“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

lunes, 30 de marzo de 2015

El castillo de Sancti Petri y el Pico del Roble




Buenos días a todos.

 Ayer me di una ruta de las que hacen afición. Nada menos que por Peñas de San Pedro.


 Este pueblo está pueblo situado en las primeras estribaciones de la sierra de la provncia, y destaca (y de que manera) por una espectacular montaña de piedra que preside toda el lugar.


 La ruta que hoy hemos planteado partía de este pueblo siguiendo pistas, caminos y sendas (muchas sendas), de modo que nos hemos ido introduciendo hacia la zona del Pico del Roble, cercano a los 1500 metros de altura, y que ha sido la cumbre más alta que hoy nos tocaba subir.


 La ruta en los primeros kilómetros se ha hecho dura, muy roto el terreno y porcentajes bastantes duros en algunos momentos, que al final, con mucha paciencia hemos vencido.

 La vista desde este pico es asombrosa, permite ver no sólo los llanos de Albacete y la sierra de Alcaraz, sino que es una ventana a todos los campos de Montiel.


 Pues terminada la sesión fotográfica nos hemos dirigido hacia Navalengua, la siguiente aldea en nuestro itinerario. Durante la marcha nos hemos encontrado con una manada de cabras montesas, de unos 20 ejemplares donde hemos podido ver hasta pequeñas cabras nacidas este invierno.


 Hemos parado en un cortijo abandonado para tomar alguna barra energética y en breve nos hemos situado en Navalengua, y ya desde aquí hemos tomado una rambla que por aquel paraje nace y que te lleva a través del cauce del río de vuelta hasta el pueblo.


 El río tenía algo de agua, intermitente, pero que ha hecho las delicias de los dos, pues además de sendas algo técnicas, hemos tenido que cruzar bastantes vences pequeñas charcas que siempre son tan agradecidas.


 El paisaje por aquí es excepcional con lo cual los kilómetros van pasando deprisa, tanto que nos hemos plantado de nuevo en Peñas de San Pedro en un pis pas.


 Poco más puedo contaros de la ruta, pues después de unos 16 kilómetros de rambla hemos llegado al pueblo donde, dada la hora que era, hemos decidido que lo mejor era volver y dejar la subida al castillo de Sancti Petri para otra ocasión.

 La ruta finalmente ha tenido 39,5 km, a una media de unos 16,7 km/h.


 Aquí os dejo un enlace a las fotos, y por supuesto, el track de la ruta.





 Eso sí, antes de despedirme quiero recomendaros.

Para Comer:Embutidos de Peñas de San Pedro
 Son muchos y muy buenos los embutidos que allí se hacen, y además con tradición. Chorizo, salchichón, blanco, butifarras, "guarretas"...no puede dejar de probarlos.

Para visitar: Castillo de Sancti Petri
 Parece ser que ya en época romana hay referencias a esta impresionante roca como Castrum Altum. También aparece citada en los textos árabes posteriores a la ocupación musulmana (928-929 d.c) y en textos posteriores del siglo XIII como Rupe Sancti Petri.
 Fue este enclave defensivo clave para el reino de taifas de Murcia, pues desde él se defendían sus límites occidentales; lugar de múltiples escaramuzas es finalmente ocupado por las tropas castellanas tras la toma de Alcaraz.


  Es este castillo una espectacular defensa amurallada, pues es una roca inaccesible por tres de sus vertientes, mientras que la pared accesible tan sólo tiene un único camino de escalada a la meseta superior.

 En dicha meseta podemos encontrar, por lo tanto, restos de diversas épocas pues no sólo fue recinto defensivo, entre sus murallas también se acogía a la población del lugar.


  Lamentablemente, y aunque en la actualidad se ha realizado un esfuerzo por recuperar los restos que allí tenemos, tan sólo nos quedan esbozos de lo que en su momento tuvo que ser una pequeña ciudad: viviendas, canalizaciones, balsas, aljibes, iglesia, cuartel, murallas, torres defensivas, etcétera.

Entre estos restos destaca la muralla por una parte, por otra un torreón de planta semicircular y algunas almenas de defensa militar y finalmente algunos vestigios de lo que en su momento tuvo que ser la iglesia. Deciros que en cuanto a la muralla, en su máximo esplendor pasaba de los mil metros de longitud, lo que nos puede dar una idea de la magnitud del recinto. Todavía en el siglo XIX  existía en esta muralla cuatro baterías, Daoíz, Velarde, San Fernando y San Carlos. Parece ser que la iglesia era utiliza como polvorín pero que lamentablemente un rayo hizo que éste explotara y que acabara con esta construcción.


 Si estamos interesados debemos visitar el museo parroquial de Peñas de San Pedro donde podremos encontrar más restos como pueden ser unas dovelas molduradas y unas claves góticas.


 Pues nada más. Me despido de vosotros hasta la próxima crónica.

Saludos.

jueves, 26 de marzo de 2015

Fotos de la semana: Canaleja

  
Cielos desde Canaleja


  Estas fotos corresponden a una ruta que realicé desde Albacete a Canaleja, en mayo de 2011, siguiendo la vía verde.

  Y es que, una de las rutas emblemáticas de la provincia de Albacete es, sin duda alguna, la vía verde que parte desde Albacete hacia Alcaraz. Después de unos primeros kilómetros nada destacables, que recorren los llanos de Albacete y tras alcanzar Balazote, el trazado discurre por el valle del río Jardín, dirigiéndose hacia la sierra de Alcaraz a través del corredor del antiguo ferrocarril Baeza-Utiel. El recorrido es absolutamente espectacular. Muy recomendable en otoño, cuando todas las alamedas se tiñen de colores amarillos.

Vista del valle desde Canaleja

  Es un trazado muy fácil de unos 80-90 kilómetros con un firme en perfecto estado, eso sí, se hace imprescindible el llevar un foco pues se atraviesan varios túneles. Otra cosa, existen varios pueblos a lo largo de la ruta con lo cual el almuerzo está asegurado.

Laguna intermitente, situada en los montes previos a Canaleja

  Antes de llegar a nuestro punto final podemos acercarnos a visitar el Santuario de Cortes. En cuanto a Alcaraz deciros que es uno de los pueblos más bellos de la provincia de Albacete, monumental su plaza como algunas de las casas que por allí habitan.

¡La primavera!

  Esta ruta la he realizado varias veces y siempre que voy aprovecho para ir con la familia a pasar el fin de semana a una pequeña aldea, Canaleja. Allí encontré una casa rural que tiene hasta piscina climatizada...puedes pasar un fin de semana realmente bueno con los tuyos.

Saludos.

lunes, 23 de marzo de 2015

El Cortijo de la Degollada y la laguna del Acequión



Buenos días.

 Fin de semana pasado por agua el que hemos tenido, que ya iba siendo hora de que estuviera durante unos días cayendo la lluvia, que pisáramos barro y que el chubasquero tuviéramos que sacarlo del armario.

 Ayer pudimos visitar la finca y la laguna del Acequión, la laguna de Algibarro y el cortijo de la Degollada.

 Es de obligada visita toda esta zona pues por un lado en la laguna del Acequión tenemos el asentamiento de población más antiguo de Albacete-capital, por otro en la laguna de Algibarro tenemos una buena colección de aves acuáticas y finalmente, en el cortijo de la Degollada ¡tenemos fantasmas! En fin, que esta ruta puede convertirse en todo un reto para pasar un buen día de BTT.

 De modo que mi gran amigo y compañero de BTT, el Señor Coronado, y yo mismo, nos vimos en el inicio de la vía verde y desde allí a un ritmo cómodo y con buenas sensaciones, fuimos acercándonos poco a poco en primer lugar a la finca del Acequión.

 Es esta construcción un ejemplo de finca manchega palaciega, realmente vistosa, de torre en el muro, de ladrillo rojo en la fachada, con grandes ventanales de cuarterones, y como no, de jardín abandonado que conoció mejores tiempos, y donde una parte del recinto se dedica a la explotación agrícola de los terrenos de la zona. En esta ocasión visitamos el jardín y pudimos encontrar lo que en otros tiempos tuvo que ser un estanque ornamental del recinto.

 Desde aquí tomamos alguna pequeña senda, continuamos por pistas llenas de barro y nos dirigimos hacia la laguna del Algibarro. Sigue estando completamente seca, esperemos que no cese la lluvia y que se vuelva a llenar, pues es una pequeña maravilla que tenemos aquí al lado.

 El cielo empezaba a amenazar algo de lluvia, así que con buen criterio decidimos que lo mejor era continuar por la zona, y claro, estando por allí no podíamos dejar de visitar el Cortijo de la Degollada. Parece ser que en él tuvo su fin una desdichada historia de amor y celos y cuyo resultado todavía hoy estamos investigando, en el momento que conozcamos la historia os la haremos llegar; por el momento parece que ser en algunos días de lluvia se puede ver como salen unas pequeñas luces del pozo y también como desde la ventana se asoma alguien, aunque aquello está completamente vacío -ahí os dejamos una foto de lo que pudimos ver-. Todavía tengo los pelos como "escarpias" ;-)





 Como podéis ver por las fotos el recinto está bastante deteriorado, con casi todos los techos ya caídos y donde algunos muros ya se están volviendo a reintegrar al suelo, que al fin y al cabo es de donde venían. La habitación donde está el pozo permanece cerrada por un pequeño tablero, ¡cuidado, una caída allí es mortal! 

  Tan sólo queda una parte del recinto con algún techo, una de ellas se corresponde a una habitación con una chimenea de unas dimensiones descomunales, aunque supongo que en su momento sería normal encontrar ese tipo de chimeneas. Podemos visitar un horno de pan, gallineros, cuadras, palomares, etcétera. En fin, que el tiempo pasa y que ese modo de vida ya ha desaparecido.

 Con los almendros en su máximo esplendor y antes de dirigirnos hacia la laguna del Acequión, no tuvimos más remedio que parar a hacer algunas fotos al paseo que estábamos recorriendo, lleno de flores a un lado y a otro, y como ya os imagináis, con un perfume exquisito.



 Para visitar: Poblado de la Laguna del Acequión

 Es este asentamiento, probablemente, uno de las primeros de los que se tiene constancia en Albacete.

 Es un pequeño asentamiento-poblado situado en la Laguna del Acequión. Se trataba de un área doméstica y que pertenece a la edad del Bronce Manchego, el germen de lo que posteriormente es conocido como pueblo íbero.
Vista exterior del asentamiento

 Se estima que estuvo ocupado entre el 2.200 y el 1.800 antes de Cristo, que tuvo una población constante que llegó a practicar la agricultura, así como diversos oficios como puede ser la confección de telas. El recinto fue abandonado súbitamente tras un incendio, lo que ha ocasionado que el grado de conservación haya sido bastante alto.

Límite de la laguna y el complejo
 Se trata de una construcción fortificada, de forma cónica y elevada sobre la laguna, formada por dos pequeñas murallas concéntricas escalonadas, y dentro de ellas al menos dos espacios significativos, uno dedicado a oficios y otro espacio dedicado a habitación de sus moradores.

 Es evidente que la laguna rodeaba completamente el recinto, lo cual favorecía notablemente las labores defensivas de todo el recinto. La muralla más externa podría estar pegando a la línea de la laguna sobre la pequeña isla.

 El área superior tiene unos 500 metros cuadrados, dentro de los cuales se sitúan los dos espacios mencionados.

Restos de la edificación

 En 1.985 se comenzaron los trabajos de recuperación de la morra, y entre otros pudieron ser hallados varios restos entre los que destacan:

  • tres hachas, un punzón y un puñal todos ellos de bronce
  • lascas y dientes de sílex
  • cuarcitas
  • molinos de arenisca para cereales
  • pesas de telar, lo cual indica sin duda alguna que uno de los oficios practicados debía ser la confección de telas.



 En el documento http://www.museuprehistoriavalencia.es/resources/files/APL/APL20/APL20_19_Fernandez-Miranda_etalii.pdf puede encontrarse un estudio bastante detallado del lugar en cuestión.

Aspecto de la laguna en 1977




 Las fotos que os dejo son de nuestros fondos fotográficos, pues justo al llegar al islote, empezó a llover con bastante fuerza y dejamos la visita para otro momento.

 Para la vuelta fuimos algo más rápidos, de modo que nos plantamos en Albacete en un pis pas, y dado que teníamos tiempo suficiente, pudimos lavar las bicicletas y tomar un buen cubo de botellines, que ya sabéis que el tema de la hidratación lo cuidamos bastante. 

 Aquí os dejo las todas fotos de la ruta y por supuesto, la ruta.



 En cuanto a los datos más técnicos, deciros que cubrimos un total de 55 km a una velocidad media de 19,5 km/h, y con un tiempo efectivo de pedaleo de 02h55'57".

Saludos.


jueves, 19 de marzo de 2015

Fotos de la semana


Estos paisajes corresponden a una ruta que hice por Alcadozo hace ya algunos años. Más en concreto se trata de una campiña muy próxima a la aldea Casa-Sola, yendo camino de Fuente del Pino por una de las ramblas que por allí pululan.



 Y para el que no lo tenga muy claro, en bicicleta es imposible recorrer dos veces la misma ruta, ¡usa tu cámara!


Saludos.

lunes, 16 de marzo de 2015

Arquitectura ecléctica en La Herrera y un puyazo en Balazote



    Buenos días a todos.

 Este pasado domingo, 15 de abril de 2015, hemos realizado una ruta en busca de la iglesia de La Herrera, singular donde las haya y enclavada en los límites del llano con las primeras estribaciones de la sierra de Alcaraz.


 Para esta ocasión, he contado con compañeros de la talla como Bermejo, Francho, JuanCar y Coronado, que han tenido a bien realizar una ruta donde el único interés estribaba en la visita, y claro está, tomar un buen almuerzo.


 Así pues a las ocho y media nos vimos todos con puntualidad manchega en el pincho de la feria, desde donde tomamos el camino de la Bacariza. La mañana era fría, bastante, sin embargo el viento a esas horas destacaba por su ausencia y el sol se dejaba querer.


 La primera sorpresa del día nos la llevamos en un campo donde acababa de finalizar el riego, y todos los árboles que rodeaban la parcela estaban congelados, y es que 3 grados bajo cero, que era la temperatura en esos momentos, hacen lo suyo.

 Desde aquí nos dirigimos hacia Santa Ana a través de la tremenda red de caminos que por allí existe y una vez alcanzada ésta, pusimos rumbo hacia el canal Tajo-Segura, pues basta con seguir el cauce para llegar de manera rápida hasta La Herrera. Aún quedaban muchos kilómetros por hacer y era necesario llegar lo más pronto posible.


 De todos modos, pudimos hacer un par de paradas, una en una especie de gravera abandonada donde nos llamó la atención la chimenea de un pozo abandonado y otra parada en el río Doncel, que a escasos metros pasa a llamarse Canal de la Lobera, que luego se llamará Río Palo y que antes de llegar al Júcar aún le da tiempo a cambiar de nombre a Canal de María Cristina. Y si son muchos nombres para un mismo río, sepan vuesas mercedes, que antes de ser Doncel, se llama Jardín.


 Llegados a La Herrera la visita a la iglesia no se hace esperar, un par de fotos, y breve explicación de la iglesia. En este punto quiero agradecer a mi compañero Joaquín Molina la labor de asesoramiento, pues es un auténtico doctor en Historia del Arte y que gracias a él vamos a poder conocer mucho más a fondo todas estas obras.





Para visitar: La iglesia de la Herrera

 Esta iglesia es de única planta, planta salón (hallhircher) con una tipólogía ad triangulum (más alta que ancha) y que podría recordar al estilo opus francigenum (arte ojival francés, gótico).

 La iglesia se divide en dos cuerpos en la fachada, marcando el eje de la construcción una soberbia torre de cuatro cuerpos y ático, coronando un chapitel piramidal el cual está flanqueado por cuatro machones que sujetan la balaustrada y cuya interpretación iconológica podría representar los cuatro evangenlios o bien, los cuatro puntos cardinales.

 En cuanto al triángulo piramidal del la cúpula nos recuerda al Dios Trino, poseedor de la luz y el conocimiento, de ahí que si prolongamos la pirámide hasta nosotros, Él siempre queda arriba como el ojo que todo lo ve.  La torre simbolizaría, además,  la custodia de la puerta central.

 Así pues, tras ella, nos encontramos el primer cuerpo que es de estilo renacentista. Ese primer cuerpo va desde la base de la construcción hasta la primera cornisa, la cual perpendiculariza con la verticalidad de la torre y le da una mayor prestancia al conjunto. La puerta es adintelada así como los vanos de este primer cuerpo.

 El segundo cuerpo va desde la cornisa hasta el frontón de estilo clásico, y se incorporan elementos como arcos de medio punto rematados con alfiz de influencia musulmana.

 La torre presenta decoración de arquería cegada, medallón conmemorativo incluido así como decoración de esgrafiado, y una arquería de tipo mixtilíneo o triangular en la penúltima parte de la torre. El conjunto finaliza con unos arcos de medio punto que acogen el campanario.

 Así pues, la iglesia es un ejemplo claro de arquitectura ecléctica y pensamos, que su fecha de construcción debe pertenecer al siglo XIX.

 Para finalizar, esta iglesia dedica la advocación a Nuestra Señora del Pilar.




 Finalizada la visita a la Iglesia nos dirigimos a almorzar, pero hete aquí que en el bar de La Herrera no podían darnos de yantar pues la cocina estaba cerrada ese fin de semana, así que, tuvimos que modificar la ruta de modo que por un lado almorzáramos, y por otro pudiéramos acompañar algo más a Francho, pues su idea era acercarse hasta Tiriez con la bicicleta.


 Con la vista puesta en el horizonte balazotero, apretamos el paso hasta llegar allí y con hambre canina nos fuimos derechos hacia El Extremeño. Hasta el día de ayer era un bar muy recomendable, y no es que la comida estuviera mal o nos sirvieran de la mala gana, ¡no no!, fue en el momento de la cuenta donde nos dieron un auténtico puyazo. Dicho queda.



 Desde aquí la vuelta a Albacete la hicimos por la vía verde pues era lo más rápido, y aunque empezó a entrar viento de cara, los cuatro que allí quedábamos empezamos a volar sobre los campos aquellos, alcanzando muchas veces los 27-29 km/h y como ya os digo, con el viento de cara.


 Poco más os puedo contar, tan sólo deciros que al final hicimos un total de 80,3 km a una media de 23,4 km/h.

 Por supuesto, os dejo el enlace a las fotos y la ruta.



Saludos...Edu