando que los ciclistas y los caminantes puedan pasear o ciclar de un margen a otro del río y así disfrutar de este río


Siguiendo el cauce del río, la siguiente población a visitar era Guardamar del Segura, un pueblo costero precioso y con un ambiente tremendo donde la diversión y el descaso están asegurados.
Casi sin darme cuenta, me he plantado en Guardamar sin dejar el curso del río, pero eso sí, cambiando de margen constantemente y metiéndome por los huertos de limones y naranjos que tanto abunda por la zona hasta llegar a un espigón de un kilómetro aproximadamente que me ha llevado a la propia desembocadura de este río en el Mar Mediterráneo…., vamos, que si sigo dándole al pedal me caigo al mar. Aquí he aprovechado para descansar y tomarme un gel de vainilla, pues ya el velocímetro me avisaba de los 33 kilómetros hechos y he aprovechado para ver y hablar con un montón de pescadores que en las orillas de la desembocadura, me han asegurado que hay pesca para dar y tomar, y debía ser verdad porque según iba dándole al pedal he podido observar como salían peces de todos los tamaños, algunos dignos de un buen almuerzo.



De Guardamar de Segura, ahora tocaba regresar hacia Torrevieja, en cuesta y con el aire en contra, para no olvidarme de mi Albacete, ja, ja, ja. Lo cierto es que no me ha supuesto un esfuerzo demasiado grande…, llevaba un ritmo aceptable y una cadencia adecuada, con lo que las velocidades no bajaban de los veintisiete Kms/hora, llegando a Torrevieja, a la zona de La Playa de la Mata, Torre del Moro, Playa de los Locos, Playa del Cura y un sinfín de pequeñas calas hasta llegar a casa. Llegado a este punto, poco que contar, ducha, playa, piscina y aperitivo en los chiringuitos de la playa.




Paso a poneros los datos técnicos de la ruta:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.37’22”
Distancia recorrida, 52’880 Kms
Velocidad Media, 20’1 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 52’7 Kms/hora
Calorías quemadas, 755 ja, ja, ja.


Día 14, Torrevieja, Punta Prima, Cala Capitán, Playa Flamenca, Cabo Roig, Dehesa de Campoamor, Mil Palmeras, Pilar de la Horadada, Río Seco, San Pedro del Pinatar y vuelta por la costa a Torrevieja


Nueva rutaca la de hoy, parte fruto de mis investigaciones y parte de lo que XXXX me mostró el año pasado en una de las rutas más bonitas, que hay por la zona de Torrevieja, la del RÍO SECO.

 Esta ruta, se toma ya en una de las glorietas de la Carretera que va de Torrevieja a Cartagena, justo en el desvío de la zona de Pilar de la Horadada, y después de meterte por algunos vericuetos surge la ruta del Río Seco, pero antes de tomar esta ruta, llena de caminos y sendas, hemos dejado atrás un montón de playas y zonas costeras que merecen la pena ser nombradas como Punta Prima, Cala Capitán, Playa Flamenca, Cabo Roig, Dehesa de Campoamor, Mil Palmeras y Pilar de la Horadada…, San Pedro del Pinatar la he visitado después de estar de vuelta del Río Seco.

 Esta mañana he salido temprano, pues el calor en estos lares aprieta y ¡cómo! y además a las altas temperaturas hay que añadirle la humedad y más si la ruta discurre en su primera parte y última por la costa, así que a las 07h.32’ ya estaba el Koro dándole al pedal y dibujando toda la cosa por las playas y calas que antes os he comentado y disfrutando como un enano de la bici, la cosa, el mar y las vacaciones. Os dejos unas cuantas fotos de esta primera parte.







Una vez llegado a Pilar de la Horadada, he bajado a una zona que es una Área Natural en el que se puede hacer tanto senderismo como ciclismo, pero lo cierto es que te encuentras más ciclistas que senderistas, y es aquí, en este punto cuando ha empezado el disfrute de la ruta. La misma sale de una especia de zona habilitada para el descanso y por debajo de un puente por el que discurre la carretera que va a Cartagena. 




A partir de aquí como ya he dicho antes, todo era disfrutar y pasarlo bien. La senda estaba algo escabrosa pero perfectamente ciclable, por lo menos en esta primera parte hasta llegar realmente al cauce del Río Seco, y todo el camino la tónica era la misma, subiditas y bajaditas, recovecos, baches, socavones y todo ello bajo un túnel de cañizos y juncos gigantes que en algunos momentos dificultaban darle a la bici e incluso pasar por debajo de ellos.







Después de unos cuantos kilómetros de senda bajo los juncos y cañaverales, empezaba lo realmente divertido, el Río Seco. Aquí ya había sendas y tramos más técnicos que realmente hacían extremar las precauciones, pero poco a poco y pedal a pedal he ido completando todos los tramos, hasta llegar a una zona que es roca pura y dura y ciclar por estos lares se hace realmente difícil a no ser que hagas algo bicitrecking, punto en el que recuerdo que hace un verano o dos, XXXX y yo nos dimos media vuelta, dejando ese tramo, algo más complicado para otra ocasión.

 De aquí, he vuelto por mis pasos hacia Pilar de la Horadada y he tomado un carril bici que me ha llevado  a San Pedro del Pinatar y alguna sendeja y monte bajo mediterráneo he hecho, pero poca cosa porque el calor apretaba y todavía tenía un buen trecho hasta llegar a casa.



Pues esta ha sido mi ruta de hoy, una ruta maja de verdad que la he disfrutado mucho aunque la carga de kilómetros ha sido más de lo que esperaba y hoy en Torrevieja y en esta zona, nos han caído bastantes grados  y sobre todo, la puñetera humedad. Paso a poneros los datos técnicos:

Tiempo efectivo de pedaleo, 03h.55’36”
Distancia recorrida, 76’890 Kms
Velocidad Media, 19’9 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 43’900 Kms/hora
Calorías quemadas, 1.123 ja, ja, ja.


Día 16, Torrevieja, Los Balcones, Montesinos, Laguna de la Mata (casi todas las sendas) y Torrevieja

Otro gran día de BTT, pues me he metido una…, como comúnmente se dice…, “jartá” de sendas, casi todas la sendas que hay en esta magnífica Laguna, la de la Mata. A las 07h.39’ salía de casa derecho a la Urbanización Los Balcones y luego al pueblo de Montesinos para ir calentando las piernas, pues me esperaba la guinda de la ruta, las sendas de la Laguna de la Mata.

Torrevieja tiene dos grandes lagunas, la de Torrevieja y la de La Mata, que además está considerada como Parque Natural protegido. La de Torrevieja, está destinada casi exclusivamente a la extracción de sal, de hecho, sabed que Torrevieja es la mayor productora de sal de toda Europa, pero en este caso la Laguna de Torrevieja es sólo ciclable y bonita de recorrer por un camino-senda de unos 10 kms. que sale de Torrevieja y tiene su fin en la otra laguna, la de La Mata…, y ésta, además de tener el añadido de la laguna nos ofrece además infinidad de sendas que se comunican entre dos caminos-sendas que parten de la torre de vigía, y entre los que te puedes tirar horas y horas sendeando con absoluto disfrute de la bicicleta y que en algunos momentos, casi me atrevería a decir que me recuerda a Chinchilla…, lo que son las cosas. De los casi 42 kms que he hecho hoy, creo que alrededor de 17 o 18 kms., lo han sido de sendas, para arriba, para abajo, del derecho y del revés y aún así me han quedado un montón de ellas por hacer y por descubrir. Deciros en este punto que he descubierto una senda tremendamente ratonera, técnica y llena de piedras que me hacían muy difícil mantenerme encima de la bici, y de hecho, en algunos tramos he puesto pie en tierra para evitar males mayores.
 
 
Bueno, pues después de las sendas y de disfrutar como un enano, era hora de irse a casa con la satisfacción de la ruta cumplida y realizada. Paso a poneros los datos técnicos:

Tiempo efectivo de recorrido, 02h.15’34”
Distancia recorrida, 41’789 Kms
Velocidad Media, 18’4 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 45’2 Kms/hora
Calorías Quemadas, 532 ja, ja, ja 
   

Día 18, Torrevieja, Los Balcones, San Miguel de Salinas, Montesinos, Laguna de la Mata (las sendas que me quedaban) y Torrevieja
Dicho y hecho, hoy a las 07h.34’ ya me he puesto en marcha hacia Los Balcones, San Miguel de Salinas, Los Montesinos y la Laguna de la Mata, para terminar de hacer las sendas que el día 16 no pude hacer y lo cierto es que hoy tampoco las he podido terminar por un asunto de escopetas. Luego os cuento.

Me he dirigido hacia los Balcones por una carretera comarcal y de aquí hacia San Miguel de Salinas para tomar un camino agrícola que me llevaría a la carretera que va a los Montesinos, una carretera vecinal que está muy poco transitada y que entronca con el inicio de la Laguna de la Mata a la altura de su torre de vigía, desde donde empiezan las dos grandes sendas, a las cuales van a parar el resto de las demás.







Lo cierto es que por whattsapp, XXXX ya me había advertido que había leído en Facebook que en la Laguna de la Mata había problemas de disparos, y cierto es que el pasado día 16 los oí…, y bastantes por cierto, pero no le di importancia, pensaba que eran cañones de ruido para espantar a los pájaros y conejos de los pocos viñedos que en ciertos recodos de la laguna existen, pero hoy ha sido ya la gota que colma el vaso y los disparos casi que los he vivido en primera persona, pues los oía cerca, pero muy cerca…, así que antes de tener un problema y llevarme un mal recuerdo, he decidido terminar unas sendas alejadas de los cultivos y regresar para Torrevieja por la costa.

Es una lástima no haber podido disfrutar de todas las sendas que la Laguna nos brinda por el asunto de los disparos. Al parecer, los agricultores han obtenido unas autorizaciones especiales para poder acabar en cierta medida con bandadas de estorninos y conejos que  estaban acabando con las uvas, las hojas de las parras y los tallos verdes. No voy a entrar si me parece bien o mal o si está bien o no está bien hecho, pero  lo que si me parece una barbaridad, es que no pongan carteles de advertencia, pues la Laguna de la Mata, aparte de ser un paraje natural, es también punto     de reunión de avistaderos de aves acuáticas y migratorias y además, el senderismo y ciclismo en esta zona es el pan de cada día, pues bien, en ninguna de las sendas que he hecho el pasado día 16 y hoy, he visto carteles de advertencia. Luego pasa lo que pasa y vienen “el yo creía yo pensaba”.
En fin, lo dicho, me he vuelto por la costa subiendo la cuesta tremenda que hay antes de llegar a la Torre del Moro, torre de vigía que servía para divisar las posibles invasiones a España por la costa de Torrevieja de Piratas Berberiscos. De aquí hasta casa, los escasos 10 kms, que me separaban han sido de continuo disfrute de nuestras costas y paisajes.





Paso a poneros los datos técnicos de la ruta de hoy, que al final se ha truncado por el asunto de los disparos. La dejaremos para momentos mejores.

              Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.03’18”
Distancia recorrida, 39’990 Kms
Velocidad Media, 19’9 Kms/hora
                        Velocidad Máxima Alcanzada, 45’23 Kms/hora
Calorías quemadas, 558 ja, ja, ja.


Pues éstas, has sido las cuatro rutas que he podido hacer en esta segunda parte de mis vacaciones. Día sí, día no, ruta con la bici, y los días que no había bici…, a madrugar y a andar por la costa todos los días un mínimo de 10 a 12 kms. El resto, ya lo podéis imaginar…, piscina, playa, aperitivo y siesta, je, je, je.