“Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta…”. Marcos Cruz

martes, 7 de abril de 2015

Chinchilla y su castillo


 Buenos días.

 El pasado domingo, 05 de abril para más señas, empezamos la que tiene que ser primera de una serie de visitas específicas a Chinchilla, pues no sólo es un paraíso para la BTT, es que además posee una historia realmente envidiable.


 Para que nos hagamos una idea, es hasta el siglo XV la auténtica capital de la provincia, con un peso muy importante en el sureste español dada su extraordinaria situación en el inicio de los corredores del levante con la meseta.





 Eso sí, antes de seguir, deciros que nos vimos nada menos que Paco Lara, Bermejo, JuanCar, Francho y éste que suscribe para realizar no sólo la ruta de Chinchilla, sino que para repetir la de la los vestigios romanos de la vía Complutum-Cartago Nova, y es que, parece que poco a poco la idea de 40 rutas va calando; no hay nada como conocer lo que nos rodea para poder apreciarlo en su justa medida.




Y ahora, vamos al grano.

 La mañana era bastante fría, y además, teníamos una niebla bastante intensan que hacía que el frío se multiplicara bastante, así que empezamos tomando un buen café y dirigiendo nuestras bicicletas hacia la salida del parador, pues íbamos a tomar la vía romana Complutum-Cartagho Nova para visitarla de nuevo.

 Los campos estaban muy húmedos merced a la intensa niebla que nos estaba cayendo, aunque poco a poco parece que iba levantando. Así que, visitados todos los agger nos fuimos derechos para Chinchilla.





Para visitar: El Castillo de Chinchilla
 Evidentemente el casco antiguo de Chinchilla tiene mucho que darnos, pero en este caso nos vamos a centrar en su castillo, el cual siempre ha ocupado un lugar muy destacado en la historia, y a lo que además hay que unir su emplazamiento absolutamente espectacular.




 En lo alto del monte y dominando todo el llano se encuentra esta fortaleza, que ya en época ibérica se encontraba utilizada como reciento defensivo. Los romanos también utilizaron esta fortaleza, modernizándola y dándole mucho más protagonismo, pues según todos los escritos de la época, se trataba de un emplazamiento vital para las vías que allí transitaban. Los visigodos también ocuparon y utilizaron esta edificación, y a modo de curiosidad, fue el rey Sisebuto quién concedió el apellido Castillo a aquellos que trabajaban allí.


 Sabiendo de su importancia, los árabes también ocuparon la plaza, la modernizaron, la dotaron de más lienzos de murallas y rebautizaron como Ghengalet.



 El castillo ha ido incorporando sucesivas remodelaciones y alteraciones, y si tuviéramos que destacar algún siglo, ese sería el siglo XV, donde la construcción tomo la forma que ahora podemos observar, eso sí, con algunos cambios que se han continuando incorporando al mismo, pues en algún momento ha llegado a servir como penitenciaría. El estilo más relevante sería tanto el gótico como el renacentista.


 De entre los elementos que más se hechan en falta, sin duda alguna, se trataría de la torre del homenaje, la cual se encontraba en el extremo norte del recinto, de planta cuadrada de 40 varas de alturas y no menos de de 10 varas de lado. Dado que la vara se corresponden con 0,8359 metros, podemos encontrar una de las torres más altas de la región, con 33 metros de altura y 8,3 de base, ¡casi nada!


 Entre los personajes famosos podemos destacar que aquí estuvo preso César Borgia en 1504, de donde no pudo escapar por mucho que lo intentó, llegando incluso a matar al alcaide.


 El castillo ha sido testigo de innumerables batallas e incluso en la guerra de la independencia jugó un papel decisivo en la defensa de la plaza por parte del pueblo chinchillano contra las tropas francesas.


 Son muchos los elementos a destacar, los dos lienzos de la muralla, su planta poligonal, los emplazamiento artilleros, las arquitectura de las torres, su enorme foso que servía no sólo para defender la plaza, sino como aljibe para la recogida del agua de la lluvia.


 El castillo fue rehabilitado no hace muchos años, consiguiendo que la obra volviera a coger el esplendor que nunca le tuvo que faltar, pero con un pero...Y es que después de realizar semejante tarea, nadie pensó en que ese patrimonio debe ser compartido por todos, y nadie cayó en la cuenta en que el castillo debe estar ABIERTO para que pueda ser visitado por dentro; sirva pues esta crónica de petición a quien corresponda, que seguro que un pequeño esfuerzo más, haría que ese castillo pudiera estar abierto

Para leer
 Si queremos comprender mejor la fascinante historia de este pueblo, os recomiendo sin duda el libro Chinchilla de Montearagón, su encanto y su duende, de Plácida Ballesteros y Joaquín Molina Cantos

Para oír:
 En el folklore típico de Albacete, existe una manchega que define muy bien el paisaje de la zona a la que nos referimos, así que aquí os reproduzco la letra de la pieza:

 Para bailar manchegas se necesita.
...

Albacete está en llano, Chinchilla en cuesta
Chinchilla en cuesta, Chinchilla en cuesta,
la Virgen de los Llanos a la traspuesta.
Chinchilla en cuesta, Chinchilla en cuesta,
la Virgen de los Llanos a la traspuesta.

Desde lo alto Chinchilla, se ve La Roda.
Se ve La Roda, se ve La Roda,
Albacete y Almansa, La Mancha toda.
Y desde el cielo, y desde el cielo,
se ven a las manchegas que son luceros. 
...



 Por supuesto, la ruta también tuvo su momento "almuerzo" en el Desván, donde Antonio nos sigue tratando estupendamente, y además fue almuerzo con todos los predicamentos, a saber, bocadillo, cerveza, carajillo de tres colores, y chupito correspondiente.



 Al final, una ruta de unos 50 kilómetros a una media de iunos 19,5 km/h, unos perfectos compañeros de ruta y un estupendo día de BTT.

 Aquí os dejo el enlace a las fotos.

Saludos y hasta la próxima ruta...Edu

6 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Yellow, así es, debería estar abierto alguna vez, y como bien dices, al menos una vez al mes con visita guiada. Bueno, a ver si proponiendo algo sale a la luz algún proyecto ...

      En cuanto a lo del penal es cierto que no le he nombrado, me he dejado muchas cosas en el tintero, pero es que si no la crónica se extendería demasiado. ;-)

      Y lo del foso es que es tremendo, ¡menuda piscina! je je je

      Bueno amigo, a ver si nos vemos esta semana.

      Saludos...Edu

      Eliminar
  2. Esta ruta muy guapa, este castillo fabuloso, cuando subimos nosotros un año de los que baje tuvimos la suerte de visitarlo e incluso pudimos entrar dentro, la puerta estaba abierta, pero todo en recostruccion, ese foso es espelucnante, que fondo impacta verlo y mas en directo, una lastima no lo dejen visitar por dentro, a un precio modico y lo que sacasen pues destinarlo a su reconstrucción, estupenda ruta, chinchilla nunca defrauda, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble la historia de este castillo, merece la pena echarle un vistazo a lo que se cuenta de él. Y desde luego, una pena que no se pueda visitar por dentro, en fin, esperemos que con el tiempo alguien apueste por el tema y sea capaz de darle el último empujón, sin ir más lejos, el domingo cuando estuvimos por allí había cerca de 50 persona dando vueltas por todo el complejo...no quiero imaginar como estaría aquello con las puertas abiertas.

      Pues nada chicos, se acabó la semana santa y volvemos a la cruda realidad.

      Un abrazo...Edu

      Eliminar
  3. Os diré que el año pasado o hace dos años, había un proyecto de remodelación y reconstrucción de dicho Castillo que como siempre y por problemas políticos y de presupuesto (vamos, que el dinero del Castillo se fue a otro sitio), al final se abandonó. Por otro lado, hace unos 10 o 12 años, se podía visitar el Castillo por un módico precio, sin poder bajar a las mazmorras y aposentos interiores subterráneos. Yo conocía al taquillero y pude bajar a ver las mazmorras y la tortura que por aquél entonces, en el siglo XV, gustaba mucho al señor del Castillo, "la caída de la gota" hora tras hora, día tras día, hasta que o bien te volvías loco y la propia gota te hacía un agujero en el cerebro. En fin, lindezas de la Edad Media.

    En otro orden de cosas, tremenda crónica de documentación sobre Chinchilla y su Castillo. Esta es la línea Edu y es la que hay que seguir. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Joder con la tortura de la gota! Desde luego vaya lindezas que se les ocurrían a algunos, desde luego, no eran precisamente hermanitas de la caridad.

      Una pena lo del castillo, en esa época es que se habló de instalar un hotel, e incluso el parador nacional, pero todo aquello quedó en eso, agua de borrajas.

      BUeno amigo, esta tarde tenemos ruta y de las buenas (que yo sepa, nunca hemos tenido una mala :-) ).

      Saludos...Edu

      Eliminar