“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

martes, 13 de octubre de 2015

El Hundimiento....seco..., sin agua... Investigando sendas por Las Capiruzas

Hoy me he levantado de buen ánimo y talante y aunque el hombro me recordaba que mejor haría en descansar, el vicio que vosotros, mis compañeros de bici y de rutas, me habéis metido en el cuerpo, me ha hecho levantarme y plantearme una ruta más tranquila y llana, en lugar de la ruta a Valdeganga que este Sábado no pude hacer por el incidente del pedal y la consiguiente caida.

Sobre las 08h.30', hoy ya estaba vestido y encima de "Rosario" dispuesto a probar si el hombro aguantaría, si el Ciclo computador cumpliría con su cometido y si los ajustes que a la bici le hicieron en el taller el Jueves pasado han sido los adecuandos, de una vez por todas, pero sobre todo..,, si los arreglos que ayer hice en el pedal fueron los adecuados y no se desenrroscaría hoy a lo largo de la ruta.

La temperatura de hoy, rondaba los 12º C, sin apenas aire, pero con el cielo un tanto amenazador..., ¿llovería a lo largo de la ruta? ¿Quién lo sabe?






No os engaño cuando os digo que el cielo me estaba avisando de que...., acaso..., me sorprendería con agua, pero ante todo, la idea de darle a la bici, vencía la batalla a una posible llovizna, y con estas ideas me he dirigido hacia el Camino de la Vaqueriza, pues la ruta elegido, como en tantas ocasiones, era la del Hundimiento...., ¡qué mejor ruta para rodar sin que los baches del camino me molestasen más de lo necesario.


Pues por ahora, todo parecía ir bien...., el CATEYE PADRONE funcionaba a las mil maravillas, el ruido de las vieletas donde va instalada la suspensión trasera, en la parte del émbolo que amortigua había desaparecido, no había salida de cadena por mucho cambio que hiciese del plata medianto al grande y al revés, el cambio del plato grande al mediano no saltaba al pequeño, así que por ahora tan solo quedaba que el hombro no me fastidiase.

Casi sin darme cuenta he llegado a Aguas Nuevas y a El Salobral y de aquí a Los Anguijes, rodando además a una velocidad muy aceptable..., no he bajado de los 25 kms/hora. Rápidamente he llegado al Hundimiento, el cual estaba sin agua, como ya pasase hace algunas semanas, hecho atestiguado por Vicente de los "Pura Vida", que además y en su caso, bajo a la misma boca del agujero por el que el canal y sus aguas desaparecen. El ver esta obra de ingeniería hidraúlica sin agua es, si cabe, tan impresionante como verla con agua.






Después de dar la "vuelta al ruedo" como solemos decir de manera amigable, he tomado la pista asfaltada que hay por encima del Hundimiento, pero en lugar de dirigirme pista abajo o meterme por las sendas de la Finca Noguera, he hecho un giro a la derecha y he tomado un camino que bordeaba la falda Este del Cordel de las Capiruzas y así he ciclado unos cuantos kilómetros hasta ver una subida considerable, que la hubiese hecho...., con esfuerzo y en condiciones mejores, pero el hombro me avisaba que tanta piedra, salto y suelo irregular no era la mejor de las ideas, así que he vuelto por mis pasos dejando estas sendas para mejores momentos y con la promesa de realizar esta ruta en breve.

He vuelto por los Anguijes y he parado en un camino donde me ha llamado poderosamente la atención dos cosas, un campo de azelgas increíble y de un increíble color verde fuerte y un camino de hormigas que sin exageraros, podrías tener una longitur de unos 100 metros o más, todas en fila india y todas detrás las unas de las otras, portando entre sus mandíbulas lo que podría ser comida. Algo curioso de ver. Tanto es así que he seguido su rastro hasta el orígen de su peregrinación y juraría, que lo que hacían, no era ni más ni menos que cambiar su hormigueros hacia una zona mejor.





 Después ya de algunos kilómetros y aunque es raro en mi almorzar sólo, me he dirigido hacia Aguas Nuevas a buen ritmo con la intención de tomar algo ligero y rápido, pero cuando he llegado, me he encontrado un montón de ciclistas, que se estaban metiendo entre pecho y espalda suculentos platos con papas, huevos y demás maravillas de la gastronomía castellano-manchega.

¡Qué dilema! Plato a la antigua usanza, bocadillo, medio bocadillo, tostada, café con leche.....

Pus al final, he decidido hacer algo intermedio, un medio bocadillo con su cerveza para abrir boca y luego vino con casera, carajillo de ron bien quemado de tres colores y chupitejo...., ¡por supuesto! Hoy me he ganado el almuerzo y además el hombro no parecía resentirse mucho..., así que a celebrarlo toca.

Ya de aquí y depués de semejante tentenpié, la cosa estaba clara, a Albacete con el buen sabor de boca de la ruta cumplida y bien ejecutada, dejando para más adelante la consecución de la ruta entera.



Paso a contaros los datos técnicos de la ruta de hoy:

Tiempo efectivo de pedaleo, 02h.28'40"
Distancia recorrida, 52'850 Kms
Velocidad Media, 21'46 Kms/hora
Velocidad Máxima Alcanzada, 41'00 Kms/hora
Pendiente, - 13% de mínimo y 15% de máximo
Elevación mínima, 747 metros
Elevación máxima, 851 metros
Elevación ganancia, 464 metros
Calorías quemadas, 739 ja, ja, ja.




 

2 comentarios :

  1. Muy buena ruta, y sobre todo después de la caída y consiguiente porrazo que te diste en el hombro, me alegro de que sea una magulladura nada más.

    Bueno, me encanta cuando te cambias el casco por el salacot y te pones a explorar, esa zona merece la pena, el único problema es que en estas fechas te pueden confundir con un conejo, que pegan muchos tiros por esa zona, hiciste bien en darte la vuelta...ja ja ja

    Lo dicho, cada vez queda menos para dejar el dique seco.

    Saludos...Edu

    ResponderEliminar
  2. Que te voy a contar que tú no sepas de esta zona. Una mañana excepcional en todos los aspectos, pero sobre todo por la parte de las sendas que están ahí esperándonos y que no conocía, aunque imagino que tanto Antonio Alcaraz como vos, estas sendas serán viejas conocidas vuestras.

    Un saludo Edu.

    ResponderEliminar